Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Govern se vuelca con la huelga por el juicio y anula su agenda

La protesta, convocada por Intersindical-CSC el 21 de febrero, cuenta con el apoyo de Ustec y otras plataformas, pero no de CC OO y UGT

Huelga general del 21 de febrero de 2019
Cortes de tráfico durante la huelga general del 8 de noviembre de 2017.

La afectación que tendrá en los centros de trabajo la huelga general convocada para el próximo 21 de febrero se prevé mínima. El parón, organizado para protestar contra el juicio del procés, está convocado por sindicatos minoritarios y no tiene el apoyo de las grandes centrales, CC OO y UGT. Pero este martes ha recibido un espaldarazo del Gobierno catalán, que ha decidido cancelar los actos públicos de los consejeros durante ese día para apoyar la protesta. Esta decisión se suma a la que tomó la mayoría independentista de la Mesa del Parlament, que aplazó el pleno de esta semana para no coincidir con la huelga.

La huelga convocada por Intersindical-CSC para este jueves tiene en la retina el recuerdo del llamado “paro de país” del 3 de octubre de 2017. Ese día, en protesta contra la actuación de las fuerzas policiales durante el referéndum del 1 de octubre, sindicatos, entidades, universitarios y hasta los comercios secundaron una huelga que paralizó Cataluña. Y contaron con un aliado de lujo: la propia Generalitat, que permitió a sus trabajadores secundar la huelga y, con la fórmula del paro de país, no les descontó el sueldo correspondiente al día de protesta.

Por ahora no se ha llegado a este extremo en la huelga de este 21 de febrero, pero la protesta ha recibido el impulso institucional. Este martes el consejero de Interior, Miquel Buch, ha informado de que los miembros del Govern despejarán su agenda durante ese día y cancelarán sus actos públicos.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo ejecutivo, Buch (que ha actuado de portavoz en ausencia de Elsa Artadi, que se encontraba en Madrid para apoyar a los acusados en el juicio) ha subrayado que el Govern “respeta el derecho a la huelga de los catalanes” y que, en el caso de esta huelga general, los miembros del ejecutivo catalán son aún “más sensibles” al producirse mientras se celebra en el Tribunal Supremo el juicio contra los líderes del procés.

El único consejero que mantendrá su agenda pública será el titular de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Chakir el Homrani, que, ha explicado Buch, deberá “hacer seguimiento” de la afectación del parón en los centros de trabajo. También el propio Buch, como titular de Interior, estará sujeto a la necesidad de ocuparse de las posibles emergencias y cuestiones de seguridad derivadas de la movilización. El conseller ha asegurado que, pese a que vaciarán sus agendas, los miembros del Govern no prevén participar de las movilizaciones convocadas ese día.

La decisión del Ejecutivo catalán se suma a la que tomó la Mesa del Parlament la semana pasada. La mayoría que conforman los partidos independentistas aprobó que el pleno que estaba previsto para esta semana se aplazase al martes y miércoles de la semana pasada, con el objetivo de no coincidir con la huelga. Esta decisión motivó que el grupo de Ciutadans pidiera otra vez la renuncia del presidente del Parlament, Roger Torrent.

La huelga está convocada por el sindicato independentista Intersindical-CSC, y cuenta con el apoyo de otros sindicatos minoritarios. El paro se desarrolla en un contexto de elecciones sindicales, en las que Intersindical-CSC, muy presente en las movilizaciones independentistas de los últimos años, puede ganar terreno a sus competidores en algunos sectores. Es el caso de Educación, donde puede adelantar a Ustec, un sindicato que también se ha sumado a la huelga de este jueves. El parón cuenta además con el apoyo de plataformas de estudiantes, como SEPC y Unis per la República, con lo que se prevé una importante movilización del sector estudiantil.

Servicios mínimos

El departamento de Trabajo de la Generalitat ha decretado los servicios mínimos. En transporte, Rodalies y trenes regionales de Renfe funcionarán al 33% durante todo el día, mientras que los trenes de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya lo harán al 50% en las horas punta (de 6.30 a 9.30 horas y de 17.00 a 20.000 horas) y al 25% en las horas valle. El metro, el tranvía y los autobuses TMB operarán en el mismo régimen, mientras que el resto de transporte de viajeros urbanos e interurbanos y el servicio de autobús que une la ciudad con el Aeropuerto de Barcelona ofrecerán la mitad de su servicio habitual.

En la sanidad, el servicio de urgencias y las unidades especiales mantendrán su funcionamiento habitual. En educación, los centros docentes públicos y privados no universitarios y las guarderías contarán con una persona del equipo directivo por centro de trabajo, y se añadirá un docente por cada seis aulas de enseñanza Infantil y Primaria; un profesor por cada cuatro aulas en los centros de educación especial, y un tercio de la plantilla en las guarderías.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >