Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Shakespeare invade Almagro

Juan Diego Botto, Helena Pimenta, Jaroslaw Bielski, Mariano de Paco y Vanessa Martínez confluyen con sus montajes en la recta final del festival de Teatro Clásico

Anoche en el Festival de Teatro Clásico de Almagro se pudo elegir entre cinco shakespeares. No es algo especialmente buscado por Emilio Hernández, director de la muestra, aunque sí deseado, ya que desde el siglo XVII pocos autores han hablado del ser humano más profundamente que este bardo inglés que sigue arrasando en la cartelera internacional. Hubo dos príncipes de Dinamarca buscando vengar a su padre (el dirigido por Juan Diego Botto en la Antigua Universidad, que se puede ver hasta el sábado y el de Réplika Teatro que ha estado hasta ayer en la Iglesia de las Bernardas). El conjunto lo completan, además de los Hamlets, Mucho ruido y pocas nueces de Teatro defondo, en La casa de los miradores, Dos caballeros de Verona, dirigido por Helena Pimienta, en el Teatro Municipal y La fierecilla domada, dirigida por Mariano de Paco, en el Patio de Fúcares. Estos tres últimos montajes también podrán verse esta noche.

Mariano de Paco se enfrenta a uno de los textos más populares del dramaturgo británico, a pesar de lo cual es de los menos representados en España, cosa que no sucede en los repertorios europeos, al menos en las últimas décadas. "No se me escapan algunas de las razones por las que ocurre esto, ya que pesa sobre este texto la teoría de que se habla de cómo domesticar a la mujer para un supuesto sometimiento, a fin de cuentas se escribió en una época machista en la que la mujer ocupaba un papel que no es el actual y es cierto que una primera lectura nos puede llevar a pensar que estamos ante una historia de sumisión de la hembra frente al macho, pero por debajo está el juego de relaciones y un transfondo de lucha de los dos personajes contra las estructuras sociales", dice el director en relación a la obra, al tiempo que defiende rotundamente su teoría: "Yo pienso que es la obra de una mujer que compite, y en unos aspectos es ganadora y en otros perdedora, porque la ironía shakespeareana está funcionando desde el principio del texto y las mujeres en esta función dejan claro que hacen lo que quieren hacer y no lo que la costumbre manda", señala de Paco, quien ha optado por hacer "una comedia muy comedia" que el público rió abiertamente anoche y aplaudió puesto en pie a director y actores que salieron a saludar varias veces.

El protagonista masculino de La fierecilla domada, José Manuel Seda, afirma que se trata de una comedia de "dos seres que se atraen desde el primer momento y entre ellos hay retos y provocaciones, pero no violencia, son personas entre las que explota una relación morbosa de tan atrayente que es y compiten en ingenio, terreno en el que por cierto gana ella", comenta de este montaje que ha contado con una versión de Diana de Paco y en la que se ha remarcado su aspecto metateatral a través del cual al espectador se le introduce en un mundo de juegos de teatro dentro del teatro. En el reparto también intervienen Alexandra Jiménez, Pedro G. de las Heras, Carla Hidalgo y Mario Martín, entre otros.

Los caballeros de Pimienta

Ur Teatro y su directora Helena Pimenta, una de las pocas compañías españolas a las que desde hace 20 años se relaciona con títulos de Shakespeare, ya que fueron los grandes renovadores de este autor en el teatro español contemporáneo, acude con Dos caballeros de Verona y dos buenos actores, Sergio Otegui y Jorge Muñoz, al frente del reparto. La directora sabe que el título elegido por ella no es muy comercial que digamos, por aquello de que es uno de los más desconocidos, pero por otro lado afirma que la palabra mercado "a veces es antiética y además nos atraía mucho este Shakespeare joven, escrito en su primera etapa y que contiene todos los elementos que cuando Shakespeare es maduro va a desarrollar y de hecho muchos de los personajes de esta obra son la antesala de los que luego encontramos en sus grandes piezas, sin olvidar que hay otros elementos con los que el autor se va a recrear posteriormente y que encontramos en la trama", dice en relación al hecho de que trata la amistad desde la traición, situándola entre el bien y el mal y tiñéndola de claves cómicas".

