Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos no cerrarán colegios si hay riesgo de desórdenes públicos

El consejero del Interior defiende que la "convivencia" es el mayor bien a preservar

Puigdemont saluda a De los Cobos al llegar a la Junta de Seguridad.

Los Mossos d'Esquadra no cerrarán los centros de votación si hay riesgo de desórdenes públicos. "No negamos ni obviamos lo que ha dicho una magistrada, pero queremos dejar claro que lo importante es la salvaguarda de la convivencia ciudadana", ha asegurado Joaquim Forn, consejero de Interior, en rueda de prensa después de la Junta de Seguridad. Forn no ha aclarado qué condiciones concretas impedirían ese cierre, pero ha insistido en que los agentes actuarán aplicando los criterios básicos de proporcionalidad, congruencia y oportunidad. "No se pueden generar problemas más grandes que lo que se quiere evitar", ha dicho. "En el momento que se tenga que resolver, lo abordaremos", ha añadido, sobre las previsibles acampadas y celebraciones delante de los centros para evitar su cierre.

El consejero de Interior ha explicado que su intención en la Junta de Seguridad ha sido "rebajar tensiones" con el Gobierno español, y ha repetido que el escenario para el 1 de octubre es ahora distinto, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) se haya hecho cargo de la investigación. "Es un cambio sensible respecto a la fiscalía", ha afirmado, sobre las órdenes que daba el ministerio público. Y ha calificado "de dudosa legalidad" la instrucción del ministerio público de que cerrasen los puntos de votación antes del sábado. Sobre el perímetro a 100 metros de algunos colegios, lo ha definido como algo "nunca visto antes". Forn ha dejado claro que aunque los Mossos acatarán las órdenes del TSJC porque están obligados, la voluntad del Govern sigue firme: "No pararemos la convocatoria del referéndum".

La Junta de Seguridad, convocada por la Generalitat y a la que ha asistido el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, ha concluido con el reproche de Interior al ala más radical del independentismo a la que ha acusado de "forzar " a la gente a la movilización callejera: "Solo puede generar tensión y situaciones incómodas a gente de buena voluntad a la que se ha hecho creer que lo del domingo es lo que no es", señala el comunicado emitido por el Ministerio.

"No tiene que haber una respuesta violenta por parte de nadie y confío en que eso sea así", ha señalado Nieto al final de la Junta a la que han existido representados del departamento que Dirige Juan Ignacio Zoido por "responsabilidad". En cualquier caso, Interior lamenta que los miembros de la Generalitat mantengan "su posición de desobediencia al considerar que lo ordenado por jueces y fiscales es papel mojado". Además, fuentes del ministerio han expuesto la necesidad de "sembrar tranquilidad en el pueblo catalán y confianza en la ley y en la plena vigencia del Estado de derecho en Cataluña en las mismas condiciones que en el resto de España".

Carles Puigdemont forzó ayer la celebración de la Junta de Seguridad de Cataluña (el máximo órgano de coordinación con el Gobierno español), que puede convocar la Generalitat. El Ministerio del Interior aceptó asistir al encuentro, pero lamentó la manera en la que se había llevando a cabo, saltándose los cauces establecidos de un orden del día y una fecha acordada. Nieto ha acudido al encuentro acompañado del coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos, que se encarga de la coordinación del dispositivo para impedir el referéndum, y del secretario general técnico, Juan Antonio Puigserver. También ha participado el delegado del Gobierno, Enric Millo. El único mando uniformado ha sido el mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero. Los jefes de Guardia Civil y Policía Nacional han considerado que ya estaban representados por Pérez de Los Cobos. .

Más información