Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

'El estudiante', mejor película según los críticos argentinos

La ópera prima de Santiago Mitre indaga en la corrupción política y humana

Esteban Lamothe, en la película de Sebastián Mitre
Esteban Lamothe, en la película de Sebastián Mitre

El estudiante, la ópera prima del cineasta argentino Santiago Mitre, cosechó el lunes un nuevo premio. El filme -que narra los inicios de un estudiante universitario en la política- obtuvo el galardón a la mejor película de Argentina de 2011 que otorgan los críticos locales de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (FIPRESCI). El estudiante no ha sido un éxito de taquilla como Un cuento chino, la película de Sebastián Borensztein, protagonizada por Ricardo Darín y candidata a mejor película iberoamericana en los próximos Goya, pero ha recibido distinciones por todo el mundo, incluido su triunfo ex aequo en el festival de cine de Gijón, y ha captado la atención del público argentino amante del cine independiente.

En Argentina la militancia estudiantil universitaria siempre ha sido fuerte, desde que en 1918 los jóvenes comenzaron a cogobernar los claustros, y con el kirchnerismo se ha intensificado el fervor juvenil por la política. Los alumnos afines a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner compiten con los de izquierdas por dominar los centros de estudiantes. Unos y otros se han visto más que interesados por la película de Mitre, que narra la historia de un joven de provincias que llega a Buenos Aires a estudiar en la universidad. Las clases no le interesan demasiado hasta que descubre lo que es la militancia política.

El estudiante había ganado premios en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici) y en los de Gijón y Locarno (Suiza), dos de los más reputados certámenes de cine de autor. Su director y guionista había codirigido El amor primera parte y había escrito los guiones de Leonera y Carancho, ambas de Pablo Trapero.

Los críticos argentinos también premiaron con una mención especial a Los labios, de Santiago Loza e Iván Fund, que cuentan la vida de tres mujeres que hacen trabajos sociales en un pueblo de Argentina. Las otras tres nominadas a la mejor película argentina era Los Marziano, de Ana Katz, Las acacias, de Pablo Giorgelli (Cámara de Oro en Cannes), y De caravana, de Rosendo Ruiz. No figuró Un cuento chino ni Aballay, el hombre sin miedo, de Fernando Spiner, que es la película argentina que había sido elegida para competir por el Oscar 2012.

La versión argentina del Fipresci también seleccionó a la mejor película extranjera: Morir como un hombre, del portugués João Pedro Rodrigues, que narra la historia de un travesti veterano que afronta dificultades en su trabajo, su familia y su salud.