_
_
_
_
_

Seis jóvenes matemáticos reciben el premio Vincent Caselles por sus investigaciones

Los trabajos galardonados por la Real Sociedad Matemática Española y la Fundación BBVA se pueden aplicar a campos como la inteligencia artificial, la criptografía, la biomedicina y la predicción meteorológica

Cada uno de los seis galardones está dotado con 2.000 euros, todos ellos en la modalidad de Investigación Matemática.
Cada uno de los seis galardones está dotado con 2.000 euros, todos ellos en la modalidad de Investigación Matemática.Witthaya Prasongsin (Getty Images)

Seis jóvenes científicos que han impulsado avances en la investigación matemática de vanguardia, con múltiples aplicaciones en campos como la inteligencia artificial, la criptografía, la biomedicina y la predicción meteorológica, han sido reconocidos en la IX edición de los Premios Vicent Caselles otorgados anualmente por la Real Sociedad Matemática Española (RSME) y la Fundación BBVA.

Los galardonados este año son: Robert Cardona Aguilar, investigador posdoctoral Margarita Salas en el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) y la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC); Claudia García López, profesora ayudante doctora en la Universidad de Granada; Roberto Giménez Conejero, investigadora posdoctoral en el Instituto de Matemáticas Alfréd Rényi (Hungría); Paula Gordaliza Pastor, investigadora posdoctoral en el Basque Center for Applied Mathematics (BCAM), en Bilbao, y profesora asociada en la Universidad Pública de Navarra; Óscar Rivero Salgado, profesor ayudante doctor en la Universidade de Santiago de Compostela; y María Soria Carro, profesora ayudante en la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey, Estados Unidos).

Algunos de los resultados más importantes obtenidos por Robert Cardona demuestran que teóricamente existen fluidos cuyas trayectorias pueden ser “indecidibles”. Esto significa, según el joven matemático premiado, que existen fluidos en los que no se puede predecir el movimiento de sus partículas con ningún algoritmo o demostración matemática. Por ejemplo, las predicciones de las corrientes marinas o meteorológicas son con frecuencia poco precisas a medio y largo plazo. Claudia García también estudia los fluidos, en concreto sus propiedades físicas (velocidad, presión, vorticidad, etc.), empleando herramientas matemáticas. Entre las aplicaciones directas del estudio de las ecuaciones de los fluidos se encuentra la meteorología o la biomedicina.

La principal área de investigación de Roberto Giménez son las singularidades: “Son puntos donde un objeto matemático, como por ejemplo una función, deja de ser suave y tiene picos”, explica el investigador. Este campo ya explica ciertos sistemas físicos y se está empezando a aplicar al estudio de sistemas cuánticos y sus transformaciones, añade.

Óscar Rivero se centra en los llamados números p-ádicos, sistemas de numeración fundamentales en la teoría de números, ya que constituyen un escenario esencial en el que tratar preguntas sobre los números racionales formuladas hace milenios. “Siempre se ha creído que la investigación en teoría de números puede tener mucha utilidad en áreas de la matemática aplicada como la criptografía o las telecomunicaciones”, valora Rivero. A este campo pertenece la Conjetura de Birch y Swinnerton-Dyer, elegida por el Clay Mathematics Institute como uno de los siete Problemas del Milenio y dotada con un millón de dólares para quien consiga resolverla.

Paula Gordaliza investiga cómo corregir los sesgos en los algoritmos de inteligencia artificial que están desempeñando un papel cada vez más importante en la sociedad y llegan a formular predicciones más precisas que una persona experta. A menudo estos sistemas, que ya empiezan a utilizarse para la toma de decisiones sobre cuestiones como la concesión de créditos y la selección de personal en empresas, se basan en datos sesgados y sus conclusiones pueden discriminar a ciertos colectivos según su género, raza, orientación política u otras dimensiones. Corregirlos, “ayudaría a que la población confiara más en la inteligencia artificial”, asegura Gordaliza.

La investigación de María Soria se centra en las ecuaciones matemáticas que describen cómo cambia una magnitud física a cada lado de una superficie que separa dos medios distintos, por ejemplo la velocidad de la luz al pasar del aire al agua. Estas ecuaciones explican por qué un palo a medio sumergir en el agua parece estar doblado, y se emplean para estudiar materiales elásticos o compuestos por distintas fibras, o el comportamiento de la atmósfera. “Mi objetivo principal es describir matemáticamente estos fenómenos físicos que nos rodean, proporcionando un marco teórico para comprender y analizar estos procesos”, expone.

Premio José Luis Rubio de Francia

La RSME ha anunciado también la concesión del premio José Luis Rubio de Francia a Xavier Fernández-Real, investigador postdoctoral en el Instituto de Matemáticas de la École Polytechnique Federale de Lausanne (Suiza). El Premio José Luis Rubio de Francia, dirigido a jóvenes matemáticos de hasta 32 años, españoles o que hayan realizado su trabajo en España, está dotado con 3.000 euros y además conlleva una start-up grant de 35.000 euros por la que la Fundación BBVA apoyará la investigación de la premiada durante los próximos tres años.

El jurado, nombrado por la Fundación BBVA y la Real Sociedad Matemática Española, ha estado presidido por Luis Narváez Macarro, catedrático de Álgebra en la Universidad de Sevilla, e integrado por: Diego Córdoba Gazolaz, profesor de investigación en el Instituto de Ciencias Matemáticas-CSIC; Joan Elías i García, catedrático de Matemáticas en la Universitat de Barcelona; María Ángeles Gil Álvarez, catedrática de Estadística e Investigación Operativa en la Universidad de Oviedo; María del Mar González Nogueras, profesora contratada doctora en la Universidad Autónoma de Madrid; y Antonio Ros Mulero, catedrático de Geometría y Topología en la Universidad de Granada.

El objetivo de estos galardones, creados en 2015, es fomentar la investigación en matemáticas a través del estímulo a los jóvenes científicos de esta disciplina. Los Premios Vicent Caselles reconocen la creatividad, la originalidad y la excelencia en matemáticas en los primeros años de trayectoria investigadora. Cada uno de los seis galardones está dotado con 2.000 euros, todos ellos en la modalidad de Investigación Matemática, y se dirigen a matemáticos españoles o de otra nacionalidad que hayan realizado su investigación en España y sean menores de 30 años al finalizar el año previo al de la convocatoria.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_