Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caos del Govern hunde las expectativas de Puigdemont en las elecciones del 28-A

Esquerra Republicana ganaría holgadamente las elecciones, mientras que los ciudadanos castigan al Gobierno de Torra, según el CIS catalán

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, junto con el expresidente Carles Puigdemont.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, junto con el expresidente Carles Puigdemont. EFE

La sensación de fin de ciclo que vive la política catalana y concretamente el Gobierno de Quim Torra, inmerso en una crisis permanente, ha sumado este viernes un nuevo argumento con una encuesta de la propia Generalitat que, si bien sigue apuntando a un avance del independentismo, reduce drásticamente las opciones de Carles Puigdemont y su sucesor de seguir liderando el discurso político en Cataluña. Esquerra Republicana ganaría hoy holgadamente las elecciones, tanto las autonómicas como las generales, al tiempo que los ciudadanos castigan al Gobierno de Torra, sobre quien hacen recaer los problemas de gestión de la Generalitat.

Con el juicio del procés en el Tribunal Supremo en pleno apogeo y al menos tres convocatorias electorales en marcha, Esquerra Republicana aumentaría su ventaja sobre Junts per Catalunya tanto en unas elecciones generales como en las autonómicas. El partido de Oriol Junqueras casi doblaría en escaños a los sucesores de Convergència Democràtica en el Parlament y está en disposición de conseguir tres veces más escaños que sus rivales en el Congreso.

El sondeo se realizó entre el 4 y el 25 de marzo, coincidiendo con el golpe de mano de Carles Puigdemont para imponer unas listas electorales copadas por él y sus fieles. Por aquellas mismas fechas Oriol Junqueras anunciaba su disposición a encabezar desde la cárcel no solo la lista a las elecciones europeas, sino también la candidatura de las generales. La realización del estudio también ha coincidido con los últimos episodios de crisis del Gobierno catalán, primero con la cuestión de los lazos amarillos que Torra se resistía a retirar y después con el debate sobre la gestión del Govern, empañada por la falta de Presupuestos y el aumento de las listas de espera.

Con este escenario se verán las caras frente a las urnas en las elecciones europeas Puigdemont y Junqueras, los dos líderes sobre cuya estrategia ha pivotado el proceso independentista. Aunque la encuesta no indaga en la intención de voto para las elecciones al Parlamento Europeo sí da pistas sobre las preferencias de los catalanes en generales y autonómicas, además de valorar la gestión de la Generalitat. De entrada Junqueras, que presume de defender una estrategia independentista alejada de la vía unilateral, sigue siendo el líder político mejor valorado en Cataluña (6,37) frente a un Carles Puigdemont que suspende (4,65). Tampoco el representante del presidente huido en Cataluña, Quim Torra, logra levantar cabeza y tiene que conformarse con un 4,5. De lo que no escapan los dos partidos que gobiernan juntos en Cataluña es de un suspenso conjunto por su gestión al frente del Govern. Los catalanes lo valoran con otro 4,5.

Estimación de escaños en el parlamento catalán, según el CEO.
Estimación de escaños en el parlamento catalán, según el CEO.

El resultado es que Junts per Catalunya afronta las próximas campañas electorales con perspectivas poco halagüeñas. Para las generales el sondeo le otorga una nueva bajada. En el Congreso solo conservaría seis o siete de los ocho diputados que consiguió en 2016 en el que ya fue su peor resultado de la historia. Y en unas autonómicas, que no están convocadas pero que los partidos catalanes prevén para otoño, el descalabro sería todavía peor. Se quedaría con entre 22 y 24 de los 34 diputados que logró en las elecciones del 21 de diciembre de 2017. En esos comicios, marcados por la aplicación del artículo 155, Puigdemont dió la vuelta a las encuestas y superó a ERC contra pronóstico, aunque el sondeo de ayer indica que el expresident lo tiene más difícil para repetirlo.

Esquerra, en cambio, vería recompensada su estrategia haciendo bandera de un cierto pragmatismo y alejado de decisiones unilaterales. En unas hipotéticas elecciones al Parlament, el partido de Oriol Junqueras sería la primera fuerza, con entre 40 y 43 diputados —en 2017 obtuvo 32— y un 24,1% de la intención de voto.

Estimación de escaños en el Congreso de los Diputados.
Estimación de escaños en el Congreso de los Diputados.

Los socialistas también aumentan sus expectativas. El barómetro sitúa al PSC en segunda posición entre los partidos catalanes que concurren a las generales. Obtendría entre 11 y 13 escaños (actualmente tiene siete). En el Parlament, el PSC crecería y se situaría justo por debajo de Junts per Catalunya, partido al que disputaría la tercera plaza. Los socialistas pasarían de los 17 diputados a entre 21 y 23.

Ciudadanos, por su parte, el primer partido en Cataluña tras las elecciones de 2017, vería reducida su fuerza de los 36 diputados a entre 28 y 29 escaños. Ocuparía la segunda posición en el Parlament, pero según el sondeo los electores castigan al partido de Inés Arrimadas, que ha ejercido una oposición en la que ha predominado la gesticulación y la confrontación directa. En el Congreso, Ciudadanos —que presenta a Arrimadas como cabeza de lista por Barcelona— mantendría los cinco escaños que ya tiene por Cataluña o ganaría uno más.

Independentismo al alza

Por su parte, Catalunya en Comú Podem mantendría su estatus actual en el Parlament, pero perdería en el Congreso la condición de primera fuerza por Cataluña, y pasaría de 12 a entre 7 y 9 diputados. El PP en Cataluña continúa en caída libre tanto en las generales como en las autonómicas, y el sondeo de la Generalitat da como máximo un diputado a Front Republicà en el Congreso, la escisión de la CUP que se presenta a las generales.

Lo que no cambia en Cataluña es el incremento del sentimiento independentista. La encuesta sitúa el “sí” a la independencia muy cerca de su máximo histórico. A la pregunta de si quiere que Cataluña se convierta en un Estado independiente, el 48,2% de los electores votaría sí, según el sondeo, frente al 44% que lo rechaza. El barómetro también muestra que hay casi un 80% que está de acuerdo con que el futuro de Cataluña pasa por celebrar un referéndum.

Los autores del estudio no dudan del impacto del juicio del procés en la encuesta, que puede tener efecto en las elecciones. Ello se observa no solo en el aumento de las expectativas de ERC, sino también en lo que a inquietudes de los ciudadanos se refiere. En este sentido emerge la preocupación por la “falta de libertades”, propulsada en buena medida por los votantes de ERC, Junts per Catalunya y la CUP. Hasta un 32% de los votantes de ERC dicen estar preocupados por ello frente a solo el 6,5% de los de Ciudadanos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información