Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bret Easton Ellis conjura los fantasmas de su biografía en 'Lunar Park'

El autor de 'American Psycho' ha vendido ya los derechos de su última obra al cine

El novelista estadounidense Bret Easton Ellis, ha confesado hoy que sintió rencor contra su ejecutivo psicópata de American Psycho al comprobar que, convertido en un icono popular, dejó de poder controlarlo, una pérdida que se vuelve "metáfora del escritor" en Lunar Park, su última novela, que pronto será adaptada al cine.

Publicada por Randon House Mondadori, en ella el autor abandona la sátira política y arremete contra su propia biografía, logrando unas "memorias de lo fantasmagórico", palabras de este enfant terrible de las letras americanas, que combina realidad y ficción en su último libro.

Durante la gira de promoción de su novela, Easton Ellis (Los Angeles, 1964) ha explicado hoy que Lunar Park supone "el final de una etapa y el principio de otra", dentro de un proceso vital en el que se hizo más vulnerable al salir de la captura paterna que lo tenía atemorizado.

"Escribía de fantasmas, miedos y elementos sobrenaturales como reacción, rabioso contra un mundo exterior que no toleraba", comentó en alusión a su pasado satírico, que en Lunar Park se mitiga y reduce a críticas como la que realiza contra "la forma de criar a los hijos en los barrios ricos estadounidenses, ¡con esos niños tan medicados!".

Asesinatos y apariciones

En su novela, Ellis cree ver durante una fatídica fiesta de Halloween a uno de sus personajes de ficción más temibles conduciendo un coche como el de su padre, mientras, en la habitación de su hijastra, una muñeca cobra vida. La casa desprende una extraña atmósfera fantasmal y fuera, en el exterior, se suceden asesinatos y desapariciones de niños.

El novelista recordó que en un primer momento se había planteado escribir algo divertido, "que me devolviera el placer adolescente" de sus libros de espías, de miedo o suspense, una suerte de homenaje a uno de sus autores preferidos, Stephen King. Sin embargo, entre 1998 y 2000, su ejercicio literario con los miedos se transformó y quiso saber por qué.

Su padre había muerto en 1992 y de pronto descubrió que en el libro que tenía entre manos "había un fantasma y un hijo furioso y atormentado". "Fue inesperado", recordó, "tanto que me indujo a investigar la persecución del autor por sus criaturas cuando salen de sus manos haciéndole perder el control", como le ocurrió con Patrick Bateman, su célebre psicópata.

Un disidente precoz

Easton Ellis creció en el seno de una familia de clase media-alta, cuyo padre sufría de alcoholismo. Intentó estudiar una carrera musical en la Universidad de Bennington (Nueva Inglaterra), pero la imperante predilección por el jazz de ese centro le desanimó, haciéndole desembocar en la literatura.

Alentado por sus profesores, en 1985 publicó su primera novela Menos que cero, con la que introdujo una nota disonante en una sociedad que bailaba al son de Michael Jackson. A los 23 años ya era no sólo el mejor escritor disidente de su generación, sino el único. American psycho, fruto de su enorme rabia, es su novela más conocida.

En la actualidad, Ellis trabaja en un nuevo libro que vinculará a Menos que cero que volvió a leer el año pasado después de 20 años y le gustó. Según él, al hacerlo, una pregunta le envolvió: "¿donde está hoy toda aquella gente de mi edad?".