Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alianza de Errejón y Carmena revoluciona la lucha por el poder en la Comunidad de Madrid

La izquierda llegará a las elecciones partida en al menos tres partes: PSOE, Podemos y Más Madrid

La alianza electoral que anunciaron ayer Íñigo Errejón y Manuela Carmena provocó un terremoto político con graves réplicas para los intereses de PSOE, Podemos e IU. La entrada de Más Madrid en la batalla electoral autonómica sumió en el caos las negociaciones abiertas entre estos dos últimos partidos para fundirse en una sola lista en las elecciones, por lo que propició que pueda haber hasta cinco ofertas de izquierdas en mayo —PSOE, Más Madrid, Podemos, IU y Equo—. Tras casi 25 años de gobiernos del PP, estos partidos se preparan para los comicios sabiendo que su división ya provocó en 2015 que la formación conservadora continuara en el poder. Entonces, IU sumó 132.000 votos pero no logró representación, lo que permitió gobernar a Cristina Cifuentes con el apoyo de Ciudadanos.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, saluda cariñosamente a Íñigo Errejón, en la más reciente celebración del Dos de Mayo, día de la Comunidad de Madrid.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, saluda cariñosamente a Íñigo Errejón, en la más reciente celebración del Dos de Mayo, día de la Comunidad de Madrid.

Errejón amanece ayer como candidato de Podemos a presidir la Comunidad y se acuesta convertido en el aspirante de Más Madrid, sabiendo que Pablo Iglesias presentará su propia lista autonómica con las siglas de Podemos, y manteniendo la duda sobre su continuidad en el partido que ayudó a fundar. En solo 12 horas, el diputado comprueba todos los riesgos que conlleva su decisión de ampliar el proyecto de la plataforma de Manuela Carmena al ámbito autonómico. Al apostar su supervivencia política a encabezar un movimiento que trascienda las siglas tradicionales para atraer a más votantes, Errejón afecta a la estrategia del resto de partidos y marca a fuego el escenario electoral en Madrid. La izquierda llegará a los comicios de mayo partida como poco en tres, porque PSOE, Más Madrid y Podemos —que negociará su confluencia con Equo e IU— presentarán sus propios candidatos.

"A la derecha le sienta mejor la división, la fragmentación y la polarización que a la izquierda", advierte Ángel Valencia, catedrático de ciencia política de la universidad de Málaga, en referencia al pacto de PP, Ciudadanos y Vox para gobernar en Andalucía. "El gran problema es cómo va a decidirse el votante de izquierdas", argumenta. "En ese contexto, la plataforma puede ser un salto adelante, una solución creativa, una coalición en la que Errejón se asocia a Carmena y a través de ella ofrece una imagen de autenticidad", añade. "Es una salida hábil en este escenario más heterogéneo, fragmentado y volátil".

Todo ocurre así. El lunes, Errejón se entera a través de los periodistas de que la dirección de Podemos ha aceptado que Sol Sánchez (IU) sea la número dos de su lista de confluencia. Al tiempo, constata que considera indefendibles algunas de las propuestas que preparan los dos partidos para su programa electoral. Eso acelera el anuncio de su proyecto con Carmena, que coloca a la izquierda frente al abismo: que Podemos e IU se presentaran por separado en 2015 ya impidió que hubiera un gobierno alternativo al del PP.

"Una de las lecciones que sacó Podemos del 2015, y que se ha asentado con el paso del tiempo, es que su marca está un poco más dañada que el proyecto al que aspiraba a representar", recuerda el politólogo José Fernández-Albertos sobre las elecciones generales y autonómicas de hace cuatro años. "Cuando van con marcas más amplias, tienden a generar menos rechazo. Es lo que subyace en este movimiento", añade sobre la decisión de Errejón, que ha preferido rehuir unas siglas que cotizan a la baja. "Pero por culpa del resultado autonómico de IU en 2015, cuando logró el 4% de los votos en Madrid pero no consiguió representación, el PP y Ciudadanos conservaron el gobierno", recuerda Fernández-Albertos. Y subraya: "La división de la izquierda condicionó el resultado en 2015 y lo podría hacer en 2019. Eso es lo peligroso".

"Hay dos motivos por los que la división puede perjudicar", abunda la politóloga Berta Barbet. "El sistema electoral la castiga, sobre todo en las generales, y puede desmovilizar al electorado al dar la sensación de que son incapaces de generar un proyecto viable. El votante quiere una opción que le represente bien, no quince".

La irrupción de Vox

El comunicado que emitieron ayer los nuevos socios avanza cómo lucharán Errejón y Carmena contra esa posible desmovilización de su electorado. Para ganar las elecciones de mayo, Más Madrid tiene que vencer primero en la batalla de la izquierda. Y para lograr eso, sus impulsores apelan a las emociones del "abrazo entre dos generaciones", llaman a cuidar la democracia, y convocan a luchar contra "un cuarto de siglo de desgobierno, desigualdad y saqueo" por parte del PP.

"Desde el punto de vista formal, la carta me parece una obra maestra", explica Gustavo Entrala, especialista en comunicación. "Carmena habla de Vox, cuya irrupción es el telón de fondo de su apuesta, pero no lo mencion a en ningún momento de la carta. La suya es una confrontación suave y amable", añade. "Y enlaza muy bien su personalidad con la figura de Errejón: aquí usa el término intergeneracional como expresión brillante de la diversidad, de la inclusión, de un proyecto 'de la gente", sigue. Y remata: "La carta habla de enfatizar el papel de las personas por encima del que tienen las siglas. Y pienso que podríamos conectar esa propuesta con una realidad: en la era digital hemos perdido la confianza en las estructuras y estamos apostando más por seguir a personas concretas".

Diputados de Podemos

Así, la elección de Errejón coloca ante una decisión peliaguda a los diputados autonómicos que ahora representan a Podemos en la Asamblea. Deben elegir entre seguir al líder o mantenerse en el partido. En juego está su supervivencia política. Y todos saben cuáles son los riesgos de enfrentarse al poder orgánico nacional —que representan Pablo Iglesias y Pablo Echenique— y al regional —que personalizan Ramón Espinar y Julio Rodríguez—, porque ya hay un precedente en Madrid. Los seis ediles de la capital que han decidido sumarse al proyecto de Carmena sin pasar por las primarias de su partido han sido expedientados por Podemos. Sin embargo, ayer una mayoría de los diputados del grupo parlamentario de Podemos reaccionaron apoyando a Errejón.

"En 2015 ganamos la ciudad de Madrid para la gente", recordó la portavoz parlamentaria de Podemos, Clara Serra, sobre Ahora Madrid, que quedó segunda en las elecciones y logró la alcaldía con el apoyo del PSOE. "En 2019 tenemos la obligación de recuperar la Comunidad de Madrid, sumando todas las fuerzas posibles", siguió en un mensaje difundido en sus redes sociales. "¡Allá vamos!".

"Es una gran noticia para seguir avanzando en derechos, justicia, democracia y honestidad en toda Madrid frente a la alianza de la corrupción y el odio", valoró el diputado Hugo Martínez Abarca.

"Estamos ante un ciclo político nuevo que requiere valentía y audacia", escribió el también diputado Eduardo Rubiño en sus redes sociales. "Errejón y Carmena dan un paso fundamental frente a los retos que tenemos. ¡Vamos!", exclamó.

El tono celebratorio recalcó que Errejón ha cambiado el paso de la guerra interna que se disputa en Podemos. Ya no tiene que adaptar su proyecto al de Iglesias. Ahora lleva la iniciativa. Y empieza una aventura: unir a la izquierda justo cuando está más dividida que nunca.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información