Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gijón, capital de los creadores irreverentes

Arranca la 47 edición del festival de cine asturiano que rinde homenaje a cineastas como Fatih Akin, Harmony Korine o Aleksey Balabanov

Hoy arranca la 47 edición del festival de cine de Gijón. Y eso quiere decir que durante nueves días la ciudad asturiana es la capital mundial de los creadores irreverentes, de los directores consagrados en Sundance, de los actores que han triunfado en Locarno, Rotterdam o en los ciclos más vanguardistas de los certámenes clásicos. Es el festival de los modernos, en el mejor sentido de la palabra.

En esta ocasión Gijón rinde homenaje tipos tan curiosos e interesantes como el turcoalemán Fatih Akin, la estrella en la gala de apertura, que presenta además de una retrospectiva su último trabajo, Soul kitchen; el estadounidense Harmony Korine, que anda buscando su brújula cinematográfica tras un arranque demoledor en 1995 como guionista de Kids y en 1997 como director de Gummo; el ruso Aleksey Balabanov, el justo cóctel entre Tarantino, los Coen y las vanguardias rusas; o un recorrido por lo mejor del Reino Unido en el ciclo This is England.

Pero lo mejor está en el concurso, con películas como Humpday, ganador del premio del jurado en Cannes o la sorprendente hispanouruguaya Mal día para pescar.

El buen cine suplirá el cierre temporal de la sede principal del certamen, el teatro Jovellamos, en pleno Plan Ñ. Como postre, la música: Lemonheads, dj Amable, Sidonie, The Sunday Drivers o Mendetz. Las fiestas son un clásico a la altura de su celuloide.