Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La energía del rock en la música clásica

La orquesta BandArt, formada por intérpretes-estrella con conciencia social, actúa hoy en Madrid

Nacieron de una ilusión, una forma de entender la música y disfrutar con ella interpretándola. La BandArt Orchestra se caracteriza por ser una orquesta sin director formada por músicos que proceden de las mejores agrupaciones del mundo. "Estamos abiertos al diálogo y tratamos de expresar el entusiasmo que nosotros sentimos cuando tocamos juntos", señala la flautista Julia Gállego, una de las promotoras de esta orquesta. BandArt está presidida por una de las grandes batutas Sir Colin Davis. El liderazgo musical de esta peculiar orquesta lo ejerce Gordam Nikolic, solista y concertino de la London Symphony Orchestra. "Es capaz de dirigir desde su silla con una energía sorprendente y ejercer el liderazgo de una manera sencilla en la que involucra a todos casi sin darnos cuenta", apunta la intérprete. Desde 2004, Nikolic es concertino-director de BandArt y desde ese mismo año ejerce la misma función en la Nederlands Kamerorkest. La BandArt Orchestra actuará hoy en el Auditorio Nacional, en un concierto organizado por Ibermúsica, con un programa en el que se incluyen El barbero de Sevilla , de Rossini, Concierto para violín núm. 1, Op. 6, de Paganini y Sinfonía núm. 3, Op. 55, Heroica, de Beethoven.

El concertino Gordan Nikoli? (Brus, Serbia, 1968) comenzó sus estudios de violín a los siete años. Fue alumno del violinista francés Jean-Jacques Kantorow en la Musikhochschule de Basilea. En 1987 obtuvo el Diploma de profesor y tres años más tarde el de solista, trabajando con Witold Lutoslawski y György Kurtág. En 1989, fue nombrado concertino y director de la Orquesta de Auvergne, así como de la Orchestre de Chambre de Lausanne y de la Chamber Orchestra of Europe. Nikoli? es concertino de la London Symphony Orchestra y ha dirigido desde el primer atril a la London Symphony Chamber Orchestra, la Orchestre National d'Île-de-France, Orchestre de Lille, Manchester Camerata y la Rotterdams Philharmonisch Orkest.

BanArt surgió en el seno del Festival de Lucerna por el deseo de un grupo de músicos de "encontrar de nuevo referencias pérdidas". "Queremos que después de un concierto el público salga con el mismo entusiasmo que si hubiese escuchado un concierto de rock. Y creo que lo logramos", puntualiza Gállego. El sueño de esta orquesta es lograr reunirse ocho veces al año y realizar una media de cuatro conciertos. Los músicos trabajan en base a un proyecto, una fórmula que cada vez funciona mejor en las orquestas europeas. "Nos mueve una misma manera de entender la música", señala Julia Gállego. Todos los miembros de la orquesta tienen su carrera; bien como solistas internacionales o como miembros de otras, y han querido dedicar la parte más afectiva de su carrera a BandArt.

En paralelo a los conciertos estos músicos desarrolla una amplia labor educativa, en la Escuela Internacional para Jóvenes Músicos del Festival de Lucerna. La orquesta al completo o bien alguno de sus integrantes han participado en actividades sociales dentro de centros penitenciarios (Córdoba, Soto del Real, Monterroso, Aranjuez), residencias de ancianos y asociaciones de discapacidad, entre otros, en el Programa de Educación Especial del Coro Manos Blancas de Barquisimeto-Venezuela. BandArt ha colaborado con el Teatro Real dentro del programa de Actividad Social.