Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodalies se lleva la mayor parte del presupuesto del Estado en Cataluña

La red de corta distancia recibe 650 millones y el corredor mediterráneo, 394 millones

Pasajeros en la estación de Sants, ante un tren de Rodalies.
Pasajeros en la estación de Sants, ante un tren de Rodalies.

El proyecto de Presupuestos generales del Estado para este año prevé una inversión de 2.051 millones de euros para Cataluña (más 200 que se transferirán a la Generalitat). Las infraestructuras captan la mayor parte de las inversiones reservadas para Cataluña, más de 1.850 millones son por este concepto. La red de Rodalies, que da servicio a 120 millones de pasajeros al año y que frecuentemente es foco de atención por sus incidencias y retrasos, capitalizará buena parte de la inversión. El ministro de Fomento, José Luís Ábalos, anunció este lunes que esa red recibirá en torno a 650 millones de euros de la inversión.

El proyecto presupuestario del Gobierno socialista establece sobre la red de Cercanías en Cataluña que “se continuará con los estudios de planificación de varias actuaciones en la red”, pero sin más concreción. Aún en materia ferroviaria, el Corredor del Mediterráneo recibe una reserva de 394 millones de euros para adelantar actuaciones de manera paralela en Cataluña y Valencia.

La provincia de Barcelona es, con diferencia, el territorio que más inversión recibe. El proyecto de presupuestos prevé 25 millones de euros para la mejora de los accesos ferroviarios definitivos al puerto de Barcelona. La semana pasada, la presidenta de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB), Mercè Conesa, pedía que el 2019 sea un “año clave” para que el proyecto de accesos ferroviarios sea “una realidad”. Conesa hacía estas declaraciones después de reunirse con la presidenta de Puertos del Estado, Ornella Chacón.

Por su parte, el aeropuerto de El Prat tiene reservados casi 80 millones de euros de inversión para gestión operativa y actuaciones en materia de seguridad. A la espera de que se defina la construcción de la nueva terminal, pensada para vuelos intercontinentales, el segundo mayor aeropuerto de la red de Aena recibirá más recursos para mejorar su conectividad: 64 millones de euros a cuenta de los trabajos que se están realizando para que la lanzadera ferroviaria una el centro de Barcelona con la terminal 1 del aeropuerto. La documentación hecha pública ayer por el Gobierno señala que en 2020 se habrán concluido las obras.

La movilidad en transporte público por la capital catalana también recibe una inyección económica por parte del ejecutivo socialista: la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona recibirá ayudas por valor de 149 millones de euros, una cifra superior a la que recibirá el Consorcio de transportes de MAdrid (127 millones). La mejora, de 42 millones respecto a 2018, era un argumento que defiende Catalunya en Comú para que el independentismo apoye los Presupuestos.

El enlace de la AP-7 con la A-2 a la altura de Castellbisbal (donde ahora hay un viaducto que acaba en el aire) tendrá una partida de 9 millones este año si bien la obra, parada desde 2010, no acabará hasta 2021.

En Tarragona se prevén 206 millones de euros en inversiones en infraestructuras, de los que una parte importante son para eliminar residuos. En concreto, 31 financian la descontaminación del embalse de Flix y otros seis millones son para Enresa, para la gestión de residuos radiactivos de las plantas nucleares que operan en la demarcación. El Autoridad Portuaria de Tarragona, con 24,7 millones, es la entidad pública que se lleva una mayor dotación presupuestaria. Se urbanizará el muelle de la Química y se harán actuaciones para mejorar la accesibilidad ferroviaria. Las carreteras del territorio, como la N-340 y la A-27 entre Valls y Montblanc, recibirán partidas menores.

En Lleida, el proyecto de presupuestos generales prevé invertir 36,1 millones de euros. Destacan actuaciones por valor de más de 12 millones en carreteras, como la A-2 y la N-240, y una partida similar para la mejora de infraestructuras e instalaciones ferroviarias, a cargo de Renfe y Adif. Las cuentas también prevén destinar 2,9 millones al canal Segarra-Garrigues y 200.000 euros a la restauración de la Seu Vella de Lleida.

En Girona, el gobierno prevé una inversión de 107,2 millones de euros. Las interminables obras de la carretera N-II concentran el principal gasto en materia de infraestructura viaria, tanto en su tramo sur, entre Tordera, Maçanet de la Selva y Sils, como al norte, entre Medinyà y Orriols.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información