Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Divos en la cocina

Una exposición en los jardines del castillo de Peralada muestra a los cantantes de ópera metidos en los fogones

Su trabajo les lleva a recorrer el mundo cantando en los mejores teatros líricos, pero también a pasar mucho tiempo lejos del hogar. Por ello, hartos de comer siempre en restaurantes, muchos divos de la ópera han hecho de la necesidad virtud y preparan sus recetas favoritas en las cocinas de las suites de los hoteles o apartamentos que ocupan temporalmente para convertirlos temporalmente en un hogar lejos de casa. Las dotes culinarias de los divos son el objeto de la exposición La ópera cocina, que reúne en los jardines del castillo de Peralada (Girona) una selección de divertidas imágenes de estrellas de la ópera metidos en los fogones.

Juan Diego Flórez emulando a Rafael Nadal con una sartén y una patata, Anna Netrebko exhibiendo las verduras de una tradicional receta rusa, Bryn Terfel orquestando una sopa de puerros, Joyce DiDonato celebrando, rodillo en mano, el amasado de un pastelillo, Roberto Alagna haciendo malabares con las limas de un cóctel de champán, José Carreras volteando hábilmente un pancake en la sartén, Angela Gheorghiu felicitándose por la trenza de pan que ha amasado o Deborah Voigt degustando junto a su Yorkshire terrier Steinway el bonito a la brasa de su ensalada Niçoise Steinway. Estas y otras imágenes de divos de la ópera se muestran en la exposición de Peralada, abierta al público hasta el 28 de agosto.

Son una selección del centenar de fotos con las que el austriaco Johannes Ifkovits ilustra el libro La ópera cocina, un recetario elaborado con la colaboración con la escritora Evelyn Rillé que reúne las propuestas culinarias de más de medio centenar de cantantes de ópera internacionales a la vez que relata sus pinitos entre fogones así como sus vinos preferidos.

En la nómina de divos metidos en los fogones solo figura un español, se trata del tenor catalán José Carreras, quien, precisamente, es uno de los pocos que se declaran no excesivamente aptos en la cocina, aunque se atreve garbosamente para el libro con un pancake con crema y bayas del bosque mientras asegura que jamás come ajo y cebollas y que antes de cada concierto se zampa una sopa y una pechuga de pollo a plancha con arroz y aceite de oliva.

La exposición, que se presentó en el Festival de Salzburgo en verano pasado, viajará en septiembre al Metropolitan Opera House de Nueva York y posteriormente, en octubre, al Covent Garden de Londres y la Ópera de París.