Pimenta ha situado la acción en los años 20 del pasado siglo "por aquello de que era una sociedad festiva que intenta huir del dolor que había supuesto la Primera Guerra Mundial y que está inmersa en ese miedo en el también vivimos hoy y que cada vez nos hace consumir más y nos enfrenta al ser humano actual", apunta la directora quien se mostraba exultante anoche dada la buena acogida con que recibió el público su montaje y los calurosos aplausos que dispensaron a todo el equipo.

Este montaje, con el que Ur Teatro ha querido celebrar sus 20 años, ya ha rodado por muchas ciudades españolas. Una de las características principales es el uso de la música, introducida dentro de la obra con algunos números de cabaret, y el humor que impregna toda la obra. La historia de los amores cruzados, un recurso que el Bardo empleará en numerosas obras, ya se apunta aquí, igual que la mujer que debe disfrazarse de hombre para poder viajar y relacionarse fuera del mundo que le es propio. Luego lo explotaría en obras cumbres de su carrera como El mercader de Venecia o Noche de reyes. Un montaje fresco y ágil para poder disfrutar en una apacible noche de verano, si no fuera porque también Almagro se ha visto envuelta en bajadas de temperaturas y alguna pequeña tormenta.

Guerra de sexos en clave de humor

Por otra parte, Teatro defondo, una compañía madrileña que se atreve con grandes textos clásicos de los que siempre ha salido airosa, se adentra en una de las comedias más divertidas y brillantes del bardo inglés: Mucho ruido y pocas nueces, en la que el poder vuelve a ser el tema central del texto, pero esta vez muy remarcado en un territorio específico hasta el punto de que los responsables de la puesta en escena hablan de guerra de sexos: "Hemos elegido este texto porque es una auténtica gozada sumergirse en él, es un puzzle perfecto en el que encontramos mil millones de factores, tanto cómicos como dramáticos, para que interese, sin olvidar que aquí el autor, del siglo XVII, no sabemos cómo lo hace, pero cuenta las historias de manera muy cinematográfica", señala Vanessa Martínez, la directora, quien recuerda que para la puesta en escena y el trabajo de los actores han contado con la asesoría, a través de un curso, del actor británico Will Keen, quien por cierto ya deslumbró al público en Almagro con el montaje que Declan Donnellan trajo hace dos años: The changeling.

En el trabajo de Teatro defondo se ha inclinado la balanza, insinuada por Shakespeare, a favor de la igualdad: "Vivimos en un mundo masculino y aquí hemos creado un mundo femenino, creando un espacio muy de mujeres, acogedor, y de esa manera la presunta misoginia que se le achaca al protagonista, se convierte en un episodio en el que el hombre sólo pretende encontrar su espacio", dice Martínez, quien una vez más ha recurrido a la pintura para remarcar la atmósfera buscada. En esta ocasión la de un mediterráneo luminoso a través de la obra de Joaquín Sorolla.

A la hora de optar por la feminización de la obra, Martínez también ha querido alargar el papel de la mujer protagonista. Hero, la prometida de Claudio, tiene un papel muy reducido en la versión original del texto y, para que el personaje cobre más protagonismo, Teatro defondo ha recurrido a la danza. "Todos los personajes tienen sus monólogos, ¿por qué no los va a tener ella también?", comenta la directora que añade que, en este caso, se trata de "monólogos bailados". Así, el reparto de actores se completa con una cantante y tres músicos que actuarán en directo.

"Ser o no ser" por partida doble

Una de las obras cumbre de Shakespeare, Hamlet, ha coincidido en la programación por partida doble con puestas en escena de Juan Diego Botto (que alterna la interpretación del príncipe de Dinamarca con su primo Alejandro Botto), que está en la Antigua Universidad Renacentista hasta el próximo día 19, y el de Jaroslaw Bielski, director de Réplika teatro, que se despidió anoche.

Botto que ha realizado una dramaturgia junto a Borja Ortiz de Gondra partiendo de la versión de Fernández de Moratín, cuenta en el reparto con José Coronado, Nieve de Medina, Marta Etura y Luis Hostalot, entre otros actores. Todos ellos y el resto del equipo, lograron poner al público en pie ovacionando su trabajo, cosa que se ha visto muy pocas veces en el Festival de Almagro, donde los espectadores son especialmente especialmente exigentes y buenos conocedores del teatro clásico español y del teatro isabelino. Por su parte Bielski ha partido para su Hamlet de la traducción de Ángel Luis Pujante y tiene en los papeles principales a Raúl Chacón, Socorro Anadón, Marta Eguía y Borja Manero.