La ciudad prehistórica en la que se celebraba el invierno

Científicos británicos desentierran un asentamiento usado por las gentes que construyeron el complejo neolítico de Stonehenge

Un equipo de científicos británicos ha descubierto un asentamiento de gran tamaño que al parecer usaron las gentes que construyeron hace casi 5.000 años el complejo de Stonehenge. Las excavaciones en Durrington Walls, al sureste de Reino Unido y muy cerca del monumento neolítico, han sacado a la superficie restos de las casas que habitaban de cuando en cuando para asistir a las fiestas rituales y a las ceremonias funerarias que se celebraban allí.

Se trata de la población neolítica más antigua jamás hallada en Reino Unido, según informa la radiotelevisión británica (BBC), que cifra en varios centenares los habitantes del lugar. Data de la época en la que se construyó Stonehenge, entre 2.600 y 2.500 antes de Cristo.

El arquéologo Mike Parker Pearson, de Sheffield University, ha revelado que en la excavación se han descubierto los restos de camas, armarios y aparadores de madera. Hasta el momento se han desenterrado ocho moradas, aunque ya hay localizadas bastantes más; los científicos estiman que debe haber al menos un centenar de casas, cada una de ellas de unos cinco metros cuadrados, con una chimenea en el centro, suelos de arcilla y paredes de madera.

Los arquéologos han encontrado porquería sobre esos suelos de arcilla que data de hace casi cinco milenios. “Es el asentamiento más rico, y por rico quiero decir el más sucio, de este periodo en Reino Unido”, ha dicho Pearson. “Nunca habíamos encontrado tanta cerámica y restos de silex y huesos animales”, ha añadido.

Los arquéologos creen que probablemente este asentamiento no estaba habitado durante todo el año, sino que formaba parte del complejo religioso de Stonehenge y era usado en los ritos funerarios. Era entonces cuando los pobladores del neolítico llegaban de todos los rincones de la región para celebrar el solsticio de invierno, en el que tenían lugar banquetes pantargruélicos.

El 22 de diciembre, este círculo de monolitos (ubicado a 14 kilómetros de Salisbury y a 150 kilómetros de Londres) se convierte en el marco de piedra del solsticio invernal. El sol sale sobre una piedra ubicada en el lado opuesto a la entrada del círculo, indicando a los granjeros que es tiempo de siembra. Los científicos no se han puesto de acuerdo aún sobre si es un enorme calendario astronómico o un altar religioso de culto al sol. Lo que es seguro es que era el mayor cementerio de la época: contenía las cenizas de al menos 250 cremaciones.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS