Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chamberí prohíbe nuevas terrazas cubiertas

La Junta del distrito madrileño aprueba un decreto con restricciones a la instalación de veladores

El distrito de Chamberí ha limitado mediante un decreto la instalación de nuevas terrazas de hostelería en la zona más saturada del barrio (la plaza de Olavide), la colocación de elementos como construcciones ligeras o tarimas y el aumento de la superficie ocupada por los veladores, que quedará además delimitada con marcas de colores en el suelo. Además, ha prohibido el uso de toldos o sombrillas anclados al pavimento en algunas calles y plazas.

Marca que delimita una terraza en la glorieta de Quevedo (Chamberí).
Marca que delimita una terraza en la glorieta de Quevedo (Chamberí).

A la espera de que se haga realidad la anunciada revisión de la Ordenanza de Terrazas en la capital, el concejal presidente del distrito de Chamberí, Jorge García Castaño, ha firmado un decreto que trata de compaginar “el fomento de las actividades económicas” con la “protección del medio ambiente, la promoción de la accesibilidad, la reducción de la contaminación acústica y el derecho al descanso de los vecinos”, según declara el propio texto.

El texto limita la instalación de nuevas terrazas en una de las zonas con mayor presencia de esta oferta en el distrito: la plaza de Olavide. Allí, la llegada de un nuevo velador supondría la reducción de la superficie que ocupa el resto, de tal manera que no se aumente la superficie total ocupada. Tampoco se autorizarán nuevas terrazas en los tramos de calle que dan acceso a la plaza, ni siquiera en el caso de que estas se peatonalicen.

En ninguna parte del distrito se permitirá a las terrazas existentes aumentar la superficie que tienen autorizada ahora, a no ser que se amplíe el espacio público de la zona (por ejemplo, tras unas obras que agranden las aceras o la peatonalización de una calle). Pero incluso en este caso el distrito podrá negar la ampliación de la superficie destinada a los veladores y la instalación de otros nuevos si se consideran “incompatibles con la mejora de las condiciones generales de movilidad y de calidad del espacio urbano”.

El decreto recuerda que la concesión de licencias es discrecional, según la normativa, y que el mero cumplimiento de los requisitos por parte de los hosteleros no les da derecho a una autorización. Por eso, insiste el texto, el distrito ha intentado marcar unos límites claros y conocidos.

Entre ellos, se hace mucho hincapié en los elementos que usan las terrazas para delimitarse, prohibiendo en adelante la utilización de nuevos cerramientos con construcciones ligeras, y elementos como tarimas o cubrimientos del pavimento. En general se limita el uso de objetos anclados al pavimento (los toldos y las sombrillas clavados al suelo quedan totalmente prohibidos en el bulevar de San Francisco de Sales, la calle de Fuencarral y las plazas del Conde del Valle Suchil, Chamberí y Olavide) y se fomenta la utilización “preferente de elementos de jardinería como separadores”. Además, se delimitará el espacio de las terrazas con marcas en la acera: de color azul para las autorizaciones anuales, y verde para las estacionales (de 15 de marzo a 31 de octubre). La Junta ya ha empezado a pintar esas señales, según una nota municipal.

Para Julio López, presidente de la asociación de vecinos de Chamberí El Organillo, el decreto es una medida positiva, pero incompleta. “Ahora falta que haya seguimiento, que vigilen para que se cumpla”, dice.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información