Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferran Adrià se cae del trono

La lista Pellegrino de los 50 mejores restaurantes del mundo le hace descender del primero al segundo lugar.- Le sustituye René Redzepi, del danés Noma

El tremendo fenómeno que encarna elBulli acaba de perder el cetro de mejor restaurante del planeta, a dos años vista de su anunciado cierre. El veredicto anual de la revista británica Restaurant se decanta ahora por la cocina de René Redzepi en el Noma de Copenhague, en realidad un heredero de la cocina vanguardista impuesta por Ferran Adrià, que retrocede al número dos.

"Lo importante es que se mantenga el reinado español", subrayaba el chef catalán horas antes de que se revelara anoche la identidad de los protagonistas de ese podio, bautizado como "los mejores 50 lugares para comer en el mundo". Y acertó de pleno, porque tres nombres españoles destacan entre los cinco primeros, o cuatro, cuando se amplía la nómina a los 10 puestos principales. Un resultado inigualable en cualquier otro terreno.

Lo que para Juan Mari Arzak (número 9) es a todas luces una injusticia, quizá motivada "porque Adrià encarna una categoría aparte, es único e inclasificable", ha sido recibido por el rey destronado como un gesto que dará "vidilla" y creará un sano debate en el panorama culinario. Ya lo esperaba cuando acudió a la gala en el Gidhall de Londres para subrayar: "Los españoles tenemos que seguir siendo humildes, pero no tan quijotescos, a la hora de que se reconozca nuestra cocina en el mundo". Ningún restaurante francés figura entre los 10 primeros lugares, mientras que El Celler de Can Roca y el restaurante Mugaritz, cuyo alma máter es Andoni Luis Aduriz, simplemente invierten sus posiciones del año pasado en lo alto de la lista (ahora cuarto y quinto). Italia, por el contrario, aterriza en ese círculo selecto de la mano de la Osteria Francescana (número 6), gracias a las propuestas rupturistas y adrianescas de Massimo Bottura, paradójicamente tan denostadas por los gastrónomos más tradicionales de su propia tierra.

Los ingleses han colocado a uno de los suyos en el número tres, Heston Blumenthal (el segundo en 2009), una de las grades incógnitas a raíz de la intoxicación que sufrieron varios clientes de su The Fat Duck el año pasado. De nuevo se trata de un discípulo de Ferran Adrià. El panel de jueces -chefs, gourmands y críticos de todo el planeta- no le ha pasado factura, al tiempo que reconoce en un lugar más apartado de su lista a otros restauradores españoles merecedores de las tres estrellas Michelin: Akelarre, de Pedro Subijana (63º), Sant Pau, de Carme Ruscalleda (68º) y El Racó de Can Fabes, de Santi Santamaría (79º). El punto fuerte de la revista es esa agilidad a la hora de reconocer a los restaurantes que destacan de una forma diferente, es decir, más allá de los estrictos parámetros que utiliza la legendaria guía francesa. Por eso, la cocina española que defienden en Mexico DF Mikel Alondo y Bruno Oteiza (Biko) les merece el puesto 43º, y el asador Etxebarri, el 61º.

Los 10 mejores restaurantes de la lista S. Pellegrino

1.- Noma, de René Redzepi, en Copenhague (Dinamarca).

2.- elBulli, de Ferran Adrià, en Cala Montjoi (Gerona).

3.- The Fat Duck, de Heston Blumenthal, en Bray (Berkshire, Reino Unido).

4.- El Celler de Can Roca, de Joan, Jordi y Josep Roca, en Girona.

5.- Mugaritz, de Andoni Luis Aduriz, en Rentería (Guipúzcoa).

6.- Osteria Francescana, de Massimo Bottura, en Modena (Italia).

7.- Alinea, de Grant Achatz, en Chicago (EEUU).

8.- Daniel, de Daniel Boulud, en Nueva York (EEUU).

9.- Arzak, de Juan Mari Arzak, en San Sebastián.

10.- Per Se, de Thomas Keller, en Nueva York (EEUU).

Consulta la lista completa

¿Qué se come en el Noma?

René Redzepi elabora platos muy técnicos con una acusada preponderancia vegetal, presididos por el equilibrio, la pureza y los contrastes de texturas. Un ejemplo de su cocina es el bacalao negrero con pétalos de rosas a la salsa de miel fermentada, o la ensalada de raíces y brotes vegetales con aliño de esencia de tierras. La comida de Noma no se parece a ninguna otra.

Más información