Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vida de cine de la primera gran estrella dominicana

María Montez fue 'la reina del tecnicolor' en el Hollywood de los años cuarenta

La vida de la actriz dominicana tiene todos los elementos de la leyenda: nacida en una pequeña ciudad del país caribeño, consiguió un lugar en el Hollywood de los años cuarenta, abriendo camino a otras actrices latinas. Tras rodar 26 películas en 11 años, su temprana muerte truncó su carrera en 1951. El Festival de Cine Global Dominicano ha dedicado su quinta edición a esta actriz, que llegó a recibir el apodo de reina del tecnicolor por su especialización en el género de aventura y fantasía, que alcanzó su mayor esplendor durante la Segunda Guerra Mundial.

El festival dedicó el jueves una mesa redonda en la que participaron la escritora Margarita Vicens de Morales, autora de María Montez: su vida; la directora de cine mexicana afincada en Puerto Rico Sonia Fritz, la actriz dominicana Celinés Toribio y la guionista mexicana Marcela Fuentes. Todas ellas colaboran en la preparación de una película biográfica sobre Montez, en la que Toribio interpretará a la estrella dominicana y cuyo estreno está previsto para finales de 2012, año en el que se conmemorará el centenario de su nacimiento.

Montez, cuyo verdadero nombre fue María África Gracia Vidal, nació en la pequeña ciudad dominicana de Barahona en 1912 -aunque en su ficha artística asumió como fecha de nacimiento 1920-, la segunda en una familia de 10 hermanos. Desde niña apuntaba maneras de actriz, "jugaba al cine con una sábana blanca y una lámpara de gas" y aprendió inglés, que "procuraba practicar con los hijos de los funcionarios de los ingenios" azucareros, explicó Vicens. A los 20 años se casó con el gerente de la sucursal bancaria de Barahona, el irlandés William McFeeters, y se trasladó a Puerto Rico, donde vivió siete años, hasta que se divorció y partió hacia Nueva York persiguiendo su sueño de convertirse en actriz.

Nada más llegar a Nueva York "contrata a dos diseñadoras de moda, de las más importantes, le hacen unos atuendos espectaculares y aparece con ellos en los centros nocturnos, donde comienza a llamar la atención de la prensa", relató la biógrafa de la actriz. Tras un año, Universal Pictures le ofrece un contrato y llega a Hollywood en 1940, donde comienza a aparecer en una serie de películas de bajo presupuesto en blanco y negro. Con Las mil y una noches, rodada en color, "se convierte en una estrella internacional" y protagoniza varias películas de aventuras exóticas, muy populares entonces. "La gente quería disipar las preocupaciones de la guerra y por eso la llamaron la reina del tecnicolor", afirmó Vicens. Una de estas producciones, Alí Babá y los cuarenta ladrones (1943) "fue la película más taquillera de Universal Pictures en esa década".

Montez no tenía estudios de arte dramático, pero "con su físico, que la ayudó muchísimo, talento y perseverancia", llegó a convertirse en una estrella. Además, recurrió con astucia a todos los recursos a su alcance. "Ella se escribía sus propias cartas de fans", explicó Celinés Toribio, que se presentó en la mesa redonda convertida en María Montés, con un vestido de la época, un elegante sombrero ?la estrella se hizo famosa en la época por su colección de sombreros?, maquillada y peinada en el mismo estilo. "Desde niña conocía la figura de María Montez, pero cuando me mudé a Los Ángeles no conocía a nadie y entonces me pregunté: ¿cómo lo hizo?", afirmó la actriz.

En una época en la que "las estrellas eran propiedad de los estudios de cine", relató Sonia Frizt, Montez demandó a Universal, que había quitado su nombre del cartel de una película, en contra de lo que se había firmado en el contrato, y ganó la demanda, obteniendo una compensación de 250.000 dólares. Según Marcela Fuentes, "tuvo una valentía que abrió puertas a muchas de las latinas que están en Hollywood".

En 1943 se casó con el actor francés Jean-Pierre Aumont, con quien tuvo una hija, María Cristina Aumont. Tras el fin de la guerra se mudó a París y participó en varias producciones europeas, entre las que destaca la francesa Portrait d'un assassin (1949), titulada en España Pasión prohibida, junto a Erich von Stroheim y la actriz francesa Arletty.

Comenzaba a salir de ese encasillamiento como belleza exótica cuando falleció en septiembre de 1951 ahogada en la bañera en su casa de París. La causa de la muerte nunca se confirmó, ya que no se le realizó autopsia, explica Vicens. "Tenía antecedentes de enfermedades cardiacas en su familia y se daba baños con agua muy caliente para adelgazar", afirmó Fritz, por lo que pudo sufrir un ataque cardiaco o un desmayo mientras estaba sola en su bañera y se ahogó. La vida de Montez fue como una película de las que imaginaba de niña, cuando jugaba a actuar ante una sábana, en la pequeña ciudad de Barahona.

Trueba clausurará el Festival de Cine Global Dominicano

Fernando Trueba será el protagonista de la ceremonia de clausura de la quinta edición del Festival de Cine Global Dominicano, en la que se proyectará su película Chico y Rita. El acto se celebrará la noche del domingo en el Teatro Nacional de la capital dominicana, e incluirá la entrega de premios al ganador y finalistas del concurso de cortometrajes organizado por el certamen para jóvenes realizadores del país caribeño.

Chico y Rita, un filme de animación que Trueba codirigió junto a Tono Errando y el diseñador Javier Mariscal, es un musical con alma de bolero cuya banda sonora fue orquestada por el pianista y compositor cubano Bebo Valdés. En ella, una cantante y un joven pianista de jazz se conocen en La Habana de 1948 y viven una apasionada historia de amor que recorre escenarios de Nueva York, París, Hollywood y Las Vegas.

Chico y Rita obtuvo el Goya como la mejor película de animación en 2011 y ha pasado ya el primer corte para ser nominada al Oscar en esta misma categoría, según se hizo público recientemente. El próximo 24 de enero se conocerán las cinco nominadas para competir por la estatuilla, y entre los 18 filmes de todo el mundo que han sido seleccionados en esta fase están producciones tan taquilleras como Las aventuras de Tintín. El secreto del Unicornio, Cars 2 o Los pitufos. También está nominada a los premios del cine europeo en el apartado de animación.

Más información