Obama felicita a Europa por sus medidas para frenar la crisis

El presidente de EE UU publica un artículo que pretende marcar una pauta para la reunión del G20

Barack Obama, el presidente de Estados Unidos, ha afirmado que tras el logro de un acuerdo de los países de la eurozona para intentar atajar la crisis de la deuda, será "clave" asegurarse de que el plan se pone en práctica de manera efectiva.

El apoyo del presidente al plan forjado en la cumbre de la eurozona ha transcendido en dos tiempos. Primero en declaraciones a la prensa tras una reunión con el primer ministro checo, Peter Necas, y después mediante la publicación de un artículo firmado por él en The Financial Times y con el que ha intentado marcar una pauta para la reunión del G20 el 3y 4 de noviembre en Cannes (Francia).

En el artículo, titulado Un cortafuegos para frenar la propagación de la crisis europea, Obama asegura que la crisis de Europa tiene que resolverse lo más rápido posible. El presidente considera que esta semana, Europa "ha progresado mucho en la estrategia para restaurar la confianza en los mercados financieros del continente" y que el mundo se juega mucho en que esa estrategia se materialice con éxito. Entre los pasos que Obama considera prioritarios, están fortalecer a los bancos europeos, fijar un plan sostenible para Grecia y resolver los problemas estructurales que están en el corazón de la crisis.

Más información

La UE es, como resalta Obama, el socio comercial por excelencia de EE UU y uno de los cimientos de la economía mundial, lo que le garantiza el apoyo del país para solventar sus problemas. No concreta de qué forma se concretará esa ayuda, pero la tesis del presidente es que el crecimiento de EE UU en tanto que primera potencia económica es indispensable para asegurar la prosperidad mundial.

El pacto europeo incluye un recorte del 50% de la deuda griega en manos privadas, la recapitalización de los bancos con 106.000 millones de euros y la potenciación del Fondo Europeo de EstabilidadFinanciera para que su capacidad de intervención alcance hasta un billón de euros. También medidas de consolidación fiscal por parte de los países que necesitan finanzas públicas más sostenibles y más reformas estructurales.

Obama hace dos llamamientos muy concretos. Primero exige a los líderes del G20 que están a punto de reunirse la misma responsabilidad que demostraron hace dos años "al rescatar a la economía global de una crisis financiera provocada por años de irresponsabilidad". Segundo, reclama a cada nación que se preocupe de asegurar su estabilidad, lo que implica enfrentarse a sus desafíos fiscales.

El presidente ha aprovechado el artículo para repasar los avances de la economía estadounidense en los últimos tiempos, especialmente la progresión del empleo, a la vez que ha señalado la fragilidad de estos logros en un contexto internacional que tiende de nuevo hacia la depresión. Obama ha defendido sus últimas medidas (el último plan de empleo, los acuerdos de libre comercio, los recortes pactados con los republicanos...). La creación de empleo es para el mandatario el núcleo de la recuperación económica. En ello ha insistido de cara a sus socios del G20.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción