Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El hobbit’, a tortas con los fotogramas

Peter Jackson revoluciona el mundo del cine: su esperada película será proyectada a 48 fotogramas por segundo

Fuerte debate en torno a la alta definición y sus excesos

Una espectacular imagen promocional de 'El hobbit', de Peter Jackson. Ampliar foto
Una espectacular imagen promocional de 'El hobbit', de Peter Jackson.

La cronología sería esta: Warner Brothers, uno de los estudios de cine más grandes y legendarios del mundo, convence a Peter Jackson para que proyecte en la CinemaCon Convention de Las Vegas 10 minutos de El hobbit; Jackson enseña el metraje con la salvedad de que en lugar de a 24 fotogramas por segundo (fps) se proyecta a 48. El propio realizador explica a la audiencia del Caesars Palace que el motivo de esta variante de proyección, hasta ahora inédita, es que los espectadores comprueben que con el sistema al doble de velocidad los detalles resultan más nítidos y es mucho más fácil acostumbrar el ojo a las tres dimensiones.

Jackson sostiene que el doble de velocidad permite mucha más nitidez

El pase se realiza y, aunque los exhibidores parecen satisfechos con las posibilidades del formato, a los críticos presentes la cosa les huele a chamusquina: “Todo parecía de cartón piedra, falso, como un vídeo en HD. ¿Los efectos especiales? Sí, por un lado están muy bien integrados en la película, pero por el otro todo sigue pareciendo igualmente falso. La cuestión es que se pierde esa capa de magia que debe tener el cine. ¿La imagen es mejor y de más calidad? Sí, pero la cuestión es si eso sigue siendo cine”.

Esto lo cuenta un enfadado Devin Faraci, vía telefónica, desde Austin. Faraci es uno de los blogueros más reputados al otro lado del Atlántico, un auténtico pope del cine en Estados Unidos. Desde su página web fue uno de los primeros en lanzar sus andanadas contra el metraje de El hobbit, aunque no el único. La reacción llego a tal nivel de beligerancia que Peter Jackson respondió a las críticas a través de un comunicado publicado por la revista The Hollywood Reporter: “Toma algo de tiempo acostumbrarte a ello pero los 48fps funcionan mejor cuando te imbuyes en la experiencia y dejas que la película te absorba”. Respecto a la textura del filme, el director neozelandés explicaba: “Vamos a experimentar con diferentes técnicas para dar a los 48fps un aspecto más orgánico, pero el trabajo no se va a hacer hasta que acabemos la fotografía principal, en julio”.

Jackson, con el actor Elijah Wood, durante el rodaje de la película. ampliar foto
Jackson, con el actor Elijah Wood, durante el rodaje de la película.

Dean Wright es una leyenda de los efectos visuales, íntimo amigo de Peter Jackson y uno de los tipos que ayudó a forjar la compañía Digital Domain, de James Cameron. Wright ha trabajado en las dos entregas de Terminator, fue supervisor de efectos especiales en Titanic, pasó luego a ser la mano derecha de Jackson en la trilogía de El señor de los anillos, llegando a dirigir la segunda unidad en El retorno del rey, y trabajó posteriormente para Disney (donde se encargó de dos entregas de Las crónicas de Narnia). Para él, las cosas son algo distintas: “Al principio algunas películas se pasaron a 18fps hasta que se adoptó el formato estándar de 24 fps porque se comprobó que parecía el más adecuado para el ojo del espectador. Bien, como sabrás, después se han desarrollado cámaras que trabajan a mucha, muchísima más velocidad, las slow-motion por ejemplo, que al ser reproducidas a 24fps después de haber capturado las imágenes a una velocidad mucho más alta nos ofrecen una nitidez asombrosa. Este es básicamente el mismo concepto: Peter planea rodar a 48fps y —aquí viene la novedad— reproducir también a 48fps. ¿Por qué? Porque la teoría nos dice que a más información en el plano, y especialmente en el 3D, menos tardará la vista en adaptarse al formato y más detallada la imagen. ¿Cuál es el problema? Pues el mismo que se produjo cuando apareció la alta definición: muchos le echaron en cara que se perdía el look cinematográfico. Creo que esa sensación se olvidará y que cuando Peter presente el proyecto acabado el resultado será magnífico. De lo que dudo es de su viabilidad: rodar a esa velocidad significa que hay que doblar la cantidad de datos, se gasta el doble y todo cuesta dos veces más… Pocos estudios transigirán”, cuenta Wright desde su oficina en Los Ángeles. Peter Jackson ya ha declarado que él mismo asumirá el coste extra del rodaje en 48fps.

“Se pierde la magia, cabe preguntarse si eso es cine”, dicen los críticos

Para Faraci, el problema es otro: “Hay directores, y Peter Jackson es uno de ellos, cuya prioridad es la tecnología por encima de cualquier otra consideración. Ya no es el guion o la película en sí, sino cuál será el próximo salto tecnológico”, comenta.

Wright disiente: “James Cameron habla de rodar y reproducir a 60fps, y cuando Avatar 2 aparezca no tengo dudas de que así será: está hecho así, siempre quiere ir más lejos y a Peter le pasa lo mismo pero no creo que se olviden de lo importante: la historia. ¿Sabes cuál es el problema? Hace cinco o seis años Jeffrey Katzenberg y James Cameron pidieron a los exhibidores comprar nuevos proyectores capaces de reproducir nuevos formatos, como el 3D digital. Ahora, Peter y James han vuelto a pedir lo mismo: eso significa que los dueños de los cines tendrán que actualizar de nuevo sus equipos o —en el peor de los casos— cambiarlos por otros, pero estarás conmigo en que con El hobbit o la segunda entrega de Avatar puede que la inversión valga la pena”.