Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Obras que, a la vista, no se ‘ven’

Aunque, en puridad, no cabe calificar como “descubrimiento” el realizado por el Museo del Prado a propósito de una copia de La Gioconda de Leonardo atribuida a su discípulo F. Melzi, pues es un cuadro inventariado en las colecciones reales desde la segunda mitad del siglo XVII, hay obras de arte que, estando a la vista, no se ven, y, en esta condición de invisibles, se extravían; es decir, se pierden en el montón y, estando allí, desaparecen. Por todo ello, cuando una mirada avispada recoloca la obra perdida en su antiguo esplendor, lo propio es llamar al hallazgo revelación.

El Museo del Prado, que cuenta hoy con un cuerpo de conservadores y de restauradores entre los mejores del mundo —si no el mejor, dicho esto sin aspavientos nacionalistas—, está siendo últimamente pródigo en revelaciones. Véase el todavía reciente caso del cuadro El vino de la fiesta de San Martín, de Pieter Bruegel el Viejo y ahora el de esta copia sincrónica de, ni más ni menos, La Gioconda, atribuida a un destacado discípulo del taller de Leonardo. En estos casos citados, se ha acreditado la agudeza visual de Gabriele Finaldi, director adjunto del Museo del Prado y antes conservador de la National Gallery de Londres, como, en otras ocasiones, resplandeció la de Miguel Falomir, Manuela Mena, Javier Portús, etcétera. Nos congratula un tan alto nivel de competencia científica en nuestro principal museo, pero, sobre todo, porque todas estas vicisitudes recalcan que el pasado es algo que hay que descubrir constantemente y que todos sus tesoros ocultos solo se revelan a quienes le prestan la debida atención.

En la necesidad de replantearse el pasado, en el caso particular de obras de arte, no solo interviene la casualidad ayudada por la aplicación de un especialista competente y responsable, sino todo un conjunto de muy diversos factores, como entre otros la presión de las indeclinables modas, no pocas veces atizadas por el siempre voraz mercado. Por esta última razón hay que andarse siempre con mucho tiento cuando se publicitan descubrimientos o revelaciones al margen de la esfera museal, donde siempre pueden intervenir también factores espúreos, pero donde al menos se tiene de entrada la garantía de que no son de carácter económico. En cualquier caso, no cabe duda de lo esencial que es siempre, como antes se ha subrayado, saber que el pasado se reconstruye constantemente desde el presente, lo cual, además de ser ley de vida, explica la excitante aventura que supone revolver el almacén en busca de tesoros ocultos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción