Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aragonés estudia recuperar un teatro romano recién descubierto en el centro de Huesca

La existencia del edificio estaba documentada pero hasta ahora los arqueólogos no habían conseguido determinar su ubicación

El director general de Patrimonio del Gobierno de Aragón, Jaime Vicente, estudia la posibilidad de recuperar, aunque sea en parte, el teatro romano de Huesca que el mes pasado fue descubierto durante las obras en un solar del centro de la ciudad. La existencia del edificio estaba documentada pero hasta ahora los arqueólogos no habían conseguido determinar su ubicación.

Los restos fueron localizados al abrir una zanja para facilitar sacar las aguas fluviales del patio interior de un inmueble de principios del siglo XX que rehabilita para viviendas. Las catas realizadas a instancias de la promotora asombraron a los arqueólogos encargados de la excavación al localizar unos sillares monumentales y muros de hormigón romano con cimentaciones de dos metros destinadas a soportar un edificio de carácter público de grandes dimensiones.

Los arqueólogos sospecharon desde el principio la posibilidad de que correspondieran al antiguo teatro romano de Huesca, que fue construido en la primera mitad del siglo I de la era cristiana, en la época del emperador Tiberio. Las características celdas que utilizaban los arquitectos romanos para la cimentación de los graderíos de los teatros han sido una de las pistas esenciales para identificar los restos.

Análisis detallado

La disposición de los restos hallados apunta, según los arqueólogos, que el teatro romano se extendería en una zona del casco antiguo delimitada entre las calles Coso, Canellas, Peligros y Desengaño, y la plaza de la Moneda. Los primeros indicios revelan la existencia potencial de un teatro de características y magnitudes similar al de Zaragoza (erigido en la época de Augusto), pero mejor conservado.

Según Vicente la investigación arqueológica exigirá un análisis detallado de la disposición de los edificios que se ubican en el entorno y de las bodegas existentes en la zona. "A partir de ahora hay que controlar todas las obras de derrumbe y rehabilitación que se hagan en la zona y, en función de lo que vaya apareciendo, se podrá determinar cuál es la mejor opción para poner en valor este hallazgo, pero, en principio, todas las alternativas están abiertas".