El misterio de los 2.875 empleos nuevos de Galapagar

El número de afliados a la Seguridad Social en este municipio de 32.000 vecinos creció un 52% en 2016. Ni Ayuntamiento ni empresarios tienen la menor idea de dónde han salido

El centro deGalapagar ayer.
El centro deGalapagar ayer.Santi Burgos

Galapagar es un municipio de 32.000 habitantes en la sierra noroeste de Madrid que la Wikipedia califica como ciudad dormitorio. Para los taurinos, es el pueblo natal de José Tomás y, para algún cultureta, la sede de un conocido festival de jazz. Pero, además, es el escenario de uno de los mayores misterios estadísticos salidos de las entrañas de la Seguridad Social: el pasado mes de julio, el número de afiliados en el municipio (es decir, las personas con contrato de trabajo) pasó de 5.724 a 8.183.

Más información
¿En qué municipios madrileños se ha cebado más el desempleo durante la crisis?
La economía madrileña crece abrazada al sector servicios pero sin un plan alternativo

Una subida espectacular que, lejos de tratarse de un error —una portavoz del Ministerio de Empleo insiste en que las cifras son las que dice la estadística—, se ha mantenido hasta ahora. Es más, ha aumentado: alcanzó los 8.339 afiliados en diciembre, lo que marca un aumento del 52% en todo el año: 2.875 empleos más. Y lo ha hecho sin que ni la mencionada portavoz —“No comentamos los datos, solo los damos”— ni el Ayuntamiento —“No son competencia nuestra”— ni la asociación local de empresarios — “¡Pero si más bien están cerrando negocios!”— acierten a dar una explicación sobre el fenómeno.

Para hacerse una idea, la subida la afiliación en toda España durante el año pasado (de diciembre de 2015 a diciembre de 2016) fue del 3,2% y en la Comunidad de Madrid, del 3,3%. En toda la región solo hay siete municipios con variaciones por encima del 25% y, salvo Galapagar, todos los demás son pueblos pequeños. En estas localidades, ninguna de las cuales llega a los 350 afiliados, diminutas variaciones —de cinco, 10, 20 contratos— provocan grandes oscilaciones porcentuales, por lo que el fenómeno de Galapagar es más llamativo.

Y lo es todavía más si se desciende al detalle de las cifras del municipio serrano, pues la subida se concentra en los trabajadores de régimen general. Estos, sumaban hasta el verano 2.891 contratos, más o menos la misma cifra que la del resto de apartados: empleadas de hogar, sector agrario y autónomo. En julio pasaron a ser 5.369 (un 85% más) y en diciembre eran ya 5.521 (un 90% más).

La siguiente es la respuesta que una portavoz del Ayuntamiento, gobernado por Daniel Pérez Muñoz (PP), ofrece por correo electrónico: “La tendencia de la evolución del paro ha sido muy positiva, con un progresivo descenso del desempleo en los últimos años. Si bien, como Ayuntamiento, no tenemos constancia de estos datos relativos a la seguridad social, ya que no son competencia nuestra, pero de ser ciertos nos producen gran satisfacción y alegría”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fuentes de la Tesorería de la Seguridad Social apuntan que, si no es un error, podría tratarse del cambio de domicilio de alguna empresa. Si esto fuera así, tendría que ser una compañía bien grande para aportar semejante número de trabajadores. Solo el 4,4% de las empresas españolas tienen más de 20 empleados. Y solo un 0,3% tienen más de 100, según los datos del Directorio Central de Empresas del INE.

“Le aseguro que aquí no ha venido ninguna empresa grande”, insiste Jesús Fernández, de la Asociación Empresarial Galapagar. Tampoco hay, por lo menos que él sepa, ninguna firma de trabajo temporal radicada en el pueblo. ¿Ni siquiera en el polígono industrial? “Si es solo una calle del polígono la que pertenece a Galapagar; el resto está en el término municipal de Collado Villalba”, responde.

Precisamente en el colindante municipio de Collado Villalba (61.597 habitantes) es donde se ubica la oficina del Servicio Público de Empleo Estatal que da servicio a Galapagar. Fuentes de los trabajadores aseguran que, para ver de dónde han salido todos esos nuevos contratos, tendrían que saber en qué empresa buscar. Y no lo saben, entre otras cosas, porque las altas de afiliación ya no tienen por qué pasar por las manos de estos trabajadores públicos, sino que las propias empresas o gestores autorizados lo pueden hacer directamente. Desde luego, si hubiera caído en manos de alguno de ellos una carpeta con dos mil y pico altas, es muy poco probable que no lo hubieran comentado entre ellos, aseguran las mismas fuentes.

Por lo que a ellos respecta, una firma podría darse de alta con tres trabajadores y a la semana tener 2.500 sin que conste más que en los servicios informáticos de la Seguridad Social. Solo saltaría una alarma en la oficina si en algún momento la empresa en cuestión dejara de pagar las prestaciones por esos trabajadores. Y, como esto al parecer no ha ocurrido, el misterio de los 2.875 nuevos empleos en Galapagar se tendrá que quedar, de momento, sin resolver.

Sobre la firma

J. A. Aunión

Coordinador del espacio de Educación de EL PAÍS. Especializado en información educativa durante más de una década, también ha trabajado para las secciones de Local-Madrid, Reportajes, Cultura y EL PAÍS_LAB, el equipo del diario dedicado a experimentar con nuevos formatos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS