Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura recibe otra entrega con miles de negativos de Agustí Centelles

Los hijos del fotógrafo realizan la segunda cesión de las imágenes comerciales y publicitarias que el autor realizó a partir de los cincuenta

Los herederos del fotógrafo valenciano Agustí Centelles, Sergi y Octavi Centelles, han entregado al Ministerio de Cultura una nueva selección de imágenes de la colección de fotografía publicitaria e industrial de su padre. Se trata de la segunda cesión que la familia del fotógrafo realiza después de que en septiembre depositara 6.400 negativos -en cuatro cajas- a través del conservador Joaquín D. Gasca.

Los hijos de Centelles entregarán cada año un 25% del fondo -alrededor de 1.500 negativos- como dación en pago de sus impuestos, pasados esos cuatro años el ministerio pasará a ser propietario de la colección y no deberá devolver nada. La familia, que en diciembre de 2009 vendió a Cultura 12.000 negativos de su etapa como fotoperiodista en la Guerra Civil, empezó a trasladar las imágenes que tomó en los años cincuenta, sesenta y setenta para unificar toda la colección en septiembre. El fotógrafo fue represaliado por el franquismo, que solo le dejó ejercer en los ámbitos industrial y publicitario.

Centelles (Valencia, 1909 - Barcelona, 1985) pertenece al grupo de grandes fotógrafos catalanes de la primera mitad de siglo XX. En el servicio de republicano de propaganda recorrió las trincheras durante la Guerra Civil. Al final de la contienda, Centelles fue enviado al campo de refugiados españoles de Bam, al sur de Francia. Dejó abundante material gráfico de ese periodo de hambre, piojos y barro.

La primera venta, 700.000 euros

El representante de los Centelles también manifestó que en la primera venta los herederos se embolsaron 700.000 euros, frente a los 850.000 euros que proponía como precio de salida la casa de subastas Christie's. Por ello, los hijos de Centelles esperan que se difunda la obra de su padre a través de exposiciones, e incluso con la creación de la sala Centelles en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca.

El archivo de Centelles ha estado rodeado de polémica desde que sus hijos decidieron vender a Cultura parte de la obra de su padre, después de haber sufrido, según ellos, un "acoso" por parte de la Generalitat de Cataluña, que incoó un expediente de declaración de bien de interés cultural "sin comunicación previa a los interesados". Octavi Centelles insistió en que el contrato de compraventa firmado con el Ministerio señala la permanencia del fondo fotográfico en Salamanca, "para facilitar el estudio a todos aquellos investigadores que quieran acceder a su contenido".