Otro adiós al "patriarca de los cómicos"

El Ministerio de Educación concede a Fernando Fernan-Gómez la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio a título póstumo

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, participó ayer en un emotivo homenaje al actor Fernando Fernán-Gómez, fallecido el 21 de noviembre de 2007, al que ha elogiado como exponente de una generación de creadores siempre "a la vanguardia de la reivindicación democrática" que permitió a las posteriores conocer su pasado y superarlo sin olvidarlo.

Fernán-Gómez simboliza, según Zapatero, a todos los que permitieron a las generaciones posteriores saber cómo se vivía "en la época amarga y en blanco y negro" de la posguerra, y a quienes combinaron la continuidad de hacer siempre lo que sabían a pesar de las dificutades, y la ruptura de ser "la vanguardia de la reivindicación democrática".

El homenaje ha reunido a las gentes de la escena con un motivo muy concreto, la concesión al actor por parte del Ministerio de Educación de la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio a título póstumo. El presidente y su esposa, Sonsoles Espinosa, entraron junto a la viuda del actor, Emma Cohen, en el madrileño cine Doré, de la Filmoteca Española, cuyo patio de butacas estaba ocupado en gran parte por representantes de las artes escénicas como Manuel Aleixandre, Pilar Bardem, Marisa Paredes o Carmen Sevilla.

Rodríguez Zapatero aseguró que quien podría ostentar "el título de patriarca de los cómicos" reflejaba en su obra las grandezas y miserias de la historia de España y mostró "el esfuerzo y la generosidad de un país capaz de renacer sin renegar de su pasado, sin olvidarlo". En el acto, presentado por Miguel Rellán y Verónica Forqué, se ha proyectado un vídeo patrocinado por el Ministerio de Cultura, Recordando a Fernando, con extractos de entrevistas al actor y películas protagonizadas y dirigidas por él.

Lo más visto en...

Top 50