Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau advierte a Torra de que no votará otra subida del precio del transporte

La alcaldesa de Barcelona busca retratar al Gobierno catalán pero no tiene suficiente fuerza para frenar la subida de la Generalitat

La teniente de alcalde de Barcelona Janet Sanz, el conseller Damià Calvet, la alcaldesa, Ada Colau, y el secretario de Vivienda de la Generalitat, Agustí Serra.
La teniente de alcalde de Barcelona Janet Sanz, el conseller Damià Calvet, la alcaldesa, Ada Colau, y el secretario de Vivienda de la Generalitat, Agustí Serra. Europa Press

Se aproxima el fin de año y con él la última reunión del consejo de administración de la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) en la que se decidirán los precios del bus y el metro (entre otras formas de transporte público) del próximo año. En ese contexto, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha lanzado una advertencia al Govern de Quim Torra: no aceptará otra propuesta que no sea la de la congelación de las tarifas en 2019. "Este año se han de congelar tarifas. Con nosotros no contarán para una subida de tarifas", ha dicho en una entrevista en el programa Aquí, amb Josep Cuní de Cadena Ser Catalunya. En la reunión del pasado año se aprobó una subida de los precios del 2%

El ultimátum de Colau, no obstante, tiene un problema. La Generalitat controla la ATM con un 51%, por lo que la oposición al aumento tarifario anunciada no tendrá más efectos que el retrato del Gobierno catalán. El Ayuntamiento de Barcelona y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) están en minoría en la ATM, por lo que sus votos no bastarán para frenar la propuesta que llegue del Departamento de Territorio.

Con sus palabras de hoy, Colau ha querido volver a incidir en el hecho de que las dos formaciones que gobiernan la Generalitat, Junts per Catalunya y ERC, se impliquen en la negociación de los Presupuestos, en los que Podemos presionó al Gobierno de Pedro Sánchez para que incluyera un aumento de 42 millones de euros de la aportación del Estado a la financiación del transporte público en Barcelona. Esa cifra se ha sido reduciendo en los últimos años.

En el Gobierno catalán existen profundas reticencias a aprobar los Presupuestos Generales. Más allá de una posible negociación, desde Junts per Catalunya y ERC consideran que no se dan las circunstancias de un apoyo presupuestario, pese a que sí se apoyó la moción de cesura a Mariano Rajoy. Ya lo dijo el consejero de Territorio, Damià Calvet, durante la presentación de una rebaja tarifaria para el transporte público en algunos municipios del Área Metropolitana de Barcelona. Pese a las presiones que recibió de la teniente de alcalde de Barcelona, Janet Sanz, y del alcalde de Sant Joan Despí, Antoni Poveda, respondió: "Ponemos por delante la actual situación política excepcional". Esa ha sido una de las quejas de Colau hoy cuando ha afirmado: "Que se dejen de simbolismos y declaraciones inflamadas". Por ello, la alcaldesa ha emplazado a las dos formaciones independentistas a "negociar", porque "es parte de la obligación de gobernar. Has de defender a los catalanes en su día a día".

De hecho, Colau llama a una aprobación cruzada de tres presupuestos públicos a través de un acuerdo entre el PSOE, Podemos, Junts per Catalunya y ERC; los del Estado, los de la Generalitat y los de Barcelona.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información