Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La negociación entre el Gobierno y la Generalitat se abre hoy con los asuntos económicos

La ministra Meritxell Batet presidirá la Comisión Bilateral

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, junto al vicepresidente Pere Aragonès.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, junto al vicepresidente Pere Aragonès.

La etapa de distensión que se ha abierto entre los gobiernos de Pedro Sánchez y Quim Torra empieza hoy a concretarse con las reuniones que el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, mantendrá con la vicepresidenta, Carmen Calvo, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Según fuentes conocedoras de ambos encuentros, la primera cita tendrá un carácter "político" y probablemente los asuntos se derivarán a la comisión bilateral Estado-Generalitat. Será en la reunión con la titular de Hacienda cuando posiblemente sí se aborden cuestiones más puntuales. Una de las prioridades del Gobierno catalán pasa por la flexibilización de los objetivos de déficit, que este año está fijado en el 0,4% del Producto Interior Bruto (PIB) para el conjunto de las comunidades autónomas.

La Moncloa concede la máxima importancia a la reunión con Calvo. No tanto porque de la misma se deriven decisiones concretas sino por el avance hacia una normalización de las relaciones entre ambos gobiernos, a pesar de las enormes discrepancias. El Ejecutivo central elegirá este viernes a sus representantes en la Comisión Bilateral, aunque ya está decidido que la presidirá la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet. El Gobierno también ya ha encargado informes sobre las 16 leyes catalanas suspendidas por el Tribunal Constitucional al haber sido recurridas por el Gobierno anterior, que presidía Mariano Rajoy.

La portavoz del Govern, Elsa Artadi, anunció el pasado martes que tras el encuentro entre ambos presidentes comenzarían algunas reuniones de carácter bilateral entre ministros y consellers. Montero y Aragonès comenzarán la ronda, dándole así prioridad al tema económico. Fuentes del Ejecutivo catalán aseguraron que el Departamento de Vicepresidencia, Economía y Hacienda está comprometido con la consecución del equilibrio financiero. Prueba de ello es la comunicación que hace apenas dos semanas remitió a todas las consejerías para frenar el gasto ante el "elevado riesgo" de incumplir con el objetivo de déficit de este año.

Por primera vez desde el inicio de la Recesión, el año pasado Cataluña se situó dentro de los márgenes autorizados. Sin embargo, el Gobierno de la Generalitat espera ir drenando ese desfase entre gastos e ingresos de forma más pausada de lo previsto. En 2020, debería hallarse en una situación de "déficit cero", lo cual supone reducir alrededor de 1.200 millones de euros.

En su primera comparecencia parlamentaria como vicepresidente, Aragonès afirmó que ese sería uno de los objetivos de las reuniones que mantendrá con Montero. Pero no es el único punto de la agenda que lleva el vicepresidente a Madrid. Entre otros asuntos, se deberán abordar los recursos a las leyes sociales que el Gobierno del PP llevó al Tribunal Constitucional, el control de las finanzas de la Generalitat y la deuda que el Ejecutivo de Quim Torra considera que tiene el Gobierno central con Cataluña en materia de infraestructuras, dependencia o financiación de los Mossos d'Esquadra, y que fuentes del departamento que dirige Aragonès sitúan ya en alrededor de 7.000 millones de euros.

Aragonès también deberá decidir si irá al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). A pesar de que Artadi ha sido rotunda en varias ocasiones al decir que no acudirán, el vicepresidente no cierra la puerta a esa posibilidad. Fuentes de la consejería recuerdan que la doctrina Aragonès consiste en estar presentes a todos los foros donde se discutan asuntos que atañan a la economía catalana.

En su comparecencia parlamentaria, el vicepresidente lamentó que en la época en la que el CPFF estaba presidido por Cristóbal Montoro la documentación sobre la reunión se proporcionaba el mismo día, lo cual no daba margen a preparar nada. Pese a recordar que prefiere los encuentros bilaterales, Aragonès sostuvo que si eso cambiaba, la Generalitat debería plantearse acudir a los CPFF.

Con todo, para el Ejecutivo central la reunión de hoy es relevante pero insiste en que será en la bilateral donde se manifieste toda la potencialidad de los posibles acuerdos al estar representados dirigentes tanto de ERC como de Junts per Catalunya, que conforman el Govern. La Generalitat ya ha elegido a sus representantes para dicho encuentro y el Gobierno central hará lo propio este próximo viernes aunque fuentes gubernamentales confirman que del lado del gobierno de Pedro Sánchez, la dirigirá la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet.

Más información