Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leo Nucci canta el primer bis de la historia del Teatro Real

El barítono italiano repite el dueto 'Si, vendetta' de 'Rigoletto' ante un público entregado

Consulta nuestro especial sobre las bambalinas del 'Rigoletto' del Teatro Real, una de las producciones más ambiciosas de la temporada

Tan sólo quedan dos de las 18 representaciones de Rigoletto en el Teatro Real. El barítono italiano Leo Nucci que sólo actuó en una de ellas hizo historia en el coliseo madrileño al conseguir bisar el dúo Si vendetta, tremenda vendetta que interpretó ayer junto a Patrizia Ciofi. Era la primera vez que un barítono lograba interpretar un bis en medio de una ópera en el Real. Nucci se ha metido en la piel del Rigoletto en 433 ocasiones a lo largo de su carrera musical. Después de una ovación unánime de la que participó incluso el coro presente en el escenario, que rompió a aplaudir sumándose al entusiasmo del público y mientras Nucci cogía en volandas a la soprano y giraba feliz con ella.

Antes de partir hacia Italia donde este domingo tiene previsto ofrecer un concierto gratuito cuya recaudación se destinará al Teatro de Génova el barítono no podía ocultar la emoción que había sentido al lograr el reconocimiento de la audiencia, siendo ésta la primera vez que acudía al escenario del coliseo madrileño para interpretar una ópera. "No he podido dormir. Las emociones se entremezclaban en mi cabeza y me han impedido conciliar el sueño. Mi trabajo para mí es más un hobby que otra cosa", comentó Nucci. El cantante, gran admirador del tenor español Alfredo Kraus, ha interpretado curante 42 años la ópera Rigoletto y la de anoche no será la última.

"Esto es histórico, jamás había pasado algo semejante", se asombraba satisfecho el director artístico del Real, Antonio Moral, nada más concluir la única función en la que cantará Nucci de las 18 que ha programado el Real de Rigoletto -estrenada el 3 de junio- y en la que el elenco, con un estupendo Celso Albelo como duque de Mantua, ha estado diez minutos en escena agradeciendo los aplausos hasta que ha caído el telón.

Desde el primer momento en que Nucci ha aparecido arrastrando una pierna y con joroba, el silencio ha reinado en el auditorio, que ha aplaudido prácticamente cada una de sus intervenciones, especialmente el dueto con su hija, una soberbia Patricia Ciofi, que ha bordado Caro nome. El barítono, en unas breves declaraciones a Efe en el intermedio, aseguraba que "eso" no había sido "nada todavía" y que la ópera, en realidad, "aún no había empezado".

Y tenía razón, porque cuando en el segundo acto ha cantado Cortigiani, vil razza dannata, con una hondura y sentimiento que estremecían, ha dado la medida de lo que se avecinaba: un dúo con Ciofi magistral en el que ha sido él quien ha marcado el ritmo al director de la orquesta, su amigo Roberto Abbado.

Nucci dice que de todas las veces que ha interpretado Rigoletto sus preferidas siempre son y serán la primera y la última. Quizá la de anoche, cuando ya esté superada por muchas otras, la recuerde por haber sido el primer cantante que en el Real ha repetido una pieza debido a la petición del público.