El Área Metropolitana ultima su mayor rebaja del agua con una caída del 5%

La aprobación de esta medida será la primera de la nueva responsable de políticas de agua en la AMB, Imma Mayol

Centro de control de la estación de Fontsanta de ATLL en Sant Joan Despí.
Centro de control de la estación de Fontsanta de ATLL en Sant Joan Despí.G. Battista

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ultima una nueva rebaja en la tarifa del agua para 2020, que se situará en el 5,06%. Su planteamiento está a medio camino de su propuesta inicial (contracción del 5,7%) y la de Aguas de Barcelona, que defendió un abaratamiento del 3,7% y presentó alegaciones ante la propuesta de la corporación supramunicipal al considerarla excesiva. La medida, que prevé aprobarse antes de noviembre, será la primera que asuma Imma Mayol en su estreno como responsable de las políticas de agua, además de residuos y energía, del AMB.

Fuentes de la entidad municipal aseguraron que la rebaja finalmente decidida está discutida con Aguas de Barcelona, la empresa mixta controlada por Agbar que tendrá que aplicar esas nuevas tarifas en los 23 municipios de la AMB —entre ellos la capital catalana— en los que se encarga del suministro del agua. Desde la compañía, sin embargo, niegan tener comunicación alguna sobre esa decisión y asumen que, de ser ese porcentaje del 5,06%, el regulador ha tenido en cuenta alguna de sus alegaciones para no mantener sus pretensiones iniciales de abaratar la tarifa un 5,7%. Ambas partes están fuertemente enfrentadas por la intención de Barcelona en Comú, que ostenta la presidencia del Área Metropolitana a través de Ada Colau, de municipalizar el servicio y por su reiterado cuestionamiento de la gestión de la compañía y la contabilización de costes.

Durante todo el mandato pasado, el Gobierno metropolitano barró todas las propuestas de Aguas de Barcelona (cuyo máximo accionista es Agbar, con un 70% de las acciones, pero en el que el AMB tiene un 15% de las acciones, el mismo paquete que CriteriaCaixa) de subir las tarifas. Al contrario, en ese tiempo ha marcado dos rebajas. La primera, para 2017, cuando fijó una reducción del 2,4% pese a que Agbar proponía subirla un 1,6%. La segunda ocurrió en marzo de 2018, cuando se aprobó otra bajada del 1,65%. Agbar propuso congelar el precio para 2019, petición que sí fue asumida. En marzo pasado, cuando el vicepresidente de Medio Ambiente del AMB, Eloi Badia, presentó sus pretensiones de tercera rebaja (del 5,7%, aún no corregida), afirmó que las medidas suponían un ahorro conjunto para los ciudadanos de unos 30 millones de euros. La afectación sobre los recibos de los consumidores es pequeña.

Más información
La Generalitat paraliza la subida de la tarifa del agua de ATLL
El Área Metropolitana frena la subida del agua en Barcelona
Agbar eleva el precio del agua por la subida de la tarifa de ATLL

Pero esa política ha tenido impacto sobre la evolución de los precios tanto en los 23 municipios afectados como en el conjunto de las tarifas de Cataluña. Sin contar la rebaja que se aprobará en octubre, el recibo del agua en Cataluña se abarató un 1,8% en el periodo comprendido entre 2015, antes de las elecciones municipales que se celebraron aquel año, y 2018. La factura media se situó ese último año (teniendo en cuenta un consumo medio de 12 metros cúbicos mensuales) en los 28,80 euros, 55 céntimos menos al mes que tres años antes, según los últimos datos disponibles del Observatorio del Precio del Agua de la Generalitat. En Barcelona esas rebajas fueron menores por un mayor peso del canon del agua, que controla la Generalitat a través de la Agencia Catalana del Agua. Y el precio de la factura media era más alta: 39,6 euros mensuales.

Un estudio elaborado en 2017 por la organización de consumidores Facua sobre 35 ciudades españolas estableció que la capital catalana se situaba entre las tres primeras ciudades con el agua más cara, solo superada por Murcia y Cádiz.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La modificación de las tarifas, sin embargo, llega cuando aun está pendiente elaborar un nuevo modelo de actualización de tarifas, en el que deberán trabajar conjuntamente regulador y proveedor de agua. El actual convenio marco se quedará sin vigencia a partir de 2021. Ese ya será trabajo de Imma Mayol, la que fuera presidenta del grupo municipal de Iniciativa per Catalunya en el Ayuntamiento de Barcelona, que asumirá la gerencia de Ecología a partir del próximo martes. Mayol, que los últimos cuatro años ha estado al frente de la suministradora pública de agua de Palma de Mallorca, releva en el cargo a Joan Pinyol, que ha liderado desde la parte técnica las diferentes pugnas con Agbar, que en no pocas ocasiones se han trasladado a los juzgados en forma de demandas.

A la espera del Supremo

El día 30 de octubre es una de las fechas más esperadas por el equipo que se encarga de la política de agua en Barcelona en Comú. Entonces, se reunirán los magistrados del Tribunal Supremo que deben decidir si anulan el convenio entre la AMB y Agbar que permitió la creación de la empresa mixta Aguas de Barcelona. Fuentes de la entidad metropolitana consideran que una sentencia favorable a sus intereses también dará por nulos los contratos de concesión de Agbar en Barcelona, lo que facilitaría el inicio de la municipalización del suministro, un proceso que no niegan que sería complejo y largo en el tiempo. Los comunes tienen que convencer al conjunto del PSC —su socio en Barcelona— de ese objetivo, ya que la creación de la entidad se selló en tiempos de cogobierno de CiU y PSC. Agbar sostiene en sus cuentas que en el caso de una sentencia contraria podrá mantener el negocio del abastecimiento “como un gestor indirecto”, después de que ambas partes se reintegren las aportaciones que hayan realizado a la actual empresa mixta metropolitana. La AMB, según esa opinión, se responsabilizará de la depuración de aguas.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS