LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Rusia asegura que su vacuna Sputnik V contra el coronavirus tiene más del 90% de eficacia

El Instituto Gamaleya de Moscú afirma que la inmunización es segura, según los datos preliminares, mientras sigue la carrera por lograr el fármaco

Una investigadora sostiene una dosis de la vacuna experimental rusa Sputnik V, desarrollada por el Instituto Gamaleya, en Moscú.
Una investigadora sostiene una dosis de la vacuna experimental rusa Sputnik V, desarrollada por el Instituto Gamaleya, en Moscú.Reuters

Rusia afirma que su vacuna contra el coronavirus Sputnik V muestra una eficacia del 92%. Un par de días después de que Pfizer anunciase que su inmunización contra la covid es eficaz al 90%, Moscú ha informado de que su principal fármaco en desarrollo tiene resultados preliminares muy prometedores en otro paso más en la carrera mundial por la vacunación contra el virus que ha matado a 1,3 millones de personas. Como en el caso de la desarrollada por Pfizer y su socio BioNTech, los resultados de Sputnik V aún no se han publicado. Su desarrollador, el Instituto Gamaleya (público), ha prometido que someterá sus estudios a revisión por parte de expertos independientes y de las principales revistas científicas. Aseguran también que la vacuna es segura.

Los resultados preliminares de la fase 3 de Sputnik V, que el presidente ruso, Vladímir Putin insinuó justo después del anuncio del fármaco de la estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech, aclamado como el más alentador hasta la fecha, se basan en los datos de 16.000 voluntarios que recibieron las dos dosis de la vacuna o placebo, según un comunicado del Instituto Gamaleya.

“Como resultado de un análisis estadístico de 20 casos confirmados de coronavirus, la división de casos entre las personas vacunadas y las que recibieron el placebo indica que la vacuna Sputnik V tuvo una tasa de eficacia del 92% después de la segunda dosis”, dicen en una nota en la que añaden que no identificaron efectos adversos “inesperados”. “Algunos de los vacunados tuvieron eventos adversos menores a corto plazo, como dolor en el lugar de la inyección, síndrome pseudogripal que incluía fiebre, debilidad, fatiga y dolor de cabeza”.

Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya, ha apuntado este miércoles que la campaña de vacunación masiva comenzará “en las próximas semanas”

Según los informes del Instituto Gamaleya, los ensayos clínicos fase 3 para la Sputnik V –que se convirtió el pasado agosto en la primera registrada del mundo— incluirán a 40.000 personas (doble ciego, aleatorizados y controlados con placebo). La mitad ha recibido ya la primera dosis, 16.000 las dos necesarias del fármaco, basado en adenovirus del resfriado común. Financiada por el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) –el fondo de riqueza soberana de Rusia, que cuenta con un capital reservado de unos 10.000 millones de dólares–, se ha administrado a unas 10.000 personas que trabajan en el sector de la salud, maestros y funcionarios fuera de los ensayos, según el Ministerio de Salud.

Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya, ha apuntado este miércoles que la campaña de vacunación masiva comenzará “en las próximas semanas”. “Sputnik V estará disponible para una población más amplia. Esto romperá la tendencia actual y conducirá a una disminución de las tasas de infección por covid-19, primero en Rusia y luego a nivel mundial”, ha remarcado Gintsburg.

Lograr la primera vacuna eficaz contra el SARS-CoV-2 es importante para el Kremlin, que aspira a disipar el escepticismo de Occidente –aunque también en casa– sobre sus capacidades científicas debido a la rapidez de sus trabajos; también, de producción. Con más de 1,8 millones de infectados, Rusia (145 millones de habitantes) es el quinto país con más casos del mundo. El Kremlin confía en el fármaco para proteger a la ciudadanía, amortiguar el golpe a su economía y también llegar a parte del mercado mundial.

Sin embargo, también debe enfrentar las dudas de su propia población: un 54% de la ciudadanía no se la pondría aunque fuese gratuita, según una encuesta de finales de septiembre del centro independiente ruso Levada. Para afianzar la confianza en el fármaco varios funcionarios de alto nivel se lo habían puesto y Putin aseguró que una de sus hijas se había vacunado con la Sputnik V, que se ha llamado así por el primer satélite soviético, el Sputnik 1, cuyo lanzamiento en 1957 supuso un hito en la carrera espacial.

El Fondo de Inversión Directa de Rusia ha informado de que recibió peticiones de compra de más de 1.200 millones de dosis de la Sputnik V de más de 50 países. El país euroasiático ha tenido algunos problemas de producción que han llevado a rebajar sus pronósticos de fabricación; las vacunas para los mercados extranjeros se fabricarán en India, Brasil, China, Corea y otros países, ha asegurado el Fondo.

La desarrollada por el Instituto Gamaleya no es la única en desarrollo en Rusia, que ha registrado otra y está en camino de aprobar con una tercera.

Puedes escribirnos a miguel@esmateria.com o seguir a MATERIA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información

Lo más visto en...

Top 50