Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fotógrafo Joan Fontcuberta, premio Nacional de Ensayo 2011

El artista y teórico, que ya obtuvo el galardón de Fotografía en 1998, ha sido premiado por 'La cámara de Pandora'

"Estoy alucinado, no lo considero un texto filosófico ni sesudo, sino un compendio de reflexiones sobre el cambio del paradigma tecnológico, de analógico a digital, a partir de mis propias vivencias". Lo afirmó el fotógrafo y teórico Joan Fontcuberta al conocer la noticia que le había sido concedido el Premio Nacional de Ensayo, por el libro La cámara de Pandora (editorial Gustavo Gili). En conversación vía Skype desde Goteborg en Suecia, donde se encuentra desempeñando su actividad docente, Fontcuberta manifestó su sorpresa y satisfacción. El fotógrafo ha sido premiado por un jurado compuesto por María Xesús Nogueira, designada por la Real Academia Gallega; Rosa Miren Pagola, por la Real Academia de la Lengua Vasca; Carles Miralles i Sola, por el Instituto de Estudios Catalanes; Sultana Wahnón, por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas; Ernesto Ayala-Dip, por la Asociación Española de Críticos Literarios; José Manuel González Torga, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España; Beatriz Preciado, por la Ministra de Cultura; y Manuel Reyes Mate, galardonado en 2009. Ha actuado como presidente Rogelio Blanco, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas y como vicepresidenta la subdirectora general de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas, Mónica Fernández. El galardón dotado con 20.000 euros, que concede el Ministerio de Cultura anualmente, no es el primero otorgado a Fontcuberta, que hace 13 años, en 1998, recibió el Premio Nacional de Fotografía.

"La cámara de Pandora es un kit de primeros auxilios, para aprender a sobrevivir en el mundo digital, donde la implementación de Internet ha supuesto la multiplicación, masificación y democratización de las imágenes", explicó Fontcuberta que considera este texto la continuación ideal de El beso de Judas (Fotografía y verdad), escrito cuando la cultura digital se vislumbraba en el horizonte con el alud de cambios que implicaría. Para escribir su libro Fontcuberta se ha inspirado en las reflexiones semi-serias contenidas en el ensayo satírico de Umberto Eco, Cómo viajar con un salmón. "Me gusta ese modelo, es decir plantear un ensayo partiendo de la experiencia personal para abordar disquisiciones de notable densidad y profundidad. En este caso arranco de observaciones anecdóticas que derivan hacia otros cuestionamientos", indicó. Para explicar mejor su estrategia de redacción añadió un ejemplo: "A partir de la foto del encuentro entre mi padre y mi madre, que marca el origen de mi vida y finalmente del libro que el lector tiene en sus manos, planteo una relación entre la fotografía y la existencia".

La semana pasada Fontcuberta estuvo en Paris Photo, donde puso en marcha la traducción francesa del libro con la editorial Actes Sud y acordó la versión italiana con la editorial Contrasto. El lunes estará en Nueva York para una charla con Agustí Torres en la Tisch School of the Arts, organizada por el Instituto Ramon Llull y aprovechará la ocasión para encontrarse con representantes de editoriales americanas interesadas en la traducción de La cámara de Pandora. La producción ensayística de Fontcuberta enlaza con su actividad como comisario de exposiciones. El pasado verano en el marco del festival de fotografía Les Rencontres d'Arles, en la localidad francesa homónima, comisarió la muestra From here on (De aquí en adelante) junto con Martin Parr, Clement Cheroux, Erik Kessels y Joachim Schmid. Aquella exposición, que tuvo un notable éxito, proponía la disolución de las categorías estancas en el mundo de la cultura visual. "Planteábamos una nueva permeabilidad, en la que la obra y la propia idea de creación se derrama hacia otros ámbitos y agentes de la escena artística". Fontcuberta está preparando para la Fundación Foto Colectania de Barcelona una exposición titulada La obra-colección, que aborda la idea de una colección como si fuera una obra de arte, "así como ciertas exposiciones de tesis se consideran obras por sí mismas. Quiero superar el fetichismo individual de la pieza para explorar la noción de diálogo e interrelación entre las obras", explicó.

Fontcuberta considera que su faceta literaria, su trayectoria artística y su actividad pedagógica son íntimamente ligadas. "Dar charlas, cursos y talleres es otra forma de difundir la obra, como una exposición, pero llegando a otra gente y desde otra perspectiva. Ni la docencia ni el escribir me desvían de la creación visual, al contrario. De hecho estoy convencido de que Borges era un fotógrafo y no lo sabía", aseguró Fontcuberta que hasta el 2 de febrero conserva la presidencia de la Asociación de Artistas Visuales de Cataluña. También su vertiente creativa va viento en popa. La instalación A través del espejo, que se estrenó en la galería Angels de Barcelona, empezará este sábado una itinerancia por siete centros de arte de Cataluña, que terminará en junio 2013.