Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ANC rebaja las expectativas sobre la participación

Jordi Sànchez dice que un millón de votos sería “un éxito desbordante” ante el "sitio del Estado"

El presidente de la ANC, Jordi Sánchez (d) y el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.
El presidente de la ANC, Jordi Sánchez (d) y el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. EFE

El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, dijo ayer que un millón de votos en el referéndum sería “un éxito desbordante” ante la fuerza del Estado para impedir la votación suspendida por el Tribunal Constitucional. El líder independentista rompió así el silencio monolítico de los defensores de la consulta sobre pronósticos de participación, pues la única consigna era invitar a votar. En el 9-N participaron 2,3 millones de catalanes, el 37%.

“Queremos que participe cuanta más gente mejor, pero el sitio del Estado nos pone el listón muy alto. Un millón [de votantes] sería un éxito desbordante, si bien trabajaremos para superar esta cifra”, explicó Sànchez en una rueda de prensa en Barcelona. Más prudente fue el presidente de Òmnium Cultural, la otra entidad independentista, Jordi Cuixart, que no aventuró ninguna cifra pero recordó que la ley catalana que da amparo al referéndum —y que también está suspendida— estipula que el Parlament proclamará la independencia si el obtiene “la mitad más uno” de votos.

El pronóstico del presidente de la ANC implicaría cifrar la participación en un 18%, un porcentaje que llama la atención por ser tan bajo y que choca con los mensajes de confianza que transmite cada día la Generalitat. El último, ayer, fue del portavoz del Ejecutivo catalán. “Todo el mundo tranquilo porque mañana [por hoy] se votará, se contará y, si hace falta, se recontará”, dijo Jordi Turull.

El desafío independentista catalán

La ANC rebaja las expectativas sobre la participación

Noticias, reportajes, opinión, análisis, fotografías, cobertura en directo... toda la información sobre la consulta soberanista del 1-O y la respuesta del Gobierno.

Sànchez insistió en que a la hora de valorar los resultados se tendrá que tener en cuenta las condiciones en que se ha celebrado la votación. En plena jornada de reflexión, establecida en la ley del referéndum, tanto la Asamblea Nacional Catalana como Òmnium Cultural hicieron un llamamiento para que los votantes y “mucha gente de todas las edades” lleguen antes de las cinco de la mañana a los colegios electorales para evitar que los Mossos d’Esquadra cierren los centros y actuar “desde la resistencia pacífica” en el caso de algún tipo de enfrentamiento.

Turull explicó el pasado viernes que 5.343.358 ciudadanos están llamados a votar en el referéndum. Un censo que la Generalitat no ha explicado de dónde surge y que es ligeramente menor al registrado en las elecciones generales de 2016 (5.519.776 personas) o en el de las últimas autonómicas (5.510.713). En esta última cita electoral, el 27 de septiembre de 2015, participó casi el 75% de los llamados a las urnas.

El 37% en el 9-N

La comparación con el proceso participativo del 9-N es aún más demoledora, si bien en aquella ocasión el Estado no intentó bloquearlo (no era vinculante) a pesar de que también fue suspendido por el Tribunal Constitucional. El censo fue más amplio que para la votación de hoy (5,4 millones) al incluir a los mayores de 16 años y unos 900.000 extranjeros residentes que pueden votar en elecciones locales. La participación fue de un 37%, (2,3 millones, un 80% por el ).

El pasado junio, el propio ex presidente Artur Mas utilizó los resultados del 9-N como baremo para pedir el éxito del referéndum, si bien ignoraba la contundencia del Estado para impedirlo. “Es muy importante que el 1 de octubre vaya a votar más gente que el 9-N. Es lo que le dará todo el sentido y la legitimidad plena”, dijo Mas en un consejo nacional del PDeCAT celebrado en Lloret de Mar (Barcelona). “Si la participación es muy grande, la legitimidad será muy grande y el poder estará en manos del pueblo”, apostilló.

Sánchez además rompió con la cautela que han mantenido los miembros del Ejecutivo catalán y los partidos independentistas en los últimos días respecto a la participación en la votación. La consigna hasta ayer había sido insistir en la verosimilitud del referéndum y transmitir optimismo en la celebración de la votación a pesar de la incautación de papeletas o de material electoral.

El pasado viernes, durante la conferencia de prensa en la que supuestamente se darían todos los detalles del operativo del referéndum, el propio vicepresidente Oriol Junqueras evitó responder, al menos en un par de ocasiones, sobre con qué porcentaje de mesas constituidas, sobre el total de 2.315 programadas, o de participación se podría considerar válido el resultado.

Más información