Mortier enseña su ADN operístico

"Confío en el público, siempre ha acudido allá donde he trabajado", afirma el director del Teatro Real

El Teatro Real ha presentado este mediodía su arriesgada temporada para 2012-2013. Un cartel donde ya puede palparse al 100% la marca de su director, Gerard Mortier, y que exigirá al público una apertura de mente mayor con los montajes más contemporáneos. La programación viene marcada también por la reducción de presupuesto de un 20% que ha tenido que afrontar la dirección artística para confeccionarla. Además, Mortier ha anunciado un acuerdo con el Festival de Pascua de Salzburgo y la Filarmónica de Berlín que dirige Simon Rattle para que recalen en el Real las temporadas 2013, 2014 y 2015, con las siguientes obras: Parsifal, Salomé y Carmen.

El director belga se ha mostrado muy confiado en el éxito que alcanzará su propuesta, pero no ha querido ocultar que se trata de una programación "exigente". "Creo en el público, siempre ha acudido allá donde he trabajado. Y además, queremos atraer a nuevos espectadores al teatro. No entiendo que a principios del siglo XXI nos asusten todavía los compositores muertos del siglo XX. Hay que abrir nuestra reflexión", ha pedido. Y eso, aunque la coyuntura económica y el conservadurismo de algunos abonados pueden casar mal con los títulos que ha pensado para su segunda temporada al frente del Real.

Más información

Durante el acto -en el que han intervenido el Presidente del Patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón, su director general, Miguel Muñiz o el director del INAEM, Félix Palomero- Mortier ha dividido la temporada en tres apartados: Grandes óperas del siglo XX, repertorio menos convencional y obras destinadas a atraer nuevos públicos. En total, 11 referencias operísticas.

Así, en el primer sector ha destacado la Elektra de Strauss (con montaje de Klaus Michael Grüber), Pelléas et Mélisande de Debussy (con un montaje de Bob Wilson) y Lady Macbeth de Mtsensk de Shostakóvich (cuyo director de escena es Martin Kusej). Y enseguida ha respondido las dudas que latían en muchos sin que hubieran sido todavía exteriorizadas sobre algunas repeticiones respecto a otras temporadas: "Si cada año algunos quieren que repitamos La Bohème, no sé porque no podemos hacer Pelléas et Mélisande dos veces en seis años".

Para el repertorio menos conocido, destacó Mortier I due Figaro de Mercadante. "No está Rossini, pero tenemos a Mercadante que es tan genial y además hay que descubrirlo", lanzó el director flamenco. Además, subrayó la inclusión de la Clemenza di Tito como una de sus "mejores producciones", concretamente la calificó como su "osito Teddy".

En el apartado más controvertido, el que pretende atraer a nuevos públicos, destaca Vida y muerte de Marina Abramovic. Una producción de Bob Wilson cuya música está compuesta por el extravagante cantante pop Antony Hegarty Los protagonistas son la propia artista serbia y el actor Willem Dafoe. Y también quiso adelantarse a las preguntas que le cuestionarían sobre ese título. "¡Claro que es una ópera! Un gran cantante no comercial puede ser parte de la ópera, y atraeremos al teatro a mucha gente que vendrá por primera vez con este montaje", ha exclamado. En esta línea, el teatro también programará Ainadamar, de Osvaldo Golijov, o C(h)oeures, de Alain Platel.

<i>Electra,</i> con un montaje de Klaus Michael Grüber y Anselm Kiefer para el teatro San Carlo de Nápoles, abrirá la temporada en Madrid.
<i>Electra,</i> con un montaje de Klaus Michael Grüber y Anselm Kiefer para el teatro San Carlo de Nápoles, abrirá la temporada en Madrid.TEATRO SAN CARLO DE NÁPOLES
Gerard Mortier
Gerard MortierEFE

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50