LOS PREMIOS DE LA ACADEMIA, EL DÍA DESPUÉS
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Harvey y sus estatuillas

Hollywood está plagado de grandes mentiras y grandes verdades. Una es que el productor y distribuidor Harvey Weinstein tiene un montón de oscars. Sí y no. El cofundador, junto a su hermano Bob, de Miramax y actual responsable de The Weinstein Company, solo ha subido una vez al escenario de la gala: cuando ganó el premio a la mejor película por Shakespeare enamorado.

Y sin embargo, Weinstein es el hombre por el que la Academia de Hollywood cambió las reglas de promoción preoscars, el tipo que entendió la importancia de estos premios para levantar taquillas y más en una categoría, el Oscar a mejor película de habla no inglesa, de segundo nivel antes de que Harvey la exprimiera económicamente. Miramax ganó, bajo su mandato, más de 75 estatuillas de Hollywood. Pasando por encima del demoledor retrato que de él pinta Peter Biskind en el libro Sexo, mentiras y Hollywood, Weinstein sabe moverse. Ha entendido que el cine de arte y ensayo es rentable. Y tiene olfato. Bajo su paraguas han obtenido estatuillas Roberto Benigni, su adorada Gwyneth Paltrow, Kate Winslet (para El lector, Winslet asistió a innumerables almuerzos con académicos judíos, alguno de ellos presidido por el cazanazis Elie Wiesel), Penélope Cruz (ganó por Vicky, Cristina, Barcelona, que distribuía Weinstein, y en esos momentos también promocionaba un estreno Weinstein, Nine)...

En Cannes, en una fiesta en el hotel Martínez, Weinstein anunció sus armas para estos Oscar: estaría detrás de la distribución de The artist, de Mi semana con Marilyn y de La dama de hierro. El resultado: cinco premios para The artist, dos para La dama de hierro, y la estatuilla al mejor documental para Undefeated. “Se preocupó y creyó que llegaríamos hasta aquí. Es el único distribuidor que podría llevarla adonde está hoy”, decía anoche Thomas Langmann, productor de The artist. Por cierto, el año pasado ganó El discurso del rey, distribuida en EE UU por... The Weinstein Company.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS