Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau cedió ocho locales municipales para votar en el referéndum

La Guardia Civil envía al juez la carta en la que la alcaldesa se comprometió a "facilitar la participación" en Barcelona

Colau y Trias, en diciembre, en un acto a favor de la Agencia del Medicamento.
Colau y Trias, en diciembre, en un acto a favor de la Agencia del Medicamento.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, puso a disposición de la Generalitat al menos ocho locales de titularidad municipal para que sirvieran como centros de votación durante el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre. Según han explicado a EL PAÍS fuentes conocedoras de la gestión, los espacios que el Ayuntamiento cedió al Gobierno catalán son centros cívicos y están ubicados en cinco de los diez distritos de la ciudad: Horta (2), Sant Martí (2), Sarrià (2), Sants (1) y Gràcia (1).

La relación de Colau con el referéndum ilegal organizado por el Govern de Carles Puigdemont estuvo marcada, desde que se convocó, por la ambigüedad. A principios de septiembre se desmarcó del 1-0 y decidió no ceder gratuitamente equipamientos municipales o espacios públicos para actos electorales. Pero a mediados del mismo mes, tanto Colau como el entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunciaron un pacto --nunca revelado-- para que se pudiera votar. Con todo, el mismo día se conoció el resultado de un informe del Secretario Municipal que advertía de que ceder locales municipales era ilegal.

Desde entonces, Colau utilizó este argumento y reiteró que rechazaba poner en riesgo a los funcionarios o el Ayuntamiento como institución. Pero fue ambigua cuando los directores de equipamienmtos le preguntaron cómo actuar si su centro tenía que ser colegio electoral.

El nombre de Colau aparece en el último informe remitido por la Guardia Civil al juez Pablo Llarena. La alcaldesa "remitió una carta a Carles Puigdemont informándole que cedería locales si no se ponía en riesgo a los funcionarios municipales y a la institución", subrayan los agentes, que adjuntan el documento al magistrado. Los investigadores señalan que uno de los objetivos de la hoja de ruta era, precisamente, conseguir el apoyo de Colau y de los Comunes, pues "probablemente sin la ciudad de Barcelona, el discurso independentista hubiese sufrido una merma considerable".