Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes de la investigación

Una decena de facultativos de los grandes hospitales ejemplifican el poder de la investigación biomédica en Cataluña

Joan Albanell, jefe de Oncología del Hospital del Mar.
Joan Albanell, jefe de Oncología del Hospital del Mar.

La investigación biomédica mueve más de 216 millones de euros en Cataluña. Según el último informe de la Central de Resultados, de 2013, por cada euro que se invierte en los centros de investigación, éstos consiguen captar otros tres. Los hallazgos de los investigadores catalanes suenan con fuerza entre la comunidad científica internacional y han hecho un hueco a los facultativos, formados aquí en centros de investigación y hospitales de medio mundo.

La crisis económica y la escasa inversión pública, no obstante, dificulta la retención de los grandes talentos. Algunos, como Joan Massagué o Josep Baselga, han cruzado el charco y son director científico y director médico, respectivamente, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, uno de los centros de investigación oncológicos más importantes a nivel internacional.

Otros, en cambio, siguen Cataluña sumando ensayos clínicos y publicaciones científicas. En 2015, la comunidad tenía activos 2.740 ensayos clínicos en los que participaban unas 13.500 personas.

Entre los que se han quedado, aparte de figuras consagradas como Bonaventura Clotet —cabeza visible en la lucha contra el VIH—, el oncólogo Josep Tabernero y el experto en epigenética Manel Esteller, entre otros, destacan más profesionales que posicionan a Cataluña en el mapa internacional. Los grandes hospitales han elegido a algunos de ellos, que viven entre la consulta y el laboratorio.

Contrarreloj contra el alzhéimer. Rafael Blesa es, “ante todo”, el responsable del Servicio de Neurología del Hospital Sant Pau de Barcelona. Su trayectoria está ligada al alzhéimer y otras demencias, y ha posicionado a la Unidad de Memoria entre las mejores de Europa. Su investigación se basa en el estudio de biomarcadores en el líquido cefalorraquídeo y a través de PET, una tomografía específica. Además, ha puesto en marcha una unidad específica del alzhéimer en pacientes con síndrome de Down, donde la prevalencia es muy alta. Blesa pasó tres años en el Instituto Nacional de la Salud (Maryland, EE UU), pero volvió a Cataluña. “Tuve unos mentores excelentes y de eso te das cuenta cuando te vas. Tenemos ganas y conocimientos, así que piensas, ¿por qué lo voy a hacer allí si se puede hacer aquí?”.

Resistencias del cáncer. La búsqueda de resistencias a anticuerpos en cáncer de mama centra las investigaciones del jefe de Oncología del Hospital del Mar, Joan Albanell, que ya patentó una mutación en un gen causante precisamente de resistencias en cáncer de colon. Su investigación gira también en torno a explotar plataformas genéticas para identificar a las pacientes de cáncer de mama y predecir su pronóstico según el tratamiento que reciba. “La investigación catalana juega un papel importante en ensayos clínicos e investigación traslacional. Se valora nuestro rigor y dedicación para trabajar”, apunta Albanell, que pasó dos años en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center pero decidió retornar a Cataluña.

Josep Antoni Ramos.
Josep Antoni Ramos.

El pronóstico del corazón. Desde el hospital Germans Trias i Pujol, el cardiólogo Toni Bayés-Genís busca biomarcadores para entender el pronóstico de los pacientes con insuficiencia cardíaca. “Se trata a todos los pacientes por igual y no puede ser. Queremos identificar cuáles son de alto riesgo y cuáles no”, apunta. También trabaja para crear corazones in vitro a través de tejidos descelularizados. “El éxito de Cataluña es que tenemos una red de universidades potentes que ven que la investigación biomédica es el futuro y hospitales que se dan cuenta de que con institutos de investigación al lado pueden hacer grandes cosas", reflexiona.

El médico pasó dos años en Estados Unidos, en la Clínica Mayo. “Queríamos volver para construir un país”, apunta, pero alerta de que “si no se promueve la creación de nuevos grupos de investigación, en pocos años no habrá recambio generacional”.

El hígado en la obesidad. Estudiar el funcionamiento del organismo durante la obesidad, en concreto, la situación del hígado, es el día a día de la doctora Teresa Auguet, adjunta de medicina interna en el hospital Joan XXIII de Tarragona. “Estudiamos las causas de la hepatopatía grasa no alcohólica, que es una enfermedad de los pacientes obesos o con diabetes. Buscamos marcadores de la enfermedad en la sangre para evitar las biopsias hepáticas, que son muy agresivas”, explica.

Tecnologías contra el TDAH. La realidad virtual está muy presente en el Servicio de Psiquiatría de Vall D’Hebron y, concretamente, alrededor del doctor Josep Antoni Ramos Quiroga. El psiquiatra, experto en el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), estudia los distintos genes vinculados a la dolencia y a la continuidad del trastorno a lo largo de la vida. Ramos Quiroga es el artífice de una terapia psicológica que utiliza la realidad virtual para mejorar la concentración. El médico pasó seis meses en el Instituto Karolinska (Estocolmo). “Aquí hay supervivientes porque con muy poco presupuesto podemos sacar muchas cosas. Aquí ganamos menos, pero tenemos que arrimar el hombro y sacar adelante la investigación de aquí”, sentencia.

Superar un infarto. Los infartos agudos de miocardio son la especialidad de Angel Ramón Cequier, director médico de enfermedades del corazón en el Hospital de Bellvitge. Dirige tratamientos intervencionistas en pacientes para que no se vuelva a producir el episodio obstructivo. Tras pasar tres años en un centro de Montreal, el médico valora la investigación catalana. “En calidad asistencial, Cataluña es equiparable al extranjero y competitiva. De donde estamos lejos es de la inversión pública”, apunta.

Conceptos para la obesidad. El endocrinólogo del Hospital Josep Trueta de Girona, José Manuel Fernández-Real, fue el primero en tratar la obesidad como una enfermedad inflamatoria. “Antes no existía el concepto, pero nosotros vimos componentes que denotaban inflamación”, recuerda. Ahora se dedica “buscar los orígenes de la inflamación”, los componentes del sistema inmune alterados. Esto lo ha llevado a profundizar en el estudio de la microbióta. “El éxito de la investigación catalana no se corresponde con los pocos fondos que se dedican a ello”, señala.

Cirugía en politraumatismos. Salvador Navarro es cirujano en el Parc Taulí de Sabadell y preside la Sociedad Catalana de Cirugía. Su área de investigación es la atención quirúrgica a pacientes politraumáticos. “Investigamos cómo evitar lesiones inadvertidas y buscamos marcadores de reanimación de los pacientes”, explica. Tuvo dos estancias en sendos centros de cirugía de Estados Unidos y destaca que “la cirugía catalana está muy bien considerada a nivel internacional”.

Respirar en el sueño. Ferran Barbé es el jefe de Neumología del Arnau de Vilanova de Lleida. Estudia los trastornos respiratorios en el sueño y ha encontrado relaciones entre ellos y el riesgo de padecer patologías cardiovasculares. “He tenido ofertas en Europa y Australia, pero mi interés está en aportar investigación y asistencia de primera categoría a los ciudadanos de Lleida”, aclara.

Contra el cáncer de hígado. Abordar el cáncer de hígado desde todas las aristas y especialidades es lo que hace el Barcelona Clínic Liver Cancer (BCLC), equipo de médicos del Hospital Clínic de Barcelona. Comandados por Jordi Bruix, jefe de la Unidad de Oncología Hepática y director científico del CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas, el grupo ha sacado adelante hallazgos y evidencias hoy incluidos en guías clínicas. Bruix también ha hallado nuevas opciones terapéuticas frente al cáncer de hígado cuando fallan otros tratamientos.