Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC arrincona a Puigdemont y asume el liderazgo independentista

La formación encabezada por Oriol Junqueras obtuvo 15 escaños y más de un millón de votos

Gabriel Rufián (en el centro) se abraza con Ernest Maragall tras conocerse el escrutinio este domingo.
Gabriel Rufián (en el centro) se abraza con Ernest Maragall tras conocerse el escrutinio este domingo. EL PAÍS

Consulta aquí los resultados de las Elecciones.

Por primera vez en la historia, Esquerra Republicana (ERC) gana unas elecciones generales en Cataluña. La formación liderada por Oriol Junqueras, en prisión preventiva desde hace 542 días, obtuvo 15 escaños y superó el millón de votos (el 24,5% del total). Los republicanos lograron aumentar su presencia en el Congreso de los Diputados, sumando seis escaños. Estos resultados cumplen con el doble objetivo planteado por ERC para estos comicios: superar a Junts per Catalunya de Carles Puigdemont, liderando así el bloque independentista, y tener capacidad de presión sobre un PSOE que necesita apoyos de cara a una posible investidura.

Los republicanos lograron mejorar en más de 381.000 votos su resultado con respecto a las elecciones generales de 2016. Salvo alguna improbable sorpresa, será el único partido catalán con grupo propio en las Cortes. El triunfo es incontestable. Salvo en la demarcación de Barcelona, la candidatura liderada por Junqueras se impuso en todas las provincias catalanas. También, por primera vez, ganó en Barcelona ciudad, pero por un margen muy estrecho de poco más de 2.200 votos.

Con un PSOE necesitado de socios para gobernar, los 15 diputados de ERC serán claves en el baile de pactos que ahora se abre. Ayer, sin embargo, los líderes de ERC pasaron de puntillas sobre qué pedirían a cambio de un eventual apoyo en la investidura. El líder in pectore del partido, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, insistió en su propuesta, pero sin interpelar directamente a Pedro Sánchez: “La única salida es votar un referéndum”.

Durante la campaña, ERC se dedicó a alertar de la posibilidad de un pacto entre el PSOE y Ciudadanos y se autoproclamó como la única formación en Cataluña con capacidad de influenciar en un futuro Gobierno socialista. “El PSOE no hace; se le obliga hacer”, llegó a decir Gabriel Rufián en el debate de TV3. Incluso en el cierre de campaña, Junqueras aseguró a través de una videoconferencia que el PSOE “no es de fiar”.

Con todo, en estos días, los republicanos se han mostrado abiertos a alcanzar un acuerdo con Sánchez; sin “cheques en blanco”, pero sin especificar tampoco sus líneas rojas. “Las urnas han avalado una vez más nuestro proyecto. Hoy [por ayer] también ha ganado la independencia y tenemos un mandato democrático sobre la mesa”, aseguró la secretaria general de Esquerra, Marta Rovira, que hizo una intervención desde Ginebra, donde está huida de la justicia española. En declaraciones a TV3, Rufián advirtió ayer de que la pelota está ahora en el tejado de Sánchez.

A medida que avanzaba el recuento, los cuadros del partido y decenas de militantes ya no pudieron ocultar su alegría. Los asistentes a la Estación del Nord, en Barcelona, gritaban efusivamente cuando en el recuento Bildu le quitaba un escaño al PSOE.

En diciembre de 2017, en las pasadas elecciones catalanas, la Estación del Nord fue el escenario de un duro golpe para los republicanos. Casi todas las encuestas les daban la victoria, pero finalmente la lista de Puigdemont se impuso. Ahora, el resultado es bien distinto y desde las filas republicanas ven desgastado al expresident. Y también se ven con fuerzas para lograr la alcaldía de la capital catalana.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información