Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont insiste en que no acatará una inhabilitación

El presidente catalán dice que desconoce detalles como si las urnas ya están preparadas

Carles Puigdemont ayer en la manifestación de la Diada. LLUIS GENE AFP

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha lamentado este martes que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, diga que “no puede y no quiere” hablar sobre el referéndum en Cataluña, porque su discurso se ciñe a la Constitución. El presidente catalán ha reconocido que desde enero no ha tenido ninguna comunicación con Rajoy y ha considerado que tendrían que haber estado hablando “todos estos meses”. El día siguiente de la Diada, que volvió a reunir una multitud en el centro de Barcelona, esta vez para dar apoyo al referéndum del 1 de octubre, Puigdemont se ha mostrado dispuesto a dialogar, en una entrevista en RAC1. “Si el señor Rajoy quiere hablar de esta situación hoy mismo o mañana, estoy dispuesto a reunirme con él y lo he dicho y lo volveré a decir hasta el último minuto”, ha afirmado. 

Puigdemont insiste en que no acatará una inhabilitación. Sigue sin dudar de qué habrá un referéndum el 1 de octubre y defiende que el resultado se aplicará a partir del día 2 como lo prevé la ley del referéndum que se aprobó el miércoles pasado en el Parlamento catalán, convocando elecciones autonómicas si sale el no, y poniendo en marcha el nuevo estado si sale el sí. “Habrá urnas y habrá papeletas”, ha asegurado, pero ha admitido que desconoce los detalles, como si las urnas ya están preparadas. Puigdemont lo ha comparado con la vuelta al cole, manteniendo que no se ocupa del detalle de si todo el material escolar está listo para hoy, pero afirmando que lo está.

“Dejen tranquilos” a los Mossos

Después de que el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, haya sido citado por la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña este martes junto con los máximos responsables de la Guardia Civil y la Policía Nacional, el presidente Carles Puigdemont ha pedido que dejen “tranquilos” a los policías catalanes. Asimismo, ha dicho que la prioridad de los Mossos no es “retirar urnas” sino “velar por la seguridad de la gente”. “Los Mossos tienen que hacer su trabajo. Pediría que les dejen tranquilos”, ha mantenido, considerando que la policía "no debe hacer política". 

El líder catalán tampoco ha dudado de que los barceloneses podrán votar. Ante la ambigüedad de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que aseguró ayer que haría “todo lo posible” para que los ciudadanos puedan votar pero no aclaró si pondrá urnas y abrirá colegios electorales, Puigdemont se ha mostrado convencido de que encontrarán la forma: “La encontraremos, no creo que estemos muy lejos”, ha asegurado, reforzando su postura en que así lo dicen la alcaldesa y su equipo, que sobre todo no quieren poner en riesgo a los funcionarios.

“De momento, de solución encima de la mesa solo hay una, la nuestra”, ha defendido el presidente catalán sobre la crisis entre España y Cataluña. El presidente ha asegurado que no le preocupa la guerra de cifras de la manifestación de ayer. “La idea desde Madrid que el movimiento independentista es un suflé nos acompaña desde hace tiempo”, ha dicho Puigdemont, que considera que no hay mejor manera de comprobarlo que “haciendo un referéndum y contarlo”. El presidente ha pedido “respeto” por la gente que se manifiesta pacíficamente y “una reflexión de por qué pasa esto”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información