Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estudiantes lideran las protestas de una huelga que no logra paralizar Cataluña

El paro se deja notar con cortes en carreteras, vías de tren y manifestaciones pero el seguimiento es bajo en industria y comercio

Una comerciante embarazada se enfrenta a los piquetes de los CDR en Barcelona.

Cataluña afronta este jueves una nueva huelga general de marcado carácter político, esta vez como protesta contra el juicio a los dirigentes del procés.  El paro ha sido convocado por el sindicato minoritario CSC y no cuenta con el apoyo de las principales centrales sindicales, aunque sí de varias entidades independentistas y del Gobierno catalán. Pese a las llamadas del Govern a la "movilización permanente" solo ha parado el 23,6% de los trabajadores de la Generalitat, según datos del Departamento de Trabajo. Los servicios públicos, los grandes comercios y las principales industrias funcionan con normalidad esta mañana pero sí ha habido problemas de tráfico por los cortes provocados por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR). Los Mossos d'Esquadra han detenido a cuatro personas: una en Barcelona, otra en Gurb y dos más en Tarragona, todas ellas por atentado a la autoridad. Una manifestación estudiantil ha acabado con el corte de las vías de la estación de plaza de Catalunya de Barcelona.

El paro se ha dejado notar en las carreteras, donde los cortes han durado hasta primera hora de la tarde, y también en las diversas manifestaciones convocadas por los estudiantes que se celebran en Barcelona y en el resto de las provincias. En Girona, 9.000 personas protestan frente a la subdelegación del Gobierno, informa Marta Rodríguez. En la capital catalana, los manifestantes han ocupado durante dos horas  las vías del tren en la plaza de Cataluña. Eso ha obligado a la Generalitat a activar el plan Ferrocat por afectaciones en el servicio de las líneas de Rodalies (Cercanías) 1, 3 y 4. En las inmediaciones se han producido algunas cargas de Mossos contra los manifestantes.

A media mañana estaban cortadas una decena de carreteras. Las principales son las C-16 en Berga (Barcelona), la C-17 en Gurb (Barcelona) y la N-II en Sant Julià de Ramis (Girona). En Barcelona, varias personas han cortado puntualmente la Gran Vía a la altura de La Campana y Glòries, además de la avenida del Paralelo. Los Mossos han restablecido la circulación en la Gran Vía y han encapsulado a varios de los manifestantes. Hay cerca de una decena de puntos con cortes intermitentes que afectan a diversas líneas de autobuses. La movilidad en el área metropolitana de Barcelona es hoy un 13,7% menor a la de un jueves convencional según el Servei Català de Trànsit.

Una mujer embarazada se enfrenta a los manifestantes en Terrassa ver fotogalería
Una mujer embarazada se enfrenta a los manifestantes en Terrassa

El transporte público está funcionando por encima de los servicios mínimos establecidos por la Generalitat. La red de metro de Barcelona ofrece entre el 60% y el 100% de su servicio habitual. Según los servicios mínimos decretados por la Generalitat, Rodalies y trenes regionales de Renfe funcionarán hoy al 33% durante todo el día, mientras que los trenes de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya lo harán al 50% en las horas punta (de 6.30 a 9.30 y de 17.00 a 20.00) y al 25% el resto del día. Son los mismos servicios mínimos establecidos para metro, bus y tranvía. Estaban previstas dos manifestaciones principales en Barcelona, una a mediodía convocada por los estudiantes, y otra, que se espera que sea masiva, a las seis de la tarde.

A falta de los datos oficiales del Departamento de Trabajo, la huelga ha tenido un seguimiento elevado en las universidades (67,4%) y del 28% en escuelas e institutos. El sindicato mayoritario en la enseñanza pública no obligatoria, Ustec, ha sido una de las centrales convocantes del paro. Su portavoz, Ramon Font, ha asegurado que la incidencia "ha sido muy alta" entre los docentes.

En la escuela Vedruna Gràcia, un centro privado de primaria y secundaria concertado con la Generalitat, alrededor del 50% de los profesores y el 50% de los alumnos que tienen derecho a huelga (a partir de tercero de la ESO) secundaron el paro, según un trabajador del centro. Los servicios mínimos funcionan con normalidad y no se ha producido ninguna incidencia, ha indicado este empleado. En la escuela pública de primaria Rius i Taulet, solo 11 de los 30 docentes secundaron el paro.

En las universidades también se ha notado especialmente el seguimiento. Convocados por la plataforma Unis per la Republica, que aglutina a varios colectivos estudiantiles independentistas, los estudiantes han vaciado las aulas en numerosas facultades. En la Universidad de Girona el seguimiento ha sido masivo, según ha informado la institución. En la Universidad Politécnica de Cataluña, donde los paros no suelen tener un seguimiento tan alto como en otros centros, hubo "menos afluencia de lo normal" en las clases, ha indicado una portavoz. "Solo incidentes a primera hora en la facultad de industriales que cortaron el acceso a las aulas", ha añadido. En la Universidad de Barcelona, el seguimiento también ha sido mayoritario. "En muchos casos no se han impartido las clases y en algunos centros puntuales, como Economía o Ciencias de la Tierra, las clases se han mantenido en un porcentaje del 50%", ha confirmado una portavoz.

Poca incidencia en los centros sanitarios

En los centros sanitarios, en cambio, la huelga apenas se ha notado. Los principales hospitales de Barcelona, como Vall d’Hebron, el Clínic o el hospital del Mar, ni siquiera han tenido que reprogramar actividad, una medida que se suele tomar en días de huelga para sortear la ausencia de personal. Tampoco en el Josep Trueta de Girona se han registrado incidencias y la actividad se ha desarrollado de forma normal. Una portavoz del Sistema de Emergencias Médicas también ha indicado que todas las unidades están operativas y que no se ha producido ningún incidente relevante, informa Jessica Mouzo.

 Algunas de las principales plantas industriales de Cataluña, como la de Seat en Martorell (Barcelona) o la planta de Nissan en la Zona Franca, funcionan con normalidad pese a la huelga, informa Dani Cordero. Los comercios en el centro de Barcelona han abierto sus puertas como un día normal, informa Grego Casanova. 

La huelga ha sido posible gracias a la convocatoria del sindicato Intersindical-CSC, que agrupa solo a 321 de los 50.000 representantes sindicales que hay en Cataluña, pero que cuenta con el apoyo de entidades independentistas, sindicatos minoritarios y del propio Gobierno de la Generalitat, que ha cancelado todos los actos públicos de los consellers para animar a la movilización. Los grandes sindicatos, CC OO y UGT, no secundan este paro.

Seguimiento de la huelga

Por la tarde, el Departamento de Trabajo ha confirmado un seguimiento desigual de la huelga en los distintos sectores:

Transporte de viajeros. El paro de los trabajadores de transporte ha representado el 12,15% en el metro, del 4,2% en los autobuses, del 8,08% en los Ferrocarrils de la Generalitat, del 2,83% en los trenes de Renfe. En las oficinas de la Autoritat Transport Metropolità (ATM) de Barcelona el paro ha sido del 67,86%.

Enseñanza. La huelga fue secundada por el 27,87% de los trabajadores.

Universidades. El paro fue apoyado por el 67,45% de los estudiantes.

Salud. Apenas el 7,52% de los sanitarios hicieron huelga.

Comercio. El paro fue apoyado por el 30% de los trabajadores del sector.

Función pública. Pese al aliento del Govern a la huelga, solo fue secundada por el 23,66% de los trabajadores públicos.

En el registro de la convocatoria de la huelga, Intersindical-CSC alegó exigencias laborales, como la derogación de la reforma laboral o el aumento del salario mínimo. Pero a nadie se le escapa la motivación política de esta huelga, que el sindicato aplazó —en un principio estaba convocada para el 7 de febrero— para que coincidiese con el juicio del procés. En los llamamientos a secundar la huelga, el sindicato clama por la defensa del derecho a la autodeterminación y contra el enjuiciamiento de los políticos presos.

Pese a su reducida dimensión, la Intersindical-CSC ha cosechado muchas simpatías en el independentismo. El sindicato está en la órbita de la CUP. Su secretario general, Carles Sastre, es un conocido exmiembro de los grupos terroristas EPOCA y Terra Lliure durante los años setenta y ochenta, que fue condenado a 48 años de cárcel por pertenencia a banda armada y asesinato.

Intersindical-CSC ha sido el sindicato que ha estado detrás de varias protestas independentistas, incluido el “paro de país” del 3 de octubre de 2017. Ese día, la Generalitat secundó el paro y no descontó del sueldo de sus trabajadores el día de huelga. En esta ocasión, el Govern asegura que sí descontará la retribución correspondiente a la huelga.

El Gobierno catalán apoya activamente el paro de hoy. Tanto el presidente, Quim Torra, como sus consejeros han cancelado toda su actividad pública. El pleno del Parlament que estaba previsto para hoy también fue trasladado a la próxima semana, lo que ha motivado quejas de los partidos de la oposición.

 

Por la tarde, miles de personas secundaron las manifestaciones convocadas en las diferentes ciudades catalanas. En Barcelona, la marcha unitaria apoyada por partidos y entidades soberanistas, además de los sindicatos impulsores de la huelga, ha congregado a unas 40.000 personas, según la Guardia Urbana, cifra que los organizadoreselevan a 200.000.

Otra de las manifestaciones más multitudinarias de esta jornada ha sido la de Girona, donde unas 70.000 personas, según estimaciones de la Policía Local y los Mossos d'Esquadra, han salido a la calle.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >