Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo plan del Cabanyal quiere recuperar de 2.000 a 3.000 vecinos

Los redactores elaboran un proyecto con 800 nuevas viviendas públicas, sin desarrollismos y con un crecimiento de la población del 8%

El concejal de Urbanismo de Valencia, Vicent Sarrià, con uno de los planos del plan del Cabanyal.
El concejal de Urbanismo de Valencia, Vicent Sarrià, con uno de los planos del plan del Cabanyal.

El nuevo Plan Especial del Cabanyal, alternativa al del anterior Gobierno local que proponía la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez hasta el mar a costa de decenas de derribos en este barrio de Valencia, se propone recuperar un 8% de su censo y alcanzar hasta los 29.000 habitantes con la construcción de nuevas viviendas, la rehabilitación de las existentes y la edificación de los solares.

Este barrio alcanzó en 1970 su apogeo poblacional con un censo de 32.312 vecinos, población que se ha visto reducida hasta la actualidad a las 26.700 personas. La idea es atraer de 2.000 a 3.000 vecinos estables y alcanzar un censo de 29.000 vecinos.

El concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià, acompañado de los dos redactores del plan, Gerardo Roger y Luis Casado, ha explicado los pormenores y la hoja de ruta del proyecto: se votará en el próximo pleno municipal, luego se expondrá al público durante 45 días, volverá al Ayuntamiento en abril para su aprobación provisional y se enviará a la Generalitat para el visto bueno definitivo.

El documento prevé la construcción de 274 viviendas libres en el PAI de Eugenia Viñes o Entorno de las Piscinas -que se hereda de la etapa anterior- y en las nuevas unidades de ejecución se prevén 288 viviendas de protección oficial (60%) y otras 192 (40%) serán libres. Además, sobre suelo público están previstas otros 288 alojamientos de alquiler para mayores de 65 años, menores de 35 y colectivos vulnerables.

Los redactores no quieren que el Cabanyal-Canyamelar se convierta "en un barrio de loft" y serán los actuales habitantes de la zona los destinatarios en su mayor parte de la vivienda protegida. Los bloques portuarios, visibles desde cualquier punto del barrio por su altura, serán derribados en un plazo de tres años y sustituidos por dos edificios de cuatro alturas (una menos que la actual). "Con ello evitamos también la gentrificación del barrio", ha precisado Roger.

El plan reorganiza el final de la avenida de Blasco Ibáñez, que acaba en una rotonda en cuyo centro está la estación de Renfe, en un área ajardinada donde se pacificará el tráfico y se ubicarán las paradas de autobuses, que deberá decidir la EMT. En materia de movilidad, la intención del Ayuntamiento es reducir el tránsito de coches por el centro histórico protegido para que la gente recupere el espacio público.

Desde el punto de vista patrimonial, está prevista la inclusión en el catálogo de bienes edificios y elementos olvidados y la actualización de los no existentesrá sus equipamientos públicos, con 109.880 m2 más de zonas verdes, un parque de más de 800 viviendas de titularidad pública, limitación de alturas y del número de aparcamientos turísticos, nuevos espacios protegidos y cinco aparcamientos en altura.

Se trata, según Sarrià, de un documento "histórico", cuyo objetivo es la regeneración urbanística y mejora de la calidad de vida en el Cabanyal mediante la recuperación de su conexión con el mar, el aumento de población, la construcción de nuevas viviendas y la recuperación del espacio público y del patrimonio.

Otro de los aspectos destacados por Sarrià es que este plan "permitirá desbloquear con un proyecto actualizado y modernizado el PAI de Eugenia Viñes, completar el parque de Doctor Lluch y resolver de una manera satisfactoria la conexión de Blasco Ibáñez con el conjunto del Cabanyal".

Según Sarrià, el régimen de alturas se mantiene en tres -planta baja y dos alturas-, salvo en algunas zonas de ensanche y, por último, en cuanto a la limitación de viviendas turísticas será del 10 % en la zona de Doctor Lluch hacía Serrería, del 30% en Serrería hacia el mar, y del 40% en el PAI de Eugenia Viñes "para evitar saturación y concentraciones indeseadas".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información