Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grupos de activistas pro referéndum toman las escuelas para garantizar su apertura el domingo

Los Mossos han comenzado a recorrer algunos centros y han cerrado sus puertas

Un hombre salta la valla de un colegio.

Los Mossos d'Esquadra han ido notificando a lo largo de la noche a los grupos de activistas, que ocuparon ayer escuelas de Barcelona previstas como colegios electorales, que deben abandonarlas. En la mayoría de ellas, la noche se ha vivido con calma. El único incidente se ha producido en Manlleu (Barcelona) donde tres personas han presentado una denuncia ante la policía catalana, tras ser alcanzadas por disparos de balines en la puerta un colegio ante el que se concentraban para garantizar que abre como centro de votación. A primera hora de esta mañana, los Comités de Defensa del Referéndum han realizado recuento en las redes de la situación en los barrios. En el Clot hay  siete escuelas e institutos ocupados. Además llaman a concentrarse mañana ante el único que está cerrado, las Escolapias, para que pueda abrir.

Grupos de activistas en favor del referéndum ocuparon ayer algunas escuelas de Barcelona previstas como colegios electorales para la consulta del próximo domingo 1 de octubre. Padres, alumnos y vecinos han organizado jornadas lúdicas y actividades durante todo el fin de semana para mantener abiertos los centros educativos e intentar burlar así la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de cerrar las escuelas de cerrar el domingo las escuelas habilitadas como colegios electorales.

La Generalitat, propietaria de la mayor parte de centros, no solo no hizo nada para impedir la ocupación de los centros, sino que en cierta manera lo fomentó retirando a los directores sus atribuciones de forma temporal y con sus llamamientos a defender el referéndum de forma pacífica. De hecho, también muchas asociaciones de padres y madres y la plataforma Escoles Obertes, cuya página web cerró ayer precisamente la Guardia Civil, se han conjurado en los últimos días para alentar a los ciudadanos a mantener los colegios abiertos. 

Durante la tarde se registraron dos tipos diferentes de ocupaciones. Por una parte, las que promueven las propias asociaciones de padres de alumnos de estos centros; por otro lado, la de grupos organizados alrededor de la CUP y de otras formaciones independentistas que han buscado apoyo ciudadano más allá de sus siglas para formar los llamados Comités de Defensa del Referéndum. En estos casos celebraron asambleas en calles y plazas para decidir qué colegio ocupaban y qué estrategia seguirían cuando la policía acudiera para desalojar. Entre las actividades convocadas hay fiestas de pijama, acampadas, talleres didácticos y comidas populares.

Ni los Mossos ni la Generalitat tenían anoche la cifra exacta de centros ocupados pero podían contarse por decenas en toda Cataluña. Aprovechando las fiestas del barrio o unas improvisadas jornadas festivas en homenaje al otoño o al inicio de curso, familias y profesores empezaron a organizar actividades diversas como fiestas de pijama, acampadas, talleres didácticos y comidas populares, entre otras. En muchos casos no se hacía referencia explícita al referéndum en las convocatorias.

Pero al tiempo que centenares de personas se amotinaban en los colegios catalanes, los Mossos d'Esquadra comenzaban también a patrullar por los centros electorales con la orden de identificar a las personas que preparen el referéndum de mañana. Los agentes tienen orden del jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, de cerrar los colegios a partir de las seis de la mañana de este domingo. El riesgo de que la policía tenga que actuar pese a la presencia de menores en los recintos preocupa especialmente a las fuerzas de seguridad.

Aunque la jornada transcurrió de forma pacífica, se produjo algún incidente aislado, como los momentos de tensión al finalizar las clases en la escuela Collaso i Gilde Barcelona, en pleno barrio del Raval. Los Mossos estaban en la puerta y solo dejaban entrar a recoger a los niños. Unos cuantos padres y vecinos del comité de defensa del referéndum entraron y la directora cerró la puerta de la verja, por lo que se quedaron encerrados en el patio exterior. También, en la localidad barcelonesa de Manlleu tres personas que se encontraban en el exterior del colegio Puig-Agut, que se prevé utilizar como centro de votación, resultaron heridas levemente al recibir perdigonadas disparadas por un desconocido, según confirmó a Efe la Policía Local.

En el barrio del Guinardó de Barcelona, en la escuela Torrent d'en Melis, medio centenar de padres permanecían en el patio a media tarde, a punto de iniciar las actividades que está previsto que se prolonguen hasta el domingo, cuando el centro debería abrir como colegio electoral. Salvador, profesor auxiliar de primaria en la escuela, celebraba que en esta escuela “se ha implicado toda la comunidad educativa: monitores, profesores, familias y hasta exalumnos”, además de vecinos que apoyan la protesta.

A pocas calles de allí, en el Instituto Moisés Broggi también montaron un encierro durante el fin de semana bajo el nombre de "fiestas del otoño". Ya entrada la noche, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Gerardo Pisarello, acompañó a los concentrados que había en el centro, donde también estudia su hijo.

Padres y madres del colegio Univers, en el barrio de Gràcia, también entraron ayer por la tarde al colegio dispuestos a pasar el fin de semana dentro. Una treintena de padres planeaba pernoctar allí. “Tener que organizar un concierto es como volver a tiempos pretéritos”, apuntaba Marta Cruz, madre de un alumno. La acción se realizó, en ese caso, con la complicidad de la directora del centro. Los niños, ajenos al conflicto, jugaban mientras en un patio de la escuela chapoteando con el barro y el agua.

También en el barrio de Gràcia, unas 200 personas, mayoritariamente padres, han tomado la escuela Pau Casals. "No ha habido ningún incidente. Los niños están jugando y los padres organizando actividades para el fin de semana", explica Karla Islas, de la comisión de información que han montado un grupo de padres. A última hora de la tarde también recibieron la visita de los mossos.

Al otro lado de Barcelona, en la escuela Joan Pelegrí del barrio de Sants, los 700 alumnos salieron con normalidad al final de las clases. El centro ha organizado el Encuentro de Juegos Populares, con "acampada bajo las estrellas", incluida. El presidente del AMPA no sabía cuántos se quedarían a pasar la noche porque lo propusieron durante la mañana. Pero tampoco había ningún estrés: tenían pensado irse a casa con los niños y volverían por la noche. Como este fin de semana hay actividades de las fiestas del barrio nadie pensaba que precintarían este viernes, si acaso la víspera del referéndum, pero por eso se quedan dentro, para que no puedan hacerlo.

En la Escola Proa de Sants, con 909 alumnos desde Infantil a Bachillerato, había una fiesta con merienda porque coincidía con los actos de los 50 años del centro. Pensaban decidir en asamblea qué hacer. El centro oficialmente no sabe nada, pero deja el gimnasio. El conserje llevaba una camiseta naranja con un "Sí". 

En ese mismo barrio, padres, profesores del colegio Cal Maiol discutían en asamblea con votantes de la zona cómo se organizarían para quedarse a pasar la noche. Probablemente en el patio, al raso, si no hacía mal tiempo. Insistieron en que no se lleven esteladas o símbolos políticos para no politizar la protesta, que es solo por el derecho a decidir.

En otros centros todavía había dudas a media tarde de si se abrirían o no. Muchos vecinos, padres y alumnos se han acercado al Instituto Josep Serrat i Bonastre para averiguar si abrirá o no las puertas este domingo. "Impidamos que no nos precinten", reza una pintada en la entrada, pero los padres del AMPA y los monitores de las actividades de ocio educativo de la escuela se reunirán a lo largo de la tarde en otro local para analizar la situación.

Lo mismo sucedía en el Infant Jesús, el colegio donde suele votar el expresidente Artur Mas. Un grupo de alumnos del centro, propiedad de la congregación religiosa de los Jesuitas, permanecía ante las puertas del colegio a la espera de si se organizaba algo. Les comentaron que quizás se celebrarían unas jornadas deportivas para evitar que se cerrara el centro. Los chicos, alumnos de Bachillerato, se mostraban tajantes: "Aquí el domingo se podrá votar". "En cuanto salga él, me han dado órdenes de cerrar", aseguraba el conserje, con las llaves en la mano. "Que pase lo que tenga que pasar", decía la madre del último niño. Fuera, familiares de otros alumnos aseguraban que "no se estaba organizando nada".

Pero también fuera de Barcelona se iniciaron acampadas. En la escuela Lanaspa de Terrassa había ayer 30 familias concentradas, aunque esperaban ser el doble durante el día de hoy. Los padres de la escuela organizaron la movilización a título personal (no hubo acuerdo con el AMPA). En Girona, en la escuela rural de Mieres se concentraron padres, profesores, exalumnos y vecinos para programar el fin de semana. El alcalde de la CUP, Enric Domènech, trasladó el pleno municipal a la escuela.

Hay otras escuelas que han optado por cerrar todo el fin de semana. Es el caso del centro de la congregación de las Vedrunas en la calle Dos de Maig. Han cerrado como cualquier viernes y no hay actividades.

La iniciativa de las familias coincide con la decisión de la consejera de Enseñanza, Clara Ponsatí, de asumir las funciones de todos los directores de las escuelas públicas para eximirlos de cualquier responsabilidad jurídica de cara al referéndum —según el Gobierno central, los directores son los responsables de lo que suceda en el colegio el domingo—. Precisamente, esa era la excusa que los espetaron unos padres a la directora del colegio Josep Maria Jujol de Barcelona, que no quiere abrir el centro el domingo. Al término de las clases, las familias habían decidido a mano alzada ocupar el colegio y entraron en el centro para decirle a la directora que, tras la decisión de la consejera, ella ya no era la responsable de la escuela. A medianoche, las familias permanecían en el colegio e instalaron un pantalla gigante al aire libre para proyectar una película.

 

Con información de Àngels Piñol, Íñigo Domínguez, Clara Blanchar, Ivanna Vallespín, Jessica Mouzo, Marta Rodríguez y Martina Alcobendas.

Más información