Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cuarta parte de las terrazas del distrito Centro son ilegales

La Cámara de Cuentas revela que pese a que se levantan las terrazas ilegales, algunos propietarios "vuelven a instalarlas"

Terrazas en el centro e Madrid, el 1 de mayo de 2017.
Terrazas en el centro e Madrid, el 1 de mayo de 2017.

En el distrito Centro de la capital hay 229 terrazas que carecen de autorización, según un informe realizado por el Ayuntamiento en 2015, el último año del que existen datos oficiales. El número equivale a más de la cuarta parte de las de la zona, donde hay autorizadas 630. La Cámara de Cuentas de la Comunidad destaca que, pese a que se levantan las instalaciones ilegales, algunos propietarios de los locales "vuelven a instalarlas", y que falta personal para los controles.

En el centro de Madrid se concentra el grueso de los establecimientos hosteleros de la capital (casi un 25% del total), pese a que allí vive solo el 5% de la población. Los 150.000 residentes de la zona sufren a menudo colapsos del espacio público, causados por la presencia de veladores, que en más de una cuarta parte de los casos no tienen autorización.

Según los últimos datos oficiales disponibles, elaborados por el distrito de Centro en 2015, se encuentran en el corazón de Madrid 229 instalaciones que carecen de autorización, frente a 630 terrazas que sí son legales. La Cámara de Cuentas, que analiza estas cifras en su último informe de fiscalización y control de las concesiones de servicios públicos del Ayuntamiento, advierte de que las sanciones a menudo resultan ser ineficaces para resolver el problema.

Condiciones para ocupar la calle

La ordenanza prevé algunas condiciones para permitir la ocupación de espacio público.

Mobiliario. Podrá estar compuesto de mesas, sillas y sombrillas móviles, además de elementos separadores móviles, de información y de jardinería.

Delimitación. Los elementos que delimitan una terraza pueden ser una construcción ligera, tarima o cubrimiento del pavimento, toldo o sombrilla con sujeción al pavimento.

Concesiones. Las terrazas pueden instalarse en terrenos de uso público de forma estacional (entre el 15 de marzo y el 31 de octubre) o anual.

Los incumplidores utilizan varios trucos para sortear la ordenanza de terrazas y quioscos de hostelería y restauración, explica la Cámara de Cuentas. Por ejemplo, con tan solo modificar la titularidad de la licencia del establecimiento se cambia automáticamente la titularidad de las autorizaciones. Esta maniobra burocrática permite eludir las sanciones.

La Cámara también subraya que la Policía Municipal puede levantar el mobiliario cuando los comerciantes no tienen la autorización municipal o cuando lo instalen en exceso. A partir de ese momento, inicia el expediente sancionador, que puede llevar a una multa de hasta 3.000 euros. Según datos oficiales, estas "actas de levantamiento" se duplicaron entre 2014 y 2015, pasando de 122 a 244.

Sin embargo, según se desprende del informe, algunos dueños de los locales afectados vuelven a instalar las terrazas ilegales tras la intervención policial. Esto ocurre porque "falta personal para atender el elevado volumen de actas y para hacer un correcto seguimiento de los expedientes", dice la Cámara de Cuentas.

El Ayuntamiento puede también multar a los dueños de los locales si colocan mesas y sillas antes de la hora permitida o las retiran después de la establecida para ello. Esas sanciones se imponen también en el caso de que los hosteleros dejen mesas y sillas apiladas en la vía pública durante la noche. Los datos reflejan que entre 2014 y 2015 el Consistorio incrementó las inspecciones. Pasó de 1.146 actuaciones en 2014 a 1.784 en 2015.

Diálogo con los operadores

El concejal de Centro y Chamberí, Jorge García Castaño, explicó en junio de 2016 que el ejecutivo municipal de Ahora Madrid, formación que gobierna la capital desde 2015, aboga por un diálogo directo con los hosteleros para mejorar la situación. Mencionó como casos de éxito los acuerdos logrados con los dueños de bares y restaurantes en la plaza de la Paja y en la de Cascorro, donde se racionalizaron tanto el espacio ocupado como el número de veladores.

La ordenanza municipal aprobada durante el ejecutivo de Ana Botella (PP) intentó agilizar los procedimientos y facilitar la instalación de veladores, por ejemplo permitiendo a los hoteles y "aquellos establecimientos con una actividad de hostelería como uso asociado, como teatros, academias, tiendas, museos o gimnasios, que tengan una cafetería, un bar o un restaurante", colocar una terraza en la calle.

El concejal Castaño sostuvo en el pleno que dicha ordenanza permite la concesión "arbitral" de los permisos para levantar terrazas, y explicó que el gobierno local quiere aprobar un nuevo texto normativo este año. Las líneas maestras de esta normativa municipal se dirigirán a fomentar el diálogo con hosteleros y vecinos. Según explicó el edil, la nueva ordenanza tendrá el objetivo de "conseguir una mejor redistribución del espacio público, que haga compatible la movilidad peatonal, la instalación de terrazas o veladores y la seguridad".

La Comunidad impulsa la ampliación de los horarios

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, trabaja desde el pasado verano en la ampliación de los horarios de las terrazas en toda la región. El pasado enero, el Gobierno autónomo acordó con la Asociación de Hostelería de la Comunidad (La Viña) y la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Comunidad (FRAVM) permitir que las terrazas de bares y restaurantes estén abiertas desde las 8.00 de la mañana hasta la una de la madrugada. Además, se podrá ampliar el horario de cierre hasta las 2.30 de la madrugada en el caso de las zonas no residenciales.

La medida ha sido pensada para impulsar el comercio e incrementar la competitividad del sector hostelero, contribuyendo a la generación de empleo. Después de que esta ampliación de los horarios de las terrazas se publique en el Boletín Oficial de la Comunidad, es necesario que los Ayuntamientos de la región la adopten para que pueda entrar en vigor.

Más información