Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vilafranca, nuevo referente en arte rupestre levantino

Hallazgo de una escena completa de una manada de jabalíes de hace 7.000 años

Las pinturas encontradas en Vilafranca. Ampliar foto
Las pinturas encontradas en Vilafranca.

Diversos arqueros y una manada completa de jabalíes, con diez adultos y tres crías representados en una escena de caza, materializan el excepcional hallazgo ubicado en Vilafranca y posiciona el patrimonio de este municipio castellonense en la élite del arte rupestre levantino por su importancia académica y cultural.

Los arqueólogos Inés Domingo y Dídac Román presentaron esta semana el descubrimiento, que complementa otro hallazgo de 2014 en el que se encontraron 12 figuras humanas y animales. En aquel, se representan escenas de caza en las que se pueden identificar a arqueros, toros y cabras.

El descubrimiento ha sido posible gracias a un proyecto de prospección, investigación y análisis, financiado por el Ministerio de Cultura y con el apoyo del Ayuntamiento. Los trabajos se están llevando a cabo en Vilafranca, han permitido localizar dos hallazgos excepcionales y además complementar el yacimiento ya conocido de la Covatina del Tossal del Mas de la Rambla, que cuenta con más de 40 figuras, algunas descubiertas en 2015 tras esta intervención.

El hallazgo dado a conocer esta semana es de una importancia “excepcional” según el criterio de una de las descubridoras, la doctora de la Universidad de Barcelona y de la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA), Inés Domingo. “No hay una escena similar en los más de mil yacimientos de arte rupestre levantino en todo el arco mediterráneo. Es excepcional que haya una manada completa de jabalíes, con 13 figuras, cuando hasta la fecha lo máximo eran cinco y por regla general son uno o dos”, opina la investigadora.

La escena es similar a la de la Cova dels Cavalls, ubicada en el Barranco de la Valltorta. En ese caso se trata de ciervos y no jabalíes. A pesar de ello, la conexión entre ambos yacimientos es evidente. Domingo apunta incluso a que podría tratarse de un mismo autor o a que exista una conexión directa entre ambas escenas por la similitud que presentan. Los investigadores designaron esta zona del noroeste de Castellón para el estudio de prospección debido a la hipótesis de que los autores de estas pinturas eran cazadores-recolectores que seguían a las manadas de animales y ello hacía necesaria una comunicación entre los yacimientos del Bajo Aragón en Teruel y los del Barranco de la Valltorta en Castellón, mediante de las vías pecuarias que todavía hoy se utilizan.

La doctora Domingo es escéptica por lo que se refiere a la interpretación de las escenas, que podría responder a una expresión cultural, mitológica o simplemente servir de marcador de recursos. No obstante, el hecho característico más importante de este hallazgo es la confirmación de que existía interrelación entre ambos territorios y de que se comunicaban entre ellos.

Ambos yacimientos se datan hace aproximadamente 7.000 años y representarían la transición entre los grupos cazadores-recolectores nómadas hacía los primeros asentamientos fijos, determinados por el conocimiento de la agricultura y la domesticación de animales, aunque la caza seguía componiendo casi el 50% de la dieta.

En esta ocasión tampoco se ha dado a conocer la ubicación exacta del yacimiento a la espera de que se lleven a cabo trabajos de conservación y consolidación por parte de los técnicos de la Consejería de Educación, Investigación, Cultura y Deporte del gobierno valenciano, que ha ofrecido su colaboración. En este sentido, el alcalde de Vilafranca, Óscar Tena destacó en la presentación la importancia de “poner en valor este patrimonio rupestre de la provincia de Castellón para generar riqueza en los municipios de interior”.

La presencia humana continuada en el tiempo en el entorno del norte de la provincia de Castellón también tiene expresión en yacimientos ubicados en Vilafranca. La doctora Inés Domingo participa junto al arqueólogo de la Universidad de Barcelona, Dídac Román, en diversos proyectos de excavación en los enclaves de la Balma de la Roureda y de la Cova de la Foia.

Precisamente esta misma semana ha finalizado una campaña de excavación en la Cova de la Foia en la que se ha hallado material lítico del periodo epimagdaleniense, en el Paleolítico Superior, correspondiente a puntas de flecha y raspadores utilizados para desgarrar y curtir la piel de los animales. Se trata de un yacimiento cuya datación oscilaría entre 11.500 y 10.000 años según la morfología de las puntas de flecha y que servía como refugio en el que se procesaban los productos derivados de la caza.

Vilafranca albergaría algunos de los asentamientos más antiguos de la provincia de Castellón, aunque por las características del suelo la presencia de restos óseos tanto humanos como animales no es frecuente. Además de la Cova de la Foia, el doctor Román también ha investigado diversos asentamientos en el paraje del Barranc de la Fontanella en el que existe una continuidad entre los últimos cazadores-recolectores de hace 9.000 años y asentamientos neolíticos de 4.000 años en los que ya se encuentran piezas cerámicas.

Vilafranca se plantea ahora explotar estos recursos, que la sitúan como referente en patrimonio prehistórico. Como apuntaba el alcalde, Óscar Tena, se hace necesario poner en valor los hallazgos. La primera tarea es consolidar los yacimientos para hacerlos visitables, pero mientras tanto se está desarrollando una herramienta informática en 4D para poder conocer e interpretar las escenas y los abrigos.

Las pinturas de la Covatina del Tossal del Mas de La Rambla ya son 100% visitables y existen paneles interpretativos para dimensionar las escenas y su importancia para conocer el modo de vida de los cazadores-recolectores. No obstante, en cuanto al patrimonio recientemente descubierto, desde el consistorio vilafranquino se espera poder desarrollar a un proyecto turístico de ámbito comarcal relacionado con el patrimonio de arte levantino presente en la comarca de Els Ports.

Más información