Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez pide “llenar las urnas” en su primer gran acto con los candidatos del PSOE en Madrid

El presidente del Gobierno arropa a Pepu Hernández y Ángel Gabilondo, aspirantes a la alcaldía de Madrid y a la Comunidad

Pedro Sánchez junto a Pepu Hernández (a su derecha) y Ángel Gabilondo, en el teatro Goya de Madrid. En vídedo, Pedro Sánchez declara que "el sentido común hoy en España lo representa exclusivamente el PSOE".

El PSOE intenta evitar que se repita el 2 de diciembre, cuando la abstención desalojó a los socialistas de la Junta de Andalucía después de 36 años de Gobierno. Pedro Sánchez encabeza las encuestas para las elecciones generales del 18 de abril, pero en Madrid el reto para el 26 de mayo no es ya no perder votos, sino llegar a instituciones que el PSOE no roza desde hace 30 años en la capital y 16 en la Comunidad. “Urnas vacías significan involución y urnas llenas, progreso para todos”, proclamó este sábado a medio día el presidente del Gobierno en el primer acto de los candidatos en Madrid, en el que llamó a la movilización.

Sánchez advirtió ante medio millar de militantes congregados en el Teatro Goya de Madrid, el mismo donde Pablo Casado presentó a sus candidatos en enero, de que “la derecha está jugando a la abstención, a que no haya movilización”. El candidato a la Alcaldía de Madrid, Pepu Hernández, y a la Comunidad, Ángel Gabilondo, son, según él, la única opción para “garantizar estabilidad, progreso y un proyecto inclusivo” frente a “una derecha partida en tres y una izquierda hecha añicos”.

“Si el sentido común se moviliza, es evidente que el sentido común va a ganar”, dijo el secretario general socialista, que consideró que esa opción la encarna “única y exclusivamente el PSOE”. PP, Ciudadanos y Vox son “la misma derecha con tres siglas”, afirmó. “Antes la ultraderecha tenía un partido que era el PP, ahora es Vox”, dijo Sánchez.

“Todo el que trabaja en Madrid es vecino de Madrid”

Pepu Hernández recordó en su intervención que apenas un kilómetro separa la sede de la Comunidad, en la puerta del Sol, del Ayuntamiento, en la plaza de Cibeles. A pesar de la cercanía física y de que ambas instituciones ocupan edificios dedicados a las comunicaciones —la Casa de Correos y el Palacio de las Comunicaciones, respectivamente— han pasado “décadas dándose la espalda” y sufriendo “el desacuerdo”. Madrid, dijo el candidato, “se merece el acuerdo”.

El exseleccionador también se comprometió a “impulsar la visión metropolitana” que la ciudad necesita. “Todo el que trabaja en Madrid es vecino de Madrid”, dijo, y aseguró que se niega a pensar en la capital sin ellos.

El presidente del Gobierno recordó que su proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019, que no logró el visto bueno del Cogreso, incluían un plan de inversiones para mejorar el sistema de Cercanías en la Comunidad de Madrid. “Habíamos impulsado muchos recursos para mejorar el Cercanías. Yo me comprometo con la Comunidad de Madrid a que, si volvemos a gobernar, ese plan va a estar al servicio de los ciudadanos”, prometió Pedro Sánchez.

El candidato a la Alcaldía de Madrid aseguró que quiere “una ciudad más abierta, más verde y más dinámica” y repitió que las operaciones “Campamento y Chamartín no son laberintos donde perderse, son oportunidades”, para no perder más jóvenes y más niños. Hernández se comprometió a construir “un Madrid que no renuncie a su alma por los desalmados que especulan”. En un intento de cerrar su discurso con un punto de lírica, dijo: “Pongamos que hablo de equipo, pongamos que hablo del PSOE, pongamos que hablo de Madrid”.

“Soy muy consciente de que os vais a dejar la piel para que las urnas se llenen de papeletas con el puño y la rosa”, aseguró el presidente del Gobierno, que se dirigió a los candidatos y a la militancia. “Nos queda un trabajo tan bonito, tan ilusionante como difícil. Un trabajo de movilización espectacular”, coincidió el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, que irá como número tres al Congreso en las listas de Madrid. “No puede quedarse nadie indiferente, no puede quedarse un voto socialista en su casa, porque si no ganamos nosotros, ganan la derecha y la ultraderecha”, añadió.

La tarea para Hernández es hercúlea. El PSOE no gobierna desde la moción de censura contra Juan Barranco en 1989. En 2015 el partido obtuvo apenas un 15,25% de apoyos, y algunos sondeos lo sitúan en el quinto puesto, por detrás de Vox, en las elecciones del 26 de mayo. El exseleccionador de baloncesto, que este sábado se estrenó como candidato oficial una semana después de ganar las primarias con el 64,28% de votos, asumió el reto y se mostró confiado y enérgico en su primer mitin. “Madrid lleva mucho tiempo esperando al PSOE, no le hagamos esperar más”.

Para el candidato a la Alcaldía tampoco pueden esperar “los barrios olvidados más allá de la M-30” o los jóvenes que no pueden acceder a la vivienda. Los madrileños han soportado la “corrupción” de quienes “no merecen el perdón ni el voto” por traer a los fondos buitres, dijo con relación al PP. También se refirió al Gobierno de Manuela Carmena como “los que llegaron con buenas intenciones” pero han dejado “mala ejecución”, según él, porque se han empeñado “en mirarse el ombligo y se han olvidado de los ciudadanos”.

“El enemigo”

El candidato independiente asegura que en el partido socialista se siente “en casa”. El exseleccionador aseguró que para él, “el enemigo no es la derecha, el enemigo se llama machismo, desempleo, inseguridad, pobreza”. “Me niego a que en Madrid exista pobreza infantil”, dijo, y prometió dejarse “la piel” para ganar con el PSOE. “Solo os pido que salgáis a jugar y ganar este partido conmigo”, dijo apelando también a la movilización.

Gabilondo parte de una posición mucho más aventajada en la carrera hacia la Comunidad, donde la última vez que el PSOE rozó el poder, en 2003, lo perdió por los tránsfugas del tamayazo. El exministro de Educación tuvo un 25,5% de apoyos en las elecciones de 2015 y algunas encuestas le dan como ganador ahora, aunque la candidatura de Íñigo Errejón con Más Madrid pretende ganarse a parte de su electorado.

El portavoz socialista en la Asamblea prometió una “campaña firme pero ponderada”, lejos de la “algarabía”. Como si estuviese en una clase magistral, el catedrático de Filosofía explicó que “una política con intención de escarmentar, acaba siendo un chisgarabís”. “No esperen de mí ni zascas ni dar leña. Lo siento, no lo sé hacer”, dijo con calma el interviniente que más aplausos y risas arrancó.

El candidato a la Comunidad recordó que en Madrid el riesgo de exclusión es del 20,6%, que uno de cada cinco madrileños vive en riesgo de pobreza, y que el 45% de estos sufre pobreza severa. Es la comunidad, dijo, con el mayor PIB de España y los sueldos más elevados, “pero cuenta con una diferencia entre los [salarios] altos y bajos que a cualquiera que tenga sensibilidad social, alma y cuerpo de ser humano, esto le parece insoportable”.

Gabilondo avisó también, como los demás: “Si no gobernamos nosotros, que se sepa que lo harán otros”. Hernández se atrevió a augurar que “el filósofo y el deportista” firmarán el éxito del PSOE en Madrid el 26 de mayo.

"Una España donde quepamos todos y todas"

Pedro Sánchez sostiene que va a "seguir gobernando hasta el último minuto de la legislatura" mediante decretos ley ante los vetos de la Mesa del Congreso. Para el presidente, emplear esa fórmula "es accesorio". "¿Quieren o no el permiso de partenidad de 12 semanas en 2020 y 16 en 2021? ¿Por qué lo que son buenas noticias para el país son siempre malas para Ciudadanos y PP?", se preguntó, y les acusó de "hacer oposición a los españoles". Junto a Sánchez, en primera fila, se encontraban las ministras Isabel Celáa, Reyes Maroto y Dolores Delgado.

En las elecciones generales del 28 de abril, según el presidente del Gobierno, "nos estamos jugando qué modelo de país queremos, una sociedad donde progresen todos y todas o solo unos pocos a costa de la mayoría". El PSOE quiere, según Pedro Sánchez, una "España integradora, que no excluya, donde quepamos todos y todas", frente al "cordón sanitario" de Rivera al PSOE y a "los millones de españoles que le han votado durante décadas".

"La España que nosotros queremos no se reduce a la plaza de Colón, que no pudieron ni tan siquiera llenar", dijo Sánchez sobre la manifestación convocada por la derecha por "la unidad de España", el pasado mes de febrero. Frente a la foto de los líderes de la derecha, el presidente destacó las plazas que estuvieron a rebosar de feministas el 8 de marzo, a las que se ocupan cada Primero de Mayo reivindicando un trabajo digno, y a las que se llenaron este viernes por jóvenes que piden acciones para proteger el clima, a quienes el presidente ha prometido "solidaridad intergeneracional". El secretario general socialista también mencionó a quienes "no se manifiestan con las palabras, sino con el silencio", como los mayores que viven solos, las mujeres víctimas de violencia machista que aún no han denunciado, los niños que sufren probeza y los parados de larga duración.

Contra la desigualdad que denuncian Pepu Hernández y Ángel Gabilondo, el presidente del Gobierno defendió sus "viernes sociales", y las medidas de su gobierno en materia de pensiones y de empleo, como la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros y el decreto contra la desigualdad salarial.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información