Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evan Dando, estrella a su pesar

El humor marca el arranque de la sección oficial del 47º FICXixón

Una inauguración de un certamen está llena de curiosidades y posibles incidentes. Puede ir toda la gala bien, puede superarse que la sede principal del festival -hablamos del FICXixón, o festival internacional de cine de Gijón, que cumple ya 47 ediciones- esté en obras y haya que alejarse a la antigua universidad Laboral para celebrar el arranque con lujo y espacio suficiente, puede que incluso quede como mera anécdota que al principio de la proyección no se viera bien Soul kitchen, de Fatih Akin -la culpa de una pajita minúscula que rápidamente fue eliminada- porque los asistentes disfrutaron de Ángela Molina recibiendo el premio Nacho Martínez y después rieron con la película alemana...

Pero la sombra de Evan Dando, de The Lemonheads, oscureció la noche. Su actuación en la gala, cuatro canciones desganadas, no presagiaba nada bueno. Así que al final del cóctel de inauguración, donde se habló y mucho de la apuesta de Guardans por regular el mapa de los festivales en España -en Gijón está la mayor parte de sus directores-, empezaron a llegar rumores de la sala de conciertos en el casino. "Evan Dando está tirado en el camerino". Tras una hora de tiras y aflojas, con el aforo completo, la indisposición de Dando desapareció y salió al escenario. Para qué.

En realidad, Dando sólo llegó al grado de anécdota de un certamen que ya ha arrancado con cines completos por la venta anticipada, y que por ahora ve su sección oficial marcada por el humor de Soul kitchen -Akin ha confesado que en el primerísimo borrador del guión la acción transcurría en España, y que, ¿por qué no?, puede que algún día ruede aquí- y de Les beaux gosses, comedia francesa con cierto aire a Supersalidos y éxito descomunal en su país. Mañana comenzará probablemente el sufrimiento y el dolor habitual de los filmes indies. Que en Gijón sus espectadores, curtidos y amantes de este tipo de cine, tienen el umbral del dolor muy alto.