Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Todo el universo erótico y sentimental de Terenci Moix"

La hermana del fallecido autor presenta la novela 'Sadístico, esperpéntico e incluso metafísico', que se editó en catalán en 1976, y se publica hoy por primera vez en castellano

Su hermana lo define como "un letargo". Ana Maria Moix se refiere a los 35 años que han pasado entre la publicación en catalán de la novela de su fallecido hermano Terenci, Sadístico, esperpéntico e incluso metafísico, y su edición en español que se ha presentado hoy en Barcelona.

"Terenci no quiso que se editara en castellano, la fue dejando", asegura su hermana, quien añade que, justo cuando por fin se había decidido, un largo invierno adormeció la ópera. Entre las causas del letargo, según Ana María Moix, está el perfeccionismo de su fallecido hermano: ""Al reeditar sus obras, volvía a escribir, tenía sus dudas, y además le faltaba el tiempo".

Hasta ahora inédito, Sadístico, esperpéntico e incluso metafísico condensa, según Moix, "todas las particularidades del universo erótico y sentimental" de Terence, quien acabaría convirtiéndose en el escritor Ramón Moix Messeguer.

Moix creó Sadístico, esperpéntico e incluso metafísico en 1967, pero la censura la vetó, ya que ponía en ridículo la educación del franquismo. El autor la reescribió por completo en 1975. Al año siguiente fue publicada por Dopesa y ganó el premio Joan Estelrich. Eso sí, se trataba de "una edición llena de erratas", como subraya el editor de Berenice, Manuel Pimentel, la editorial que ha recuperado la obra.

Ana María Moix se ha mostrado agradecida a Berenice y a Pimentel por haber rescatado la novela y ha explicado que ha aceptado que se publicara porque la traducción era de Juan Bonilla, que además acaba de escribir una biografía de Terenci, que publicará próximamente RBA. "Ha sabido traducir un texto difícil, con algunos fragmentos en los que Terenci era muy enrevesado", ha contado Moix.

La hermana del escritor coloca Sadístico, esperpéntico e incluso metafísico en el ciclo de novelas de la tendencia de crítica de la educación española de los años 40 y 50, la misma que se puede encontrar en Mundo macho o algún cuento de La torre de los vicios capitales. "Es una línea más rompedora, en un momento en el que quería ser el Sade catalán, siempre a partir de una visión del franquismo y de la educación religiosa", subraya Moix.

Joan Manuel Forcadella, romántico joven de buena familia catalana, protagoniza la novela inédita de Moix. El personaje intenta huir de una sociedad que no parece comprender su sexualidad, ni mucho menos su compulsivo onanismo. El viaje de Forcadella es la ocasión que Moix aprovecha para una crítica feroz de la burguesía barcelonesa de los sesenta. Tras 35 años de letargo, a Sadístico, esperpéntico e incluso metafísico se puede añadir, por fin, despierto.