Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González-Sinde dejará la política tras el 20-N

La ministra de Cultura realiza en el festival de San Sebastián una encendida defensa del cine político durante la entrega del Premio Nacional de Cinematografía a Agustí Villaronga

La ministra de Cultura, Ángeles González Sinde ha anunciado esta mañana en el festival de cine de San Sebastián que abandonará la política después de las elecciones del próximo 20 de noviembre -"ya se lo había anunciado al presidente y al candidato hace meses"-, orgullosa de haber pertenecido al gobierno de Rodríguez Zapatero "en momentos difíciles como los que hemos vivido y estamos viviendo". El miércoles pasado el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo en televisión que González-Sinde quería "volver la cine", pero no ha sido hasta hoy que la ministra ha confirmado en persona y ante la prensa su salida de la actividad política.

Además, la ministra ha aprovechado esta mañana la entrega del Premio Nacional de Cinematografía al realizador mallorquín Agustí Villaronga por su última película Pa negre, para realizar una encendida defensa del cine político y de la industria cinematográfica y su futuro. "La grandeza de Villaronga está en que hace política con la belleza y, también, con la ausencia de la belleza", aseguró la ministra en su discurso más político de los últimos tiempos.

"La concesión de este premio a Villaronga era inevitable en estos momentos en los que se acusa al cine y a la gente de cine de ser políticos, de meterse en películas sobre los tiempos oscuros de nuestro pasado, pero el cine excelente no puede ser otra cosa que político", añadió contundente y firme la ministra. González Sinde ha reivindicado la figura del realizador de Pa negre, la gran ganadora de los últimos premios Goya y una de las elegidas en la inicial terna para representar a España en los Oscar, que, ha asegurado, ha dejado de ser un director de culto para convertirse en un cineasta del público.

La concesión del Premio Nacional de Cinematografía, que por primera vez se ha celebrado en el magnífico Museo de San Telmo, ha reunido a gente del cine, como Enrique González Macho, presidente de la Academia, la realizadora Judit Colell, vicepresidenta segura de la institución académica, y los productores Luis Miñarro y Gonzalo Salazar Simpson, entre otros. Al acto ha acudido también el recién elegido alcalde de la ciudad, Juan Carlos Izaguire.

Y tras la defensa de la política le ha llegado el turno a la industria. Quizás para calmar la preocupación sobre el futuro de nuestro cine, que fue uno de los pilares de la gala de inauguración del Festival de San Sebastián, en la noche de ayer, la ministra se ha lanzado a la reivindicación de la salud de nuestro mercado. González Sinde avanzó algunos datos para demostrar la fortaleza de la industria audiovisual en nuestro país, como los 30.000 empleos, la recaudación de las películas que "no bajan de los 600 millones de euros", los rodajes de los 186 filmes de este año o la "excelente" cuota de mercado del primer semestre de 2011 que está en un 18%. "Sabéis remar en aguas bravas para mantener el equilibrio", ha advertido la titular de Cultura.

Villaronga, por su parte, tan humilde como siempre, ha realizado un discurso muy corto en el que ha agradecido este galardón para él inimaginable. "Si esto me lo hubieran dicho hace dos años hubiera pensado que era ciencia ficción", ha dicho el director mallorquín, que recordó que Pa negre comenzó su andadura en el festival de San Sebastián del año pasado, un camino lleno de éxitos y sorpresas. Villaronga, por último, agradeció la labor de los periodistas. "Ellos son los que consiguen en muchas ocasiones que nuestras películas existan".