Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Festival de Cine Global Dominicano rinde homenaje a Geraldine Chaplin

El certamen caribeño proyectará 60 películas en siete ciudades

Geraldine Chaplin recibió anoche en Santo Domingo el Premio a la Trayectoria del Festival de Cine Global Dominicano, "un honor" ante el cual la actriz se confesaba "cagada de nervios". Porque, a pesar de su dilatada carrera, que despegó en 1965 con su participación en Doctor Zhivago, de David Lean, la actriz revelaba: "Tengo nervios siempre, para cualquier evento. Tengo nervios los primeros días de un rodaje, casi incontrolables. Luego pasan, y luego de repente, por una escena, no se sabe por qué, otra vez nervios. Es inexplicable. Me acuerdo de una entrevista con Jeanne Moureau, le preguntaban '¿Tiene usted todavía nervios?' y contestó: 'No, ahora es puro placer'. Y me entró una... ¡la hijaputa, no hay derecho! Y de repente he dicho: 'No, seguro que miente'. ¡Lo está diciendo para fastidiar a todo el mundo!".

Los actores estadounidenses Danny Glover y Vin Diesel tambiénfueron galardonados en el certamen, que celebróanoche la apertura oficial de su quinta edición en el Teatro Nacional de Santo Domingo.

Charles Chaplin no quería que sus hijos siguieran sus pasos. "Quería profesiones decentes para sus hijos: médico, abogado, ingeniero...". Como el padre decimonónico que era -"nació en 1889", explica Geraldine-, era estricto y exigía un alto rendimiento en los estudios "o si no, había castigos". Pero también era un padre divertido, que estaba con ellos (algo no tan frecuente en aquellos tiempos). "No tengo ninguna queja", resume la actriz.

Geraldine Chaplin tampoco quería que sus hijos se convirtieran en actores, una profesión en la que "el fracaso se puede vivir muy mal". Por eso, cuando su hija Oona decidió seguir este camino, su consejo de fue: "Aprende a aceptar rechazos. Si tienes mucha suerte, irás a 100 audiciones y te rechazarán en 99".

Para Chaplin, el éxito en esta profesión es ser "una actriz que trabaja", y ella sigue estando "en el juego", con su participación en cinco películas el año pasado. Tres de ellas se proyectan en el festival dominicano: Americano, dirigida por el francés Mathieu Demy, Para qué sirve un oso, del asturiano Tom Fernández, y ¡Hostias!, una coproducción de España, Argentina e Italia dirigida por el porteño Diego Musiak.

A lo largo del festival, que finaliza el domingo, se proyectarán 60 cintas entre largometrajes de ficción y documentales. Entre ellas hay 26 producciones latinoamericanas y nueve españolas: es el segundo país con más presencia en el certamen, tras Estados Unidos (11 filmes). También es relevante la inclusión de seis películas africanas (de Costa de Marfil, Camerún, Zambia, Guinea Bissau y dos producciones de Senegal), así como el pequeño ciclo dedicado a India, con cuatro largometrajes. Además, se proyectará una selección de cortos, entre los que se encuentran los 11 finalistas de la tercera edición del concurso de cortometrajes organizado por el festival.

Las películas se proyectarán en 14 salas de varias ciudades dominicanas -Santo Domingo, Puerto Plata, Nagua, Higüey, Santiago y Cap Cana-, así como en Puerto Príncipe (Haití).

Como en ediciones anteriores, el festival incluye talleres de interpretación con actores como el cubanoestadounidense Steven Bauer, el venezolano Fernando Carrillo y la dominicana Celinés Toribio, entre otros, así como diversos paneles profesionales sobre la realización de documentales, la importancia del trailer para la promoción de una película, las herramientas para maximizar una producción sin incrementar su coste y el papel de la prensa en la industria cinematográfica. Por último, se celebrarán dos paneles dedicados a la figura de la actriz dominicana María Montez, que conquistó un lugar relevante en Hollywood en la época dorada del technicolor y del diplomático y playboy dominicano Porfirio Rubirosa, cuya figura inspiró presuntamente el personaje de James Bond.