Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las condiciones de ERC: mesa de diálogo, hablar de referéndum y levantar las causas judiciales

Rufián: "No seremos responsables de la llegada de los hijos de Aznar y don Pelayo a La Moncloa, pero tampoco daremos un cheque en blanco a Sánchez"

Joan Tardà, Gabriel Rufián, Pere Aragonés y Ester Capella anoche. En vídeo, declaraciones de Rufián este lunes.

ERC, la fuerza ganadora de las elecciones generales en Cataluña con 15 diputados, insistió ayer en pedir “hablar del referéndum” en “una mesa de negociación” como condición para apoyar la investidura de Pedro Sánchez. Los republicanos creen que con sus votos pueden incidir en el debate de investidura pese a que el líder del PSOE decida gobernar en solitario. El diputado Gabriel Rufián instó ayer a Sánchez a que le haga una propuesta. “El independentismo ha vencido por primera vez en unos comicios generales y no pueden hacer caso omiso a ello”, añadió la portavoz republicana, Marta Vilalta.

“La pregunta no es qué hará ERC con el PSOE sino qué hará el PSOE con Cataluña. Nosotros pediremos una mesa de diálogo que aglutine todas las fuerzas, hablar de referéndum y leyes para levantar la causa contra los compañeros independentistas”, aseguró Rufián. “Después de los resultados entendemos que ahora mismo la pelota está en el tejado de Sánchez. Es quien ha ganado y quien tiene que mover pieza”, agregó Vilalta en la rueda de prensa en la que valoraron los resultados electorales. El líder del PSOE necesitaría el apoyo de alguno de los dos grupos independentistas (15 diputados de ERC y siete de Junts per Catalunya) para poder ser investido en primera vuelta. En segunda vuelta podría bastarle con la abstención de una de las dos formaciones separatistas.

La formación liderada por Oriol Junqueras (en prisión preventiva por un supuesto delito de rebelión y malversación desde hace 543 días) ya había abogado por estas tres condiciones durante la campaña electoral, aunque en unos términos muy generales. Los republicanos aseguraron que no pondrían líneas rojas pero tampoco darían “un cheque en blanco” a los socialistas. La reivindicación del referéndum pasó de la insistencia de una fecha y una pregunta para el referéndum a la mera aspiración de que el Gobierno acepte dialogar sobre esa posibilidad. En campaña, Sánchez también aseguró que no habrá referéndum independentista en Cataluña: “No es no”, dijo el presidente en funciones en un mitin en Zaragoza el 8 de abril y repitió en los debates electorales.

En febrero pasado, ERC, Junts per Catalunya y el Gobierno socialista intentaron en vano pactar una mesa de negociación donde, entre otras cosas, se abordara la cuestión del referéndum (y también de la reforma de la Constitución y el Estatuto de Autonomía), con un “relator” que diera cuenta de los acuerdos a los que se llegara. El fracaso de este acercamiento, criticado fuera y dentro de las filas socialistas por considerar que era una cesión ante los independentistas, enrocó las posiciones ante el trámite de los Presupuestos y fue uno de los detonantes del adelanto electoral.

Vilalta pidió ayer valentía a Sánchez y evitó explicitar si el punto de partida para negociar el apoyo al PSOE en la investidura serían los acercamientos previos sobre la mesa de diálogo y el relator, e insistió en que debe ser el partido ganador de las elecciones el que haga una propuesta.

Los republicanos, que obtuvieron más de un millón de votos el 28-A, ponen en duda que el PSOE y Ciudadanos no pacten un Gobierno de coalición. “Pediremos a Sánchez que escuche a su militancia, que ayer le pedía que no pactara con Ciudadanos. Depende de él traicionar a su militancia o sentarse y dialogar para superar el conflicto que ya se ha llevado por delante a Mariano Rajoy y a Soraya Sáenz de Santamaría”, dijo Rufián en referencia a los gritos de militantes socialistas que el domingo se congregaron en la sede de la calle madrileña de Ferraz y rechazaban un acuerdo con Albert Rivera.

Con todo, fuentes de ERC dan por hecho que habrá pocos movimientos de aquí hasta que pasen las elecciones municipales y europeas, el próximo 26 de mayo. El domingo, ERC finalmente logró ganarle a Junts per Catalunya en unas elecciones, liderando así el bloque independentista (más de medio millón de votos de diferencia) y se ve con posibilidades de repetir triunfo en las municipales. Se trata de un espacio en el que la coalición del partido de Puigdemont con el PDeCAT es hegemónico y los republicanos ven posibilidad de ponerle fin. Incluso ERC parte como favorita para la alcaldía de la capital catalana.

Junts per Catalunya, por su parte, fue menos explícita sobre sus condiciones para apoyar una investidura de Sánchez. Su número dos y cabeza visible durante la campaña, Laura Borràs, se limitó a asumir las que defendieron antes del domingo. El partido, después de contradecirse con los políticos presos por las “líneas rojas” para permitir que el líder del PSOE sea presidente, situó como condición que en la mesa de diálogo se hable de referéndum.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información