Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Escribo sobre violencia pero creo que no estoy cruzando cierta línea"

La estadounidense Karin Slaughter es heredera de la narrativa de Patricia Cornwell

'El número de la traición' la confirma como uno de los autores revelación

La novedad en su libro es un psicópata muy joven que secuestra mujeres

La escritora Karin Slaughter, autora de 'El número de la traición',  en Barcelona Negra. Ampliar foto
La escritora Karin Slaughter, autora de 'El número de la traición', en Barcelona Negra.

Karin Slaughter nació hace 41 años (parece que tenga la mitad) en Georgia (Estados Unidos), a unos 40 kilómetros de Atlanta, donde transcurren casi todas sus novelas. Tiene cara de niña inocente y escribe unas novelas de temas tan violentos y escabrosos que cortan la respiración. Es feminista radical. Hoy debatirá sobre asesinos en serie y crímenes sin móvil aparente con su colega estadounidense Jeffrey Deaver, en BCNegra, el festival de novela negra que se celebra esta semana en Barcelona.

De Slaughter se dice que es continuadora de Patricia Cornwell e incluso que sus novelas son mejores. “Crecí leyendo a Patricia Cornwell, a Sara Paretsky y a Sue Grafton y recogido su tradición, pero mis novelas son más fuertes y contundentes. Postmortem, la primera novela de Cornwell, marcó toda una época. Antes, casi siempre, en este tipo de literatura, las mujeres eran asesinadas o servían para el sexo”.

Ahora estrena novela en España, El número de la traición (Roca Editorial). Cuatro mujeres son secuestradas y torturadas. A Anna Lindsay, la primera, le arrancan incluso una costilla y múltiples fracturas. En la cueva excavada donde fue retenida, la policía encuentra los más espeluznante objetos de tortura, cadenas, esposas, pornografía, artilugios sexuales de todo tipo. Slaugther no ahorra detalle. En esta, como en otras novelas suyas (Temor frío, Perseguidas, Herida) la violencia juega un papel fundamental.

“Escribo sobre una violencia extrema pero no estoy cruzando cierta línea. Hay violencia porque la hay en nuestra sociedad, es lo que pasa. Me siento muy afortunada de ser una mujer que puede escribir sobre estos temas. No hace tanto tiempo que las mujeres no solo no podían entrar en estos temas sino que ni siquiera podían escribir. A mí, lo que me preocupa es escribir una historia buena y compleja y esa violencia me sirve para mostrar cómo son los personajes y cómo afecta la violencia, lo que deja detrás. A los escritores masculinos no se les pregunta nunca por la violencia. Por ejemplo, en una de la novelas de Jeffrey Deaver a una mujer le queman la piel con vapor. O en El silencio de los corderos, no le preguntaban a Thomas Harris sobre la violencia sino sobre la historia”.

La escritora profundiza en El número de la traición en diferentes perfiles de mujeres. La doctora Sara Linton, a la que conocemos de otras novelas, que fue pediatra rural y luego forense y que aquí la vemos en un urgencias del hospital público Grady, en Atlanta, tras sufrir una depresión por el asesinato de su marido, policía. A su vez, a policía Faith Mitchell, que fue madre soltera a los 15 años y que ahora está embarazada de nuevo y tiene diabetes; la doctora Amanda Wagner, la dura jefa de la policía. Las tres son fuertes y luchadoras, como lo son las víctimas del psicópata, solteras, atractivas, bien situadas, competitivas.

“Son mujeres fuertes pero también vulnerables. Escribir sobre mujeres fuertes me permite hablar de hombres fuertes. La relación que se establece entre ellos me parece muy interesante”. No faltan en la novelas, las mujeres sometidas. Judith, la madre del psicópata o su esposa. “La relación entre madre e hijo es muy compleja, un ejemplo extremo. Cada vez hay más mujeres fuertes pero otras siguen encadenadas. El balance entre el poder masculino y el femenino está muy desequilibrado. Hay más mujeres en Occidente, pero tienen más poder los hombres”.

Uno de esos “hombres fuertes” de Slaughter es el policía Will Trent, muy atractivo, pero que es disléxico y tiene serios problemas para leer y lleva siempre en el bolsillo una grabadora digital que le sirve de libreta de notas. Forma con Faith una entrañable pareja profesional, no exenta de discusiones. Ella le protege y ayuda en sus fallos de lectura y él se preocupa por su salud. “Will teme que Faith deje el trabajo cuando dé a luz, pero es una preocupación infundada. Faith es una buena madre y por supuesto no dejará el trabajo”.

Las mujeres en su conjunto tienen una gran importancia en El número de la traición, pero uno de los platos fuertes de la novela es el psicópata que secuestra mujeres, las relaciones que mantiene con su madre, con su familia. ¿Puede haber un psicópata tan violento de 12 años? No uno de esos que torturan gatitos, no, sino de alguien que ataca mujeres. Slaughter es rotunda: “Sí. En Estados Unidos tuvimos a Jeffrey Dahmer que era caníbal y comía trozos de sus víctimas. Empezó torturando animalitos y a los 18 mató a una persona. Hace 20 años si alguien maltrataba a un animal no pasaba nada y se olvidaba, ahora se le observa y condena porque es uno de los síntomas de que puede ser un psicópata”.