Los abogados de Saramago recurren la sentencia que condena al escritor a pagar 717.000 euros a Hacienda

El novelista portugués tenía su domicilio fiscal en Portugal

El pasado 21 de abril la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional dictaminó que José Saramago debía abonar a la Hacienda española 717.51,78 euros por los ejercicios fiscales de 1997 a 2000. Según el fallo, el escritor portugués, fallecido el 18 de junio , no podía justificar su residencia fiscal en Lisboa. Los representantes legales del premio Nobel han recurrido la sentencia ante el Tribunal Supremo aduciendo, precisamente, que durante ese periodo el escritor pagó sus impuestos en Portugal.

Por un lado, la Justicia española recuerda que Saramago tenía su domicilio en la localidad de Tías (Lanzarote), donde estaba empadronado, poseía tarjeta de residente en España y recibía ingresos de entidades españolas. Por otro, los abogados del novelista, en representación de su heredera y viuda, Pilar del Río, recuerdan que el autor de El Evangelio según Jesucristo abandonó Portugal en 1993 cuando el Gobierno luso se negó a presentar esa novela a un premio de la Unión Europea, pero que siempre mantuvo los vínculos con su país: allí viven su hija y sus nietos, allí fue candidato a las elecciones europeas en 1999 y allí se creó en 2007 la Fundación José Saramago.

Más información
El compromiso de Saramago
Donde el mar se acabó y la tierra espera
Los abogados de Saramago recurren la sentencia que condena al escritor a pagar 717.000 euros a Hacienda
El abogado de Saramago niega que Lanzarote fuese su residencia fiscal

"Su ruptura con el Gobierno portugués no significó la interrupción de los lazos vitales y económicos que le unían con el territorio portugués, como así se ha acreditado ante los tribunales españoles", afirma en un comunicado Andrés Sánchez, abogado del escritor. Según el mismo, Saramago ha realizado cada año "el ingreso de impuestos que al efecto fija la normativa portuguesa declarando la totalidad de sus ingresos, aspecto este último que no cuestiona la inspección de los tributos española".

Se va Saramago, el hombre que nos previno contra una destructora epidemia de ceguera. Y en estos tiempos su adiós parece un símbolo. El primer Premio Nobel que recibió la lengua portuguesa ha sido un referente para toda la izquierda del planeta.AGENCIA ATLASundefined
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS