Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un homenaje a los que resisten

La Real Sociedad Fotográfica dedica una exposición y un fotolibro al comercio tradicional de Lavapiés, el alma de este barrio asediado por la gentrificación

Tienda erótica Los placeres de Lola.
Tienda erótica Los placeres de Lola.

Aunque parezca que la temida gentrificación ha tomado por completo la ciudad de Madrid, hay quien todavía se resiste a caer en sus garras. En el corazón de la capital se erige un fortín que lucha para no correr la misma suerte que otros barrios de la ciudad: Lavapiés. Sus vecinos y comerciantes llevan tiempo manteniendo un pulso con fondos buitres de inversión inmobiliaria, cadenas hoteleras y de restauración, hordas de turistas…Pero la presión aumenta y las fuerzas empiezan a flaquear. Ante esta angustiosa situación, la Real Sociedad Fotográfica —ubicada en el barrio madrileño— hace un llamamiento en forma de exposición y fotolibro, Lavapiés, retratos de un comercio diverso. “Es una reivindicación de barrio, una llamada de atención sobre la necesidad de cuidarlo y protegerlo”, dice su presidente, Enrique Sanz. 

Pollería Hermanos Ovejero.
Pollería Hermanos Ovejero.

La muestra [hasta el 11 de enero en la sede de la asociación, en Tres Peces, 2] radiografía algunos de los comercios de Lavapiés que dotan de vida al barrio. “El pequeño comercio, el comercio tradicional, conforma el ADN de un barrio, su código genético”, decía durante la inauguración el periodista y columnista de EL PAÍS, Sergio C. Fanjul, que ha prologado el fotolibro de este proyecto. Fanjul, vecino también de Lavapiés, fue invitado por la Real Sociedad Fotográfica (RSF) por su faceta de cronista de la ciudad que plasma en su libro La Ciudad Infinita (Reservoir Books). “Aunque asediado también, Lavapiés es quizás el barrio más barrio del distrito centro de Madrid gracias en parte a estos comerciantes que levantan cada día sus negocios, pese a lo difícil que es competir con las grandes superficies”, añadía. 

La gatoteca.
La gatoteca.

En total, 40 comercios retratados por 40 miembros de la Sociedad que descubrieron o redescubrieron las historias detrás de cada mostrador. “Mira que habré pasado veces por allí, pero no tenía ni idea de la larga tradición de ese comercio”, cuenta Manuel Morales, uno de los más veteranos de la asociación que se encargó de fotografiar a Sucesores de Ignacio López (Torrecilla del Leal, 32), una tienda de frutos secos fundada en 1939. Su actual propietario, Enrique Zafra (sobrino del fundador Ignacio López) le contó a Morales cómo su tío levantó este pequeño y tradicional establecimiento. 

Los hay longevos como este y otros más recientes, como Teatro del Barrio (Zurita, 20), fotografiado por Enrique Chao, o Todo Notas (Santa Isabel, 47), por Enrique Sanz. Ambos llevan en Lavapiés desde 2014. “La respuesta de los comerciantes cuando les comentamos el proyecto fue magnífica, como era de imaginar”, dice Sanz y añade que “la idea era jugar con esa magia que se produce entre texto e imagen, y plasmarlo en el libro”. 

Tienda de artículos de peluquería Tala Cosméticos.
Tienda de artículos de peluquería Tala Cosméticos.

Para ello, la RSF no solo propuso a sus miembros que retratasen a los comerciantes y a sus negocios, sino que les entrevistasen también. “Una forma de aproximarse a ellos, de obtener información para luego conseguir la mejor instantánea, aquella que recoja en una composición la esencia de ese comercio”, explica Sanz. 

Con este ejercicio fotográfico, la Sociedad busca reflexionar sobre el trato humano y cercano que ofrece el comercio de barrio. “(Los vecinos) debemos hacer pequeños esfuerzos que se verán recompensados, modificar levemente la rutina, actuar como pensamos, para mejorar nuestra vida y nuestro barrio huyendo de los atractivos cantos de sirena esclavizadores de la uniformización global”, escribe Fanjul en el prólogo del libro, que se puede adquirir en la sede de la agrupación fotográfica. “Acudir a comprar al comercio tradicional, al pequeño comercio, donde la gente tiene nombre y no lo lleva escrito en una chapita al pecho”. 

Farmacia Lavapiés.
Farmacia Lavapiés.

No es lo primera vez que la agrupación promueve actividades fotográficas sobre el barrio de Lavapiés. “Desde que trasladamos la sede de la calle Príncipe a Tres Peces en 2001 quedamos fascinados por el alma de sus vecinos y sus comerciantes”, cuenta su presidente. El año pasado convocaron en Instagram el concurso “Todos somos un barrio”, en el que invitaban a fotógrafos —miembros o no de la RSF— a capturar la esencia de estas calles. “Esa multiculturalidad y la convivencia que se respira es lo que hace grande a este barrio”, apunta Javier Alberola, tesorero del colectivo y artífice de esta convocatoria y del nuevo proyecto. 

“Con estas actividades queremos que la gente nos vea como una asociación vecinal más. Aunque lo de Real Sociedad Fotográfica suene a un club elitista, no lo es para nada”, aclara Alberola. Por la asociación, creada en 1898, han pasado infinidad de fotógrafos, algunos Premios Nacional de Fotografía como Ramón Masats, Gabriel Cualladó o Cristina García Rodero. “Pero está abierta a cualquier persona que le interese la fotografía”, añade el presidente, y anima a los jóvenes a hacerse miembros. Sanz sabe lo difícil que es mantener con vida una agrupación fotográfica como esta, “compaginando el peso de la tradición con la modernidad”. 

“En palabras de Oscar Wilde, "el único deber que tenemos con la historia es reescribirla", y en este intento tratamos de realizar actividades que sigan aportando propuestas de valor y conocimiento a los socios actuales y que atraigan a nuevos socios y simpatizantes. Necesitamos relevo generacional para que la asociación, que forma parte de la vida de este barrio como sus comercios, no desaparezca”, concluye.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